Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

CULTURA

El cine que veremos en 2018

Saber más

CULTURA

El poder de la fotografía documental está en DOCfield

Saber más

CULTURA

París muestra el legado de las civilizaciones preincaicas

Saber más

ELLAS HOY

Ellas Hoy: Feminicidios en México

Saber más

REVISTA DIGITAL

El otro arsenal de Corea del Norte: sus insultos excesivos

Saber más

Una integrante de Pussy Riot: "La libertad solo existe si se lucha por ella"

PARÍS (AFP) - 

Encarcelada durante 21 meses en una colonia penitenciaria de los montes Urales, Maria Aliojina, miembro del exgrupo de punk ruso Pussy Riot, no ha perdido un ápice de energía a la hora de luchar por los derechos humanos.

"La libertad solo existe si se lucha por ella, cada día, a cada instante", asegura esta joven de 29 años, entrevistada en París por la AFP con motivo de la publicación en francés de su libro "Jours d'Insurrection" (Días de insurrección), donde describe su terrible experiencia en prisión.

Solo mil ejemplares fueron publicados del libro en Rusia, mediante un sistema clandestino de circulación de textos prohibidos (samizdat). También acaba de salir en inglés en Gran Bretaña y Estados Unidos.

Maria Aliojina, también conocida como Masha, fue condenada en agosto de 2012 junto a las otras dos miembros de su grupo de punk feminista a dos años de prisión por haber cantado contra Vladimir Putin en una catedral moscovita. Fue graciada en diciembre de 2013, poco antes del final de su pena, por el presidente ruso.

Su libro, escrito en parte cuando estaba en la cárcel, es un terrible testimonio sobre la suerte reservada a las mujeres detenidas en las prisiones rusas.

Aisladas, registradas desnudas de forma injustificada, humilladas... "Algunos dicen que una vez estás en la cárcel, ya nada te sorprende. Es completamente falso".

"Las cárceles rusas de hoy en día se parecen a los gulags y no es de extrañar, puesto que el sistema ruso actual es la continuación del de la Unión Soviética", asevera.

"La prisión es el reflejo de esta herencia soviética".

- Rusia busca una "masa obediente" -

Pero por muy dura que fuera la prisión, Aliojina no cede: "Cuando uno ve una injusticia, no puede callarse, sea cual sea el lugar y el contexto".

"En la Rusia actual, como antaño en la Unión Soviética, el individuo no existe, es innecesario. Solo se quiere una masa obediente", deplora la militante feminista.

Así, las Pussy Riot dejaron de ser un "pequeño grupo" para convertirse en "un movimiento que lucha por defender los derechos de los detenidos, hombres y mujeres, crear un terreno político, un medio independiente...", explica.

Tras su salida de prisión, fundó con otros miembros de las Pussy Riot el medio MediaZona, que denuncia "las violencias policiales y penitenciarias y da una visión detallada sobre los juicios, a menudo políticos, que tienen lugar en Rusia".

"Al principio, nadie creía en ello. Nos decían 'a la gente no le importan las prisiones, sabemos que la vida allí es un infierno, ocuparos de otra cosa'. Hoy, este sitio se sitúa en la lista de los diez medios cuyas informaciones son más compartidas en el internet ruso", se felicita.

"Queremos la deconstrucción de este sistema (penitenciario)", insiste.

Aliojina se declaró abiertamente contra la anexión de Crimea por Rusia y creó junto a Nadezhda Tolokonnikova, otra Pussy Riot, la ONG "Zona de derecho", que propone una ayuda jurisdiccional a todos los detenidos, sobre todo a los prisioneros políticos y a los detenidos aquejados de una enfermedad grave.

En prisión, descubrió igualmente la suerte de las mujeres condenadas a largas penas por haber matado a su esposo o compañero. Casi todas ellas eran víctimas de la violencia de género.

"La violencia doméstica es omnipresente en Rusia", asegura, deplorando que las mujeres rusas "estén formateadas desde que nacen para padecerla".

Por Alain JEAN-ROBERT

© 2017 AFP