Rendez-vous

Repetición


América Latina

Papa Francisco: “la inequidad es la raíz de los males sociales”

© Osservatore Romano / AFP | El papa Francisco se reunió con los obispos en Bogotá.

Texto por Leonardo Niño

Última modificación : 14/09/2017

El sumo pontífice emitió varios mensajes contundentes durante su segundo día de visita a Colombia. En los diferentes eventos celebrados en Bogotá hizo un llamado a la reconciliación.

El papa Francisco se dirigió a más de un millón de feligreses y ciudadanos colombianos este jueves 7 de septiembre en varios puntos de Bogotá, capital de ese país. Su discurso estuvo cargado de mensajes conciliadores, pero también críticos. Esto con el fin de hacer una reflexión sobre el rol que debe jugar cada actor de la sociedad colombiana para lograr una paz duradera, justo ahora cuando el gobierno y la antigua guerrilla de las FARC lograron firmar un acuerdo y hay un cese al fuego con el ELN.

Papa Francisco: “Se necesitan leyes justas que puedan (…) ayudar a superar los conflictos que han desgarrado esta nación”

En su primer discurso, llevado a cabo en el palacio presidencial junto al presidente Juan Manuel Santos, el máximo jerarca de la iglesia católica destacó la labor realizada por el gobierno durante el último año, pues “los pasos dados hacen crecer la esperanza en la convicción de que la búsqueda de la paz es un trabajo siempre abierto. Una tarea que no da tregua y exige el compromiso de todos”.

Además, Francisco recalcó la importancia de eliminar la inequidad social, pues según él es la raíz de la violencia que ha golpeado a Colombia durante décadas y ocasionó un conflicto armado de más de medio siglo, que dejó como saldo millones de víctimas. “Se necesitan leyes justas que puedan garantizar esa armonía y ayudar a superar los conflictos que han desgarrado esta nación por décadas. Leyes que no nacen de la exigencia pragmática de ordenar la sociedad sino del deseo de resolver las causas estructurales de la pobreza que generan exclusión y violencia. Solo así se sana de una enfermedad que vuelve frágil e indigna la sociedad y siempre la deja a las puertas de nuevas crisis. No olvidemos que la inequidad es la raíz de los males sociales”, señaló el sumo pontífice.

El pontífice les recordó a los obispos que no son técnicos o políticos, sino pastores

El Papa se trasladó luego a la catedral primada de Bogotá, donde emitió un emotivo discurso hacia 22.000 jóvenes que llegaron de varias partes de Colombia para escuchar su mensaje. Francisco les dijo desde el balcón que debían mantener viva la alegría y la esperanza, y que no dejaran que nada ni nadie les truncara su deseo de soñar en grande. También señaló que la juventud les permitía ser capaces de perdonar, una de las cosas más difíciles en la vida. “Es notable ver cómo ustedes no se dejan enredar por historias viejas. Cómo miran con extrañeza cuando los adultos repetimos acontecimientos de división simplemente por estar atados a rencores”, dijo Francisco.

En el palacio cardenalicio, el sumo pontífice también se dirigió a los obispos y les recordó que no son técnicos o políticos, sino pastores. Y que por eso deben contribuir a la reconciliación y dar ejemplo dentro y fuera de la iglesia. “Los invito a no tener miedo de tocar la carne herida de la propia historia y de la historia de su gente. Háganlo con humildad, sin la vana pretensión de protagonismo y con el corazón indiviso, libes de compromisos y servilismos”, afirmó.

Misa campal en Bogotá ante 1.300.000 personas

La jornada finalizó con la celebración de la misa campal en el parque Simón Bolívar. A pesar de que hubo un fuerte aguacero en las horas previas, durante la ceremonia religiosa el sol volvió a salir y el Papa, que había recorrido el lugar durante 20 minutos para saludar a los asistentes, les advirtió sobre las “densas tinieblas que amenazan y destruyen vida: las tinieblas de la injusticia y de la inequidad social. Las tinieblas corruptoras de los intereses personales o grupales que consumen de manera egoísta y desaforada lo que está destinado para el bienestar de todos”.

El sumo pontífice habló sobre la enorme riqueza de Colombia y de cómo es importante olvidarse de las diferencias y de la venganza para lograr una reconciliación verdadera. Durante la homilía también resaltó a “aquellos que han tomado iniciativas de paz, de vida”, y entre ellos citó a quienes “trabajan en la defensa y en el cuidado de la vida humana, particularmente cuando es más frágil y vulnerable: en el seno materno, en la infancia, en la vejez, en las condiciones de discapacidad y en las situaciones de marginación social”.

Primera modificación : 14/09/2017

COMENTARIOS