Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

BOLETO DE VUELTA

Los restos del pasado imperial de la República Centroafricana

Saber más

MEDIO AMBIENTE

Más de 25.000 especies de animales, plantas y hongos están en peligro de extinción

Saber más

EN FOCO

Ruanda en pleno 'despertar' evangélico

Saber más

ECONOMIA

Polémica en Chile por posible alteración de resultados en índice del Banco Mundial

Saber más

CULTURA

Los premios Oscar con acento latino

Saber más

América Latina

Más de 100 líderes sociales asesinados en Colombia en un año y medio - informe

© John Vizcaino / AFP | Vigilia en honor a campesinos que fallecieron el 5 de octubre en medio de protesta en Tumaco.

Texto por David González , Valentina T. Sánchez

Última modificación : 25/10/2017

A pesar de un clima más propicio a la paz en Colombia, la violencia contra los líderes sociales no cesa. Según organizaciones de DDHH, 38 líderes campesinos y 25 indígenas han sido asesinados en los seis primeros meses de 2017.

En Colombia se firmó hace un año un acuerdo de paz con la guerrilla más antigua de Latinoamérica, el grupo comunista FARC. Posteriormente, en septiembre de 2017, días antes de la visita del papa Francisco, el presidente Juan Manuel Santos anunció el cese al fuego bilateral con la segunda guerrilla de ese país, el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Sin embargo, no se ha logrado la consolidación de la paz en algunos territorios. La ola de asesinatos contra líderes sociales, activistas y representantes de comunidades campesinas no se detiene.

Carlos Guevara, de la organización de DD.HH. ‘Somos Defensores’, asegura que la curva de asesinatos venía en ascenso desde el 2014.

“Hay dos razones a tener en cuenta, al descender las acciones del conflicto armado se exacerbaron otras actividades ilícitas (minería ilegal, tráfico de drogas…) y son los defensores quienes denuncian. Por otro lado, hay un vacío de poder dejado en territorios que controlaban las FARC. El Estado no ha llegado a suplirlo, pero sí otras organizaciones ilegales”, puntualiza Guevara.

Los asesinatos se producen mayoritariamente en zonas donde hay un vacío de poder luego del desarme de las FARC

De igual forma, Guevara explica que la correspondencia entre las zonas de donde las FARC se retiraron luego del desarme y los lugares donde se producen asesinatos de líderes es del 70%. Esas zonas han entrado a disputarlas otros grupos armados ilegales.

El Centro de Investigación y Educación Popular (CINEP) lanzó un informe sobre el asesinato de líderes, junto a otras dos organizaciones de DDHH, en el cual se manifiesta que entre 2016 y 2017 se han registrado 98 homicidios y tres desapariciones forzadas.

William Rosso, investigador de la CINEP, dijo a France 24 que “el número de líderes sociales asesinados es escalofriante y esto sucede en un contexto de paz donde no debería ocurrir”.

La mayoría de los líderes sociales en Colombia son campesinos o indígenas

Según el informe del CINEP, la mayoría de los líderes asesinados en el 2016 eran integrantes de comunidades indígenas, campesinas y líderes de las Juntas de Acción Comunal.

En Tumaco, en el Pacífico colombiano, el líder campesino José Jair Cortés fue asesinado el 17 de octubre, unos días después que seis campesinos murieran en confusos hechos durante una protesta contra la sustitución de cultivos ilícitos.

Cortés, según indica Guevara, había denunciado amenazas contra su vida por defender la sustitución de cultivos ilícitos. El Gobierno, a través de la institución de protección oficial, la Unidad Nacional de Protección (UNP), le había dado un chaleco antibalas y un celular en una región donde, según fuentes oficiales, operan cerca de seis grupos armados asociados al control del tráfico de cocaína.

Juan Manuel Santos señaló que el problema de los asesinatos de líderes sociales "se enfrentará con toda la contundencia"

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, convocó a final de la semana pasada, con carácter urgente, al Consejo Nacional de Garantías de Seguridad, una institución pactada en los acuerdos de La Habana, para lidiar con las amenazas a la implementación de los acuerdos.

El mandatario explicó que la Fiscalía General de ese país tiene 54 imputados por crímenes contra algunos de estos líderes. Y agregó: “No se puede decir a estas alturas que hay un patrón (…), una política sistemática”.

Camilo Bonilla, investigador de la Comisión Colombiana de Juristas, explica que “es poco probable que todos estos asesinatos se deban a un plan nacional de exterminio, pero se evidencia alguna sistematicidad en zonas críticas.”

Líderes sociales asesinados en Colombia en relación a la presencia de grupos paramilitares

"No me importa si me matan por trabajar por la paz"

Luis Vásquez era un joven de 23 años que trabajaba por la defensa de los derechos humanos en Comuna 5, un barrio de Medellín.

Su trabajo era atraer a jóvenes que formaban parte de esos grupos armados ilegales para que se desarmaran y trabajaran con la comunidad. “No me importa si me matan por trabajar por la paz”, había dicho a su madre, unos días antes de ser asesinado el pasado 30 de septiembre.

Para Guevara, los asesinatos son consecuencia del trabajo de los líderes. “Ellos son personas que quieren cambios en sus territorios, pero hay fuerzas enquistadas que se oponen”.

Bonilla opina: “En Colombia cuando hay espacios de oportunidad para transformación social o nuevos modos de participación política, para distribuir la tenencia de la tierra, la reacción ha sido el asesinato de las cabezas de la sociedad civil”.

El informe del CINEP señala que uno de los departamentos que se volvió más peligroso para los líderes en 2017 es el departamento del Cesar, una región minera del norte de Colombia. Allí trabaja Amauri Padilla, un líder social de 30 años de experiencia en la defensa de los derechos humanos. Ha sufrido amenazas, desplazamiento y detenciones ilegales. Ahora es el director del programa de ‘Desarrollo y Paz’ en Cesar.

Amauri asegura: “En el Cesar hay una tensión constante. Este departamento tiene una herencia muy fuerte y viva del paramilitarismo”.

En la mayoría de los casos de asesinatos de líderes sociales se desconoce el autor intelectual

El informe de las organizaciones afirma que en el 57% de los casos se desconoce el autor de los homicidios.

Según cifras de la defensoría pública de ese país hasta julio, en un año y medio, 186 líderes sociales perdieron la vida.

Guevara piensa que el problema es la impunidad. “No hay investigación efectiva de la justicia en la mayoría de estos crímenes. Y hay algunos patrones comunes en los asesinatos”.

Reconoce el defensor de DDHH que Colombia es pionera en medidas preventivas en medio del conflicto: “la Defensoría tiene un sistema de alertas para estos casos. Ha emitido 53 informes de riesgo en los últimos años. Pero el resto del Estado no toma medidas”.

Guevara concluye diciendo que Colombia no puede seguir enterrando a sus líderes sociales, pero cree que “si no hay una acción integral del Estado esto seguirá ocurriendo”.

Primera modificación : 24/10/2017

  • Entrevista con Tom Koenigs, enviado para el proceso de paz en Colombia

    Entrevista con Tom Koenigs, enviado de Alemania para el proceso de paz en Colombia

    Saber más

  • AMÉRICA LATINA

    Colombia: Defensoría señala a la policía como presunta responsable de muertes en Tumaco

    Saber más

  • Colombia

    FARC y ELN acuerdan defender los acuerdos de paz con el gobierno de Colombia

    Saber más

COMENTARIOS