Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Así es la misión "para tocar el Sol" de la NASA

Saber más

ESCALA EN PARÍS

Eugenia Lamas: "los temas de bioética son los que diferencian a un país de otro"

Saber más

ELLAS HOY

¿Las latinas confunden el amor con el maltrato?

Saber más

MEDIO AMBIENTE

Día de Sobregiro de la Tierra: desde el 1 de agosto estamos en deuda con nuestro planeta

Saber más

CULTURA

Cine argentino: "El camino de Santiago Maldonado" y "El Ángel" de la muerte

Saber más

África

Pescadores tunecinos impiden amarre de barco anti-migrante “racista”

© Fathi Nasri, AFP | Pescadores tunecinos se reúnen el 6 de agosto de 2017 en el puerto de Zarzis para evitar que el buque “anti-migrante” C-Star atraque

Texto por France 24 , AFP

Última modificación : 01/02/2018

Un grupo de pescadores evitaron que un barco cargado de activistas de extrema derecha atracara en un puerto de Túnez, el último golpe a una controvertida misión destinada a interrumpir el flujo de barcos migratorios desde el norte de África a Europa.

Alquilado por el grupo extremista “Generation Identity” y registrado en Mongolia, la nave “C-Star”, de 40 metros, llegó el fin de semana en un área donde decenas de miles de migrantes han sido rescatados de botes raquíticos en los últimos meses y años.

El buque se dirigió directamente desde Chipre a aguas de Libia después de haber sido desalentado en sus intentos de atracar en Grecia y Sicilia, donde las autoridades estaban preocupadas por la posibilidad de protestas.

Ahora necesita tocar tierra en Túnez para abastecerse, pero parece haber sido capturado en la guardia por la fuerza de la oposición entre los pescadores locales, así como grupos de derechos humanos.

“Si vienen aquí, cerraremos el canal de reabastecimiento, aseguró Chamseddine Bourassine, líder de la organización de pescadores locales, a la agencia AFP. “Es lo mínimo que podemos hacer dado lo que está pasando en el Mediterráneo. Musulmanes y africanos están muriendo”, añadió.

Un funcionario del puerto, quien pidió permanecer en el anonimato, aseguró: “¿Qué? ¿Dejar entrar racistas aquí? ¡Jamás!”.

Las ONGs acusadas de “contrabandear cientos de miles de migrantes ilegales a Europa

Su aventura C-Star fue financiada por una cooperativa de fondos en línea organizada por un grupo de jóvenes militantes anti-inmigración de Francia, Italia y Alemania. La tripulación aseguró que su meta principal es exponer la colaboración entre los buques de rescate de las organizaciones no gubernamentales y los traficantes que lanzan barcos desde Libia llenos de migrantes.

En su sitio web, la autodenominada alianza “Defend Europe” acusa a las ONGs de “contrabandear cientos de miles de migrantes ilegales a Europa, [y] poner en peligro la seguridad y el futuro de nuestro continente”. Este grupo se compromete a “hacer algo contra ellas”.

El sábado, el C-Star acostó brevemente a un barco de una ONG, el ‘Aquarius’, frente a la costa de Libia, en lo que pareció un intento de intimidación.

Grupos humanitarios sostienen que “Generation Identity” está involucrada en un peligroso truco publicitario. Ellos señalan que cualquier intento de hacer regresar barcos de migrantes a Libia sería ilegal bajo la ley internacional, además de poner vidas en riesgo.

La tripulación del C-Star ha negado que planeen hacer regresar migrantes por la fuerza. El 1° de agosto, el activista francés Clément Galant publicó un video desde el buque en el que asegura que el C-Star “acompañará” a cualquier barco migratorio que regrese a la costa africana.

ONGs, en un enfrentamiento con Roma

La misión “Defend Europe” no ha tenido el mejor comienzo. El barco fue detenido durante una semana en el Canal de Suez por las autoridades egipcias, en busca de armas. Luego, tras hacer tierra en el puerto chipriota de Famagusta el mes pasado, varios de sus tripulantes saltaron del barco y solicitaron asilo en Europa, exactamente el tipo de acciones que la misión pretendía evitar.

Pero su arribo a la escena se da en un delicado tiempo para las ONGs involucradas en las operaciones de rescate, en medio de un creciente escrutinio de sus actividades y rumores de que algunas están en connivencia –directa o indirectamente- con traficantes.

Las embarcaciones administradas por las ONG han rescatado cerca de un tercio de las casi 100 mil personas que han sido recogidas de los buques en dificultades desde Libia este año y llevadas a Italia. Pero las relaciones con las autoridades italianas se han tensado a medida que aumenta la presión para detener el flujo de migrantes.

Las autoridades italianas confiscaron la semana pasada un barco de una ONG, la Iuventa, que es operado por la asociación alemana Jugend Rettet, y acusaron a su tripulación de estar en contacto directo con traficantes para organizar recogidas de cargamentos de migrantes cerca de la costa libia.

Algunas organizaciones, como Médicos sin Fronteras, han rechazado las nuevas normas establecidas por las autoridades italianas, que exigen que policías armados supervisen las operaciones a bordo de sus embarcaciones. Otros han dicho que están dispuestos a cumplir, pero insisten que no renunciarán a sus misiones, ya que aseguran que miles de personas se hubieran ahogado de no haber sido por su presencia.

Primera modificación : 17/09/2017

COMENTARIOS