Rendez-vous

Repetición


Europa

ABC de las elecciones en Alemania

© AFP | Martin Schulz y Angela Merkel, principales candidatos al cargo de canciller en Alemania en las elecciones del domingo.

Texto por Andrea Amaya

Última modificación : 24/09/2017

En las elecciones de este domingo se aplica un sistema electoral que los mismos alemanes califican como nada fácil de entender. Estos son algunos de sus elementos más importantes.

Hasta los mismos alemanes lo dicen: el sistema de votación de su país no es fácil.

El domingo se eligen los 598 diputados del parlamento alemán ("Bundestag") y el canciller que liderará a la nación los próximos cuatro años. Pero este voto está dividido en dos.

Toda persona mayor de 18 años tiene derecho a dos votos diferentes: uno por un candidato y el otro por un partido.

Voto uno: con el que se elige a un candidato al parlamento en cada una de las 299 circunscripciones en las que está dividida Alemania, es decir la mitad de la composición total del parlamento.

Voto dos: para escoger a un partido político y sus candidatos en las listas que estos presentan en las 16 regiones ("länder") del país. Con este segundo voto se eligen los restantes 299 diputados del "Bundestag".

Otra característica del sistema electoral alemán es el famoso umbral del 5%: el partido que obtenga menos de este porcentaje en las votaciones, queda fuera del Bundestag. Esta cláusula no es muy apreciada por los críticos y ha sido objeto de discusión desde hace muchos años, ya que con ella, según sus detractores, se pierden muchos votos.

Primero se asignan los mandatos directos, resultantes del primer voto. Los escaños restantes son ocupados por los candidatos que están en las listas partidarias de los estados.

El elector puede escoger hacer ambos votos o uno solo. El voto no es obligatorio.

A veces, algunos partidos logran tener más mandatos directos (en el primer voto) que escaños (en el segundo voto). Si se da el caso, aquellos partidos reciben plazas extra; sin embargo, este método es problemático. Por ejemplo, si los socialdemócratas (SPD) y los cristianodemócratas (CDU) reciben escaños extra, van a generar sobrerrepresentación, es decir, los demás partidos van a quedar cada vez con menos candidatos.

Aunque este sistema parezca complicado, su objetivo es llegar a una paridad entre todos los partidos. Para eso, aquellos que tengan pocos diputados van a recibir escaños de equivalencia y de esta forma se logra un cierto equilibrio entre todos los partidos que estarán en el Parlamento.

Si las cosas se hacen de esta manera, existe el riesgo de que el número de diputados crezca y exceda la capacidad de los asientos. El Bundestag alemán tiene 598 diputados, pero algunos cálculos teóricos predicen que en las elecciones de este año podría salir un parlamento con 700. Esos son los gajes de la democracia representativa.

Con EFE

Primera modificación : 24/09/2017

COMENTARIOS