Rendez-vous

Repetición


América Latina

Cambio climático: ahora más evidente con Harvey, Irma y María

© AFP | Vista del daño causado por el huracán María en Roseau, Dominica, el 20 de septiembre de 2017.

Texto por Leonardo Niño

Última modificación : 21/09/2017

Los científicos señalan que el cambio climático es en parte responsable del aumento del poder destructivo de estos fenómenos naturales.

Ante la reciente oleada de huracanes que ha golpeado con fuerza en tan poco tiempo a las islas del Caribe y Centroamérica, así como a la región sureste de Estados Unidos, muchos se preguntan qué tanto influye el cambio climático en esta tendencia. Aunque no existe un consenso general en la comunidad científica para señalar como único culpable a este fenómeno, la mayoría sí advierte que los cambios en el clima del planeta a causa del calentamiento global, el aumento de los niveles de gases de efecto invernadero y la actividad humana han provocado que estos ciclones sean mucho más potentes y destructivos.

La temporada del año 2017 ha sido la más destructiva en el océano Atlántico desde 2005: se han registrado siete huracanes, cuatro de ellos alcanzaron o superaron la categoría 4 con vientos superiores a los 250 kilómetros por hora, y los grandes daños materiales, las pérdidas humanas y económicas, han sido enormes. Hasta el momento se han registrado más de 200 víctimas mortales y, según un estudio hecho por el Observatorio Económico de Estados Unidos en asociación con el Banco BBVA, las pérdidas a causa de Harvey y María podrían alcanzar los 160 millones de dólares tan solo en Estados Unidos.

Esto sumado a la amenaza latente de María, que ya tocó tierra en Puerto Rico y se espera que llegue a República Dominicana la mañana del jueves 21 de septiembre, según reportes del Centro Nacional de Huracanes (NHC) y José, un ciclón de categoría 1 que podría crecer y poner en riesgo la costa este de Estados Unidos.

Varios huracanes de categoría alta y mucha potencia

Cada año hay una temporada de huracanes en el Atlántico, entre el 1 junio y el 30 de noviembre, y ocurren en las zonas tropicales porque la temperatura del agua es más caliente allí que en las zonas de mayores latitudes. “Históricamente, el 98 por ciento de los diferentes ciclones tropicales se han presentado durante este período. Pero la mayoría se forman entre mediados de agosto y mediados de octubre”, señaló Cristian Euscátegui, jefe de pronósticos y alertas del Instituto de Hidrología, Metereología y Estudios Ambientales (IDEAM), en Colombia.

Euscátegui no considera que el cambio climático sea el único causante de estos huracanes que tocaron tierra y fueron tan devastadores, pero señala que es evidente que ahora son más intensos y causan mayores afectaciones a la población civil. La mayor actividad y fuerza de los ciclones tropicales “se debe no solo a cambios en la atmósfera, sino también en las corrientes marinas. Para que un huracán se forme es necesario que el océano tenga una temperatura mínima de 27 grados centígrados y, según los registros de esta temporada, esta ha estado uno o dos grados por encima de esa mínima”, agrega el experto. Cuando los océanos están calientes, el agua se evapora y las altas temperaturas generan vientos que ganan mayor curvatura, humedad y, por ende, adquieren mucha potencia.

A pesar de los destrozos y la agresividad de los huracanes registrados en 2017, los registros de este año sitúan ligeramente por “encima de lo normal”, según indicaron los meteorólogos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), pues en 2016 se registraron tres grandes huracanes y 15 tormentas tropicales.

Imagen satelital del huracán María sobrepasando la isla de Puerto Rico en el Mar Caribe el 20 de septiembre de 2017
© NASA

Mario Molina, premio Nobel de Química: Harvey e Irma “quizá habrían sucedido también sin cambio climático”

Si bien el cambio climático es un factor que incide en que estos sean más potentes, los científicos dicen que no hay una correlación directa entre la formación de un huracán ni la cantidad o frecuencia de los mismos a causa de este fenómeno. Mario Molina, premio Nobel de Química de 1995, afirma que el cambio climático no ocasiona estos eventos extremos, pero sí aumenta su intensidad. Según él, los huracanes Harvey e Irma “quizá habrían sucedido también sin cambio climático, pero su virulencia habría sido incomparablemente más baja”, dijo en una entrevista con el diario El País de España.

Según la organización The Nature Conservancy (TNC), el cambio climático está aumentando las sequías, las tormentas y las inundaciones en todo el mundo. Donde la naturaleza ha sido destruida, las comunidades están en riesgo de sufrir esos patrones climáticos con mayor intensidad. En los océanos se concentra el 90 por ciento del cambio climático. Y una de sus causas es el calentamiento global, pues el aumento de la temperatura en todo el globo terráqueo contribuye directamente a que haya mayor humedad, lluvias, vientos y huracanes. Así mismo la concentración de gases efecto invernadero a causa de la actividad humana genera estos aumentos de temperatura en la superficie del océano.

Es necesario que los países adopten políticas ambientales para evitar que haya más catástrofes

Según miembros del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), la tendencia actual del calentamiento global seguirá aumentando durante las próximas décadas y habrá más fenómenos naturales extremos. Esto significa que es necesario que los países adopten políticas ambientales para evitar que haya más catástrofes. El climatólogo Ed Hawkins, de la Universidad de Reading, señaló en su cuenta de Twitter que los Acuerdos de París son un primer paso para reducir futuros riesgos y mostró en un gráfico cómo ha aumentado la temperatura en el planeta durante los últimos 150 años.

Hawkins publicó esto el mismo día que el presidente Donald Trump retiró a Estados Unidos de dichos acuerdos que establecen medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a partir del año 2020. Una decisión que no solo implica tener por fuera a uno de los mayores impulsores de este tipo de iniciativas internacionales, sino que también podría representar pérdidas millonarias y aumentar la desigualdad en ese territorio. Pese a esto, hasta la fecha 164 de los 195 países que firmaron no han dado su brazo a torcer y han ratificado su apoyo a estos Acuerdos que buscan hacer frente al impacto del cambio climático.

Primera modificación : 21/09/2017

  • EE.UU.

    Harvey cambió la manera de hacer las mediciones

    Saber más

  • Estados Unidos

    Harvey: Texas comienza su lenta recuperación

    Saber más

COMENTARIOS