Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

EN FOCO

En España, el río Tajo en peligro

Saber más

ESTO ES FRANCIA

La línea de golondrinas: un tren legendario para atacar el Jura

Saber más

EN FOCO

Agadez, perla del desierto transformda en ‘hub’ migratorio

Saber más

EN PRIMERA PLANA

Brexit, los costos de un divorcio con ajuste de cuentas

Saber más

MODA

Moda masculina: "¡La creatividad explota como una flor en ciernes!"

Saber más

América Latina

México: Frida, Eco y Manolo, los perros rescatistas que olfatean vida bajo los escombros

© AFP | Frida es uno de los perros que apoyó la búsqueda de sobrevivientes en la escuela Enrique Rébsamen, en México,

Texto por Eél María Angulo

Última modificación : 24/09/2017

Ellos hacen parte de la brigada de 20 agentes de cuatro patas que buscan sobrevivientes entre las estructuras devastadas por el sismo del pasado 19 de septiembre.

La misión de Frida, Eco y Manolo es encontrar vida. La cumplen sobre las estructuras devastadas por el terremoto de magnitud 7,1 que sacudió México el pasado 19 de septiembre.

Su labor es efectiva. Cuando detectan movimiento, lo notifican con ladridos. Siempre van en compañía de un guía que se encarga de ponerles el visor que les protege los ojos del humo y el polvo. Y no cumplen su función si no llevan puestos los dos pares de botas hechas a su medida, que evitan que se corten las patas con los vidrios y las varillas que encuentran a su paso.

Frida tiene siete años y mucha experiencia. La agudeza de su olfato fue puesta a prueba en catástrofes anteriores en países como Guatemala y el Ecuador. Fue entrenada por la Armada de México y sus tareas de rescate lograron poner a salvo 56 vidas. De ello es testigo Israel Arauz, su cuidador, o “binomio”, como es llamado técnicamente.

Arauz explicó a la agencia Reuters, que desde el martes Frida apoya la búsqueda de sobrevivientes en la escuela Enrique Rébsamen, donde murieron 19 niños.

Este trío de canes forma parte de la brigada de búsqueda y rescate de la Secretaría de Marina de México y para entrenarlos fue requerido de un periodo de entre 12 y 14 meses. La efectividad de los operativos apoyados por este tipo de agentes se basa en la práctica permanente de pruebas de olfato.

En promedio, un perro rescatista puede trabajar en este tipo de misiones entre seis y siete años. Y cuando son retirados de sus labores, por cumplir el tiempo óptimo de servicio, son dados en adopción.

Pero si su rendimiento es favorable, las Fuerzas Armadas tienen la potestad de postergar su retiro, como en el caso de Frida, que continúa en la misión que la hace merecedora del título de “heroína de cuatro patas”.

El reconocimiento a su labor se extiende incluso a las redes sociales. Tras la difusión de una pieza que hace mención de sus logros como rescatista, publicada en la cuenta de Twitter de la Secretaría de Marina de México, decenas de usuarios se ofrecen a acogerla en sus hogares una vez sea retirada del todo.

Ellos no usan casco y una que otra vez sacan la lengua. Son de razas distintas, pero con una misión común: olfatear vida.

Primera modificación : 24/09/2017

  • MÉXICO

    Nuevo sismo en México hace colapsar un puente y varias construcciones averiadas

    Saber más

COMENTARIOS