Rendez-vous

Repetición


América Latina

Colombia: ONU acepta verificar el cese al fuego entre el gobierno y el ELN

© AFP | Ministra de asuntos exteriores de Ecuador, María Fernanda Espinoza, alza las manos del jefe de la delegación de paz del gobierno colombiano, Juan Camilo Restrepo y el jefe negociador de la guerrilla del ELN, Pablo Beltran. Quito, septiembre 4, 2017.

Texto por David González

Última modificación : 07/10/2017

Tras más de 50 años en guerra, el gobierno de Colombia y el grupo rebelde Ejército de Liberación Nacional –ELN- pactaron un cese al fuego el pasado 4 de septiembre.

Las Naciones Unidas aceptó formar parte del mecanismo de verificación que se encargará de supervisar el cese al fuego pactado entre el gobierno colombiano y la última guerrilla activa de Colombia, el Ejército de Liberación Nacional - ELN.

Para tal fin, el Consejo de Seguridad de la ONU amplió la misión que la organización tiene ya desplegada en Colombia para que se haga cargo de estas funciones. Y autorizó añadir hasta 70 observadores internacionales.

La resolución establece que la misión de la ONU en Colombia "coordinará el trabajo" del Mecanismo de Veeduría y Verificación (MV&V) pactado entre las partes.

El ELN se comprometió a suspender los secuestros, extorsiones y saboteos a los oleoductos

Por primera vez, tras más de 50 años, el gobierno y el grupo rebelde pactaron un cese al fuego.

El anuncio se hizo 48 horas antes de la llegada del Papa a Colombia. Los altos mandos del ELN admitieron que la visita del Sumo Pontífice sirvió para acelerar este acuerdo de cese de operaciones ofensivas, a solo siete meses de haber empezado las conversaciones de paz con el gobierno en la mesa de Quito, Ecuador.

El acuerdo, según el presidente Juan Manuel Santos, consiste en una tregua que empezó el primero de octubre y finalizará el 12 de enero.

Poco después, Santos explicó: “La prioridad es proteger a los ciudadanos, por lo que durante este período cesarán los secuestros, los ataques a oleoductos y otras hostilidades contra la población civil."

El ELN por su parte informó desde su cuenta de Twitter: “!Sí se pudo! Agradecemos a todos y todas quienes apoyaron decididamente los esfuerzos para alcanzar este cese al fuego bilateral.”

Y en un comunicado Pablo Beltrán, jefe de la delegación de diálogos del ELN en Quito, explicó que el acuerdo busca disminuir la intensidad del conflicto, “en lo que afecta a la gente.”

En este periodo el ELN se compromete a suspender las extorsiones, los saboteos de oleoductos, los secuestros, el reclutamiento de menores y a no sembrar minas antipersona. Según la entidad estatal Acción Contra las Minas, en Colombia cerca de 12 mil personas han sido víctimas de las minas.

El gobierno por su parte se comprometió a mejorar la situación humanitaria de los reclusos de ese grupo y a fortalecer un sistema de alertas temprana para prevenir los asesinatos de líderes sociales. Solo en el primer semestre de este año se cuentan más de 50 homicidios de líderes sociales en Colombia.

Luis Celis, experto en el proceso de paz con el ELN: "no ha sido una negociación fácil, pero muestra un avance"

Las conversaciones de paz entre el gobierno colombiano y el ELN que se dan en la capital ecuatoriana, empezaron solo unos meses después del acuerdo final logrado con la guerrilla de las FARC en La Habana.

Este primer acuerdo llegó en un buen momento. Las críticas de los sectores de oposición arreciaban contra la mesa de negociación de Quito. Luego de un ataque con explosivos atribuido al ELN en un sector central de Bogotá a finales de febrero, distintos sectores políticos pidieron el fin de las conversaciones.

El expresidente colombiano, Álvaro Uribe Vélez, tuiteó en esa ocasión: “Mantener diálogo con el ELN sin suspender sus acciones criminales es burla a la ciudadanía víctima y al deber constitucional de seguridad” .

Para Luis Celis, experto y asesor de Prodepaz, una red civil de apoyo a programas regionales de paz, el repentino cese al fuego le da un renovado impulso al proceso. “No ha sido una negociación fácil, pero muestra un avance."

La inclusión política de sectores sociales es clave en las conversaciones entre el gobierno colombiano y el ELN

La agenda de negociación con el ELN contempla seis puntos básicos que se organizan en dos partes: los ejes del debate y unas consideraciones de debate público.

El primer punto es la participación de la sociedad civil, que es esencial para esta guerrilla. “La agenda plural de participación es clave para el ELN, porque determina como se articularían las propuestas de transformaciones que desea esta guerrilla,” aseguró Celis.

El segundo y tercer punto “Democracia para la paz” y “transformaciones para la paz” se relacionan con esa participación civil.

El cuarto, el quinto y el sexto punto, tienen que ver con las víctimas, la implementación y los compromisos del fin del conflicto.

Las negociaciones no avanzaban a un buen ritmo porque a pesar de que en marzo se definieron los 24 sectores sociales que participarían en las conversaciones, su intervención no se había podido implementar.

La razón principal es que el gobierno no quería avanzar hasta no ver por parte de la guerrilla compromisos reales frente al punto de acciones humanitarias.

Por su parte la guerrilla había argumentado días antes del anuncio que no era el tiempo para negociar acciones del fin del conflicto. Por lo menos hasta no avanzar en la consolidación de la participación civil. Así lo afirmó un miembro de la delegación del gobierno en Quito que habló off the record con France24 al no estar autorizado a hablar con medios.

La fuente también explicó que la guerrilla del ELN ve con preocupación los problemas que ha tenido el gobierno en la implementación del acuerdo de La Habana con las FARC: asesinatos de guerrilleros indultados, seguridad en las zonas, incumplimiento en el cronograma.

El anuncio del cese al fuego alivia la población de las zonas donde el ELN tiene sus fortines militares, especialmente en las provincias del este y las zonas distantes del pacifico.

Sin embargo, al no tener el ELN una jerarquía de mando estructurada como las FARC, crecen las dudas sobre si sus comandantes obedecerán el acuerdo de los negociadores en Quito.

 

 

Días antes del anuncio, el comandante Yerson, del frente Ernesto Che Guevara que opera en Chocó, cerca de la frontera con Panamá, afirmó en entrevista para Reuters: “Nosotros podríamos decir 'no volvemos a secuestrar', pero ¿cómo hacemos para financiar nuestro proyecto de lucha, para financiar nuestros planes de trabajo? Nosotros vivimos del impuesto y de las retenciones económicas."

El tres de septiembre la organización guerrillera aceptó haber asesinado a un rehén ruso que había secuestrado en noviembre del año pasado.

Hoy la organización guerrillera, según cifras del Ministerio de Defensa de ese país, cuenta con 1500 combatientes. Además de una larga red de militantes y simpatizantes que apoyan las operaciones de logística.

Décadas de conflicto entre los dos movimientos rebeldes, el ejército colombiano y los grupos paramilitares de derecha han dejado más de 260.000 muertos, desplazado a 6 millones de personas y llevado a la desaparición de decenas de miles.

Para el miembro de la delegación del gobierno en Quito: “Este proceso es una oportunidad, se necesita creatividad, pero no es momento de ser pesimista”.

Primera modificación : 07/10/2017

COMENTARIOS