Rendez-vous

Repetición


Mundo

Conexión tóxica: la relación de las armas químicas de Corea del Norte con Siria

© AFP/ Archivo | Un rebelde se prueba una máscara de gas incautada en una fábrica de armas siria en la provincia de Idlib, en el noroeste del país.

Texto por Sam Ball

Última modificación : 16/09/2017

La revelación de esta semana de dos cargamentos norcoreanos que podrían contener armas químicas, y que fueron interceptados cuando se dirigían a Siria.

La revelación de esta semana de dos cargamentos norcoreanos que podrían contener armas químicas, y que fueron interceptados cuando se dirigían a Siria, podría ser tan solo la señal más reciente de la mano de Pyongyang en el arsenal químico del régimen sirio.

De acuerdo con un informe especial de Naciones Unidas, revelado por Reuters el martes, los dos envíos fueron interceptados en algún momento durante los últimos seis meses. El reporte, presentado por el Panel de expertos sobre Corea del Norte ante el Consejo de Seguridad de la ONU, no detalla cuándo o dónde ocurrieron las interceptaciones ni qué contenían los cargamentos.

Lo que sí explica es que los cargamentos tenían como destino una entidad oficial siria conocida como el Centro de Estudios e Investigación Científica, que ha supervisado el programa de armas químicas del país desde 1970.

FRANCE 24 intentó contactar a las misiones permanentes ante la ONU de Corea del Norte y Siria para conocer sus comentarios sobre el contenido del informe, pero ninguna respondió.

Las reservas químicas de Pyongyang

Desde hace un tiempo se sabe que Corea del Norte posee provisiones considerables de armas químicas, pero hechos recientes sugieren que su arsenal se está volviendo cada vez más sofisticado y mortífero.

“Se cree que Corea del Norte tiene una reserva de armas químicas de alrededor de 5.000 toneladas”, afirmó Paul Walker, un antiguo miembro del equipo del Comité de servicios armados en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, y ahora director del programa de seguridad ambiental y sostenibilidad de la ONG Cruz Verde Internacional.

Walker no solo ha participado en inspecciones en terreno de las armas químicas; también ha trabajado de la mano de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) y entidades similares que orientan sus esfuerzos a eliminar arsenales de armas químicas.

“Cinco mil toneladas es una cantidad pequeña comparada con las reservas declaradas de países como Estados Unidos o Rusia, pero es significativamente mayor que la de otros países, incluyendo Siria”, le dijo Walker a FRANCE24.

Gran parte de ese arsenal está compuesto por lo que Walker describe como “armas tipo Primera Guerra Mundial”, tales como agente mostaza, fosgeno y lewisita, conocidos como “agentes abrasadores” por las terribles quemaduras químicas que pueden causar en la piel.

Pero también se sospecha que el arsenal incluye cantidades significativas de agentes nerviosos como el somán y el gas sarín. Este último es el que el régimen sirio ha sido acusado de utilizar varias veces durante la actual guerra civil, siendo el ataque más letal el del suburbio de Ghouta, en Damasco en el 2013. Según cálculos de Estados Unidos, 1.429 personas murieron, entre ellas al menos 426 niños.

Paul Walker, exmiembro del Comité de servicios armados: “Cien veces más letal que el sarín”

El mundo pudo ver algo de la creciente sofisticación del programa de armas químicas de Pyongyang el 13 de febrero de este año, cuando el medio hermano del líder norcoreano, Kim Jong-un, fue asesinado en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur, en Malasia. El hecho se le atribuye al gobierno de Corea del Norte.

La sustancia que se utilizó para asesinar a Kim Jong-nam fue el agente nervioso VX, lo que confirmó que este químico letal hace parte del arsenal norcoreano. Un arma que podría estar en camino a Siria.

“Lo que creo es que esos cargamentos a Siria probablemente contenían VX y químicos precursores para fabricar el VX”, dijo Walker.

De ser así, un arma química que Walker describe como “100 veces más letal que el sarín” podría estar abriéndose camino hacia uno de los conflictos más complejos y sangrientos de la historia, en el que se estima que cerca de un millón de personas han muerto y en el que ya se tiene conocimiento de ataques con armas químicas contra combatientes y civiles.

De hecho, esa poderosa arma ya podría estar allí.

Cuando Siria declaró sus reservas químicas ante la OPAQ en el 2013, tras la condena internacional por el ataque de Ghouta y las amenazas de una intervención por parte de Estados Unidos, ningún agente nervioso estaba incluido en la lista.

Sin embargo, en inspecciones recientes se hallaron rastros, tanto de gas sarín como de VX, en muestras que se tomaron del Centro de Estudios e Investigación Científica, la misma entidad a la se dirigían los envíos que fueron interceptados recientemente.

“No me sorprendería si luego de una inspección más profunda, el origen de esos químicos estuviera vinculado con Corea del Norte”, explicó Walker.

“Patrón de cooperación militar”

Si fuera así, este sería tan solo el vínculo más reciente de varios que se han conocido entre Corea del Norte y Siria.

No es la primera vez que barcos con armas procedentes de Corea del Norte –en contravención directa de las sanciones de la ONU- son interceptados en su camino a Siria.

“Corea del Norte también ha estado involucrada en misiles balísticos y se sabe que Siria ha fabricado misiles balísticos con tecnología norcoreana en el pasado”, afirma Kelsey Davenport, Directora de la política de no proliferación de la Asociación de Control de Armas.

“También está la colaboración nuclear, que llevó al ataque aéreo israelí (contra un supuesto reactor nuclear) en la región de Deir al-zor, en Siria, en el 2007”, le dijo Davenport a FRANCE24. En general, hay un patrón establecido y duradero de cooperación militar”.

Por lo tanto, que esta cooperación se haya extendido al suministro de armas químicas a Siria no sería ninguna sorpresa, concluyó.

¿Peor que una amenaza nuclear?

Entre tanto, una comunidad internacional preocupada por las ambiciones nucleares de Corea del Norte podría estar pasando por alto una amenaza más inminente en la forma de un arsenal químico extenso, que en teoría podría usase en cualquier momento.

A diferencia de otros países con reservas de armas químicas, la mayoría de las que posee Corea del Norte se considera que están “desplegadas”, lo que significa que están cargadas en la artillería y los cohetes listos para ser disparados, explicó Walker. En el caso de Corea del Norte, la mayoría están almacenadas en la zona desmilitarizada en la frontera con Corea del Sur.

“Esto hace muy factible una ofensiva con armas químicas que podría usarse para atacar Seúl en media hora si la guerra estalla”.

“Es una gran frustración que esto no obtenga más atención”, lamentó. “En muchos sentidos, la amenaza de las armas químicas es mucho más realista que la de las armas nucleares”.

Primera modificación : 16/09/2017

COMENTARIOS