Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

REVISTA DIGITAL

El golpe militar en Zimbabue bajo la lupa de la sátira

Saber más

MODA

Así fue el lanzamiento del África Fashion Week Colombia

Saber más

ECONOMIA

Comienza nueva ronda del TLCAN en México

Saber más

REPORTEROS

De Teherán a Nayaf: la peregrinación de todos los peligros

Saber más

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

La ambiciosa apuesta de Uber para 2023

Saber más

Francia Francia

Acuerdo entre Francia y Nueva Caledonia para un referendo de autodeterminación

© Reuters | El primer ministro francés, Édouard Philippe y el presidente Emmanuel Macron participaron en una reunión sobre la organización del referendo de autoderminación de Nueva Caledonia, el 30 de octubre de 2017.

Texto por Louise Bucaille

Última modificación : 09/11/2017

El primer ministro Édouard Philippe y las autoridades locales de Nueva Caledonia llegaron a un acuerdo para la organización de un referendo de autodeterminación en el archipiélago. La votación tendría lugar antes del fin del año 2018.

En el medio de la crisis de independencia catalana, Francia se prepara también a un referendo sobre la autodeterminación de la Nueva Caledonia, un archipiélago que hace parte de Francia desde 1853 en el suroeste del Pacífico.

Los principales actores de la cuestión se reunieron la pasada semana, desde el 30 de octubre, con el primer ministro Édouard Philippe, en París. El ministro declaró que ambos partidos llegaron a un “acuerdo político y una situación de confianza” para la organización del referendo.

El tema principal fue la composición del cuerpo electoral para la votación que por el momento está compuesto de todos los habitantes que residen en Nueva Caledonia desde 1994, sin interrupción. Pero esta sensible problemática genera tensiones sobre la posibilidad de una inscripción automática de los nativos de la isla entre los independentistas y los antiindependentistas. Al final del día de negociaciones, los partidos decidieron de la inscripción automática sobre las listas electorales de 11.000 personas más.

También al orden del día, el gobierno francés había propuesto que la votación fuera supervisada por expertos de las Naciones Unidas para que “la organización del referendo tuviera un consenso y que suceda en un ambiente extremamente calmo”, anotó la ministra de los Territorios de ultramar, Annick Girardin.

Para Édouard Philippe, este acuerdo es “el punto inicial” y los “asocia” para una consulta que deber ser “leal e incontestable”. Philippe viajará a finales de noviembre a Nueva Caledonia para verificar los avances de los requisitos del referendo.

Édouard Philippe, primer ministro: “esta votación no debe tomar forma de un enfrentamiento”

Según los últimos sondeos, el “no” a la plena soberanía ganaría el referendo. Sea cual sea la decisión, ambos lados de la clase política de Nueva Caledonia se muestran preocupados de una degradación del clima social y político después de la consulta. Una posición que comparte también el primer ministro que declaró el martes 31 de octubre en la Asamblea Nacional: “esta votación no debe tomar forma de un enfrentamiento, de una lógica binaria que provocará frustración y rencor”.

La fecha límite antes del referendo despierta el recuerdo de las violencias populares de la isla en el 1988. De hecho, desde ese año Nueva Caledonia está en un proceso difícil de descolonización que debe acabar con el referendo de noviembre según el acuerdo de Nouméa.

En 1984, el boicot de las elecciones territoriales por parte de los independentistas del FLNKS (el Frente Socialista Kanak de Liberación Nacional) y el 5 de mayo de 1988 con el ataque sangriento de la cueva de Ouvéa donde 19 independistas kanak y dos militares murieron, condujeron a la firma de los Acuerdos de Matignon entre independistas y antiindependentistas, bajo la supervisión del Estado francés.

Tras otros enfrentamientos y el asesinato del líder independista Jean-Marie Tjibaou en 1989, el acuerdo de Nouméa en 1998 desencadena un proceso de descolonización planificado por 20 años que termina con el referendo de autodeterminación organizado por este año.

Pero la aplicación de este proceso se muestra complejo; las dificultades de la industria del níquel y el balance de la emancipación del archipiélago generan problemas políticos. Desde el 31 de agosto, el gobierno colegial no logra a elegir un presidente por culpa de las tensiones entre independistas y los otros.

Para los observadores el acuerdo de Nouméa parece ser la garantía del mantenimiento de la paz, después de estar al borde de guerra civil en los años 1980.

La posible independencia de la Nueva Caledonia sería la primera para Francia desde la de Djibouti en 1977 y Vanuatu, exterritorio franco-británico en 1980.

Primera modificación : 03/11/2017

COMENTARIOS