Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ECONOMIA

Gobierno de Venezuela controla precios de alimentos

Saber más

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Las ventajas y desventajas del Viernes Negro

Saber más

REPORTEROS

Crisis de los Rohingyas, la negación de Myanmar

Saber más

EN FOCO

Gaza: los grupos armados, punto de crispación de la reconciliación palestina

Saber más

EN FOCO

Mauritania: el tyfa, de desastre ecológico a pequeño milagro

Saber más

Mundo

Arabia Saudita arrestó a príncipes, ministros y exfuncionarios acusados de corrupción

© Hamad I Mohammed, foto de archivo, Reuters | El multimillonario príncipe Al-Waleed bin Talal es uno de los detenidos por las autoridades de Arabia Saudita.

Vídeo de Andrea Amaya

Texto por Federico Cué

Última modificación : 05/11/2017

Las autoridades detuvieron a 11 príncipes, cuatro ministros y decenas de exministros del gobierno luego del anuncio de una nueva campaña anticorrupción, consolidando aún más al rey Salman y al control del reino por parte de su príncipe heredero.

En el operativo fueron apresados uno de los hombres de negocios más prominentes del reino y el jefe de la Guardia Nacional en una amplia investigación anticorrupción que otorga al príncipe Mohammed bin Salman más autoridad.

El multimillonario príncipe Al-Waleed bin Talal, dueño de la firma de inversiones Kingdom Holding, se encuentra entre los detenidos, según dijeron el domingo dos altos funcionarios sauditas a la agenia Reuters.

Un alto funcionario de seguridad, el príncipe Miteb bin Abdullah, fue detenido y reemplazado como ministro de la poderosa Guardia Nacional por el príncipe Khaled bin Ayyaf, consolidando el control del príncipe Mohammed en las instituciones de seguridad que anteriormente estaban encabezadas por ramas separadas de la familia gobernante.

Otras personas detenidas en la investigación incluyen al ex ministro de Finanzas Ibrahim al-Assaf, miembro de la junta del gigante petrolero nacional Saudi Aramco; el ministro de economía, Adel Fakieh, quien una vez tuvo un papel importante en el diseño de las reformas; el ex gobernador de Riad, el príncipe Turki bin Abdullah; y Khalid al-Tuwaijiri, que dirigió la Corte Real bajo el difunto Rey Abdullah.

Además del Príncipe Al-Waleed, uno de los hombres de negocios internacionales más conocidos de Arabia Saudita como inversor en empresas como Citigroup y Twitter, las personas detenidas incluyen a Bakr bin Laden, presidente del gran grupo de construcción Saudi Binladin, y Al-Waleed al-Ibrahim, propietario de la red de televisión MBC.

El canal satelital de noticias satelital Al-Arabiya, de propiedad saudita, fue el encargado de dar las primeras informaciones de los arrestos ocurridos el sábado por la noche.

Al-Arabiya informó que el comité anticorrupción investiga las inundaciones mortales que afectaron a sectores de la ciudad de Yeda en 2009 y la respuesta del gobierno al virus del Síndrome Respiratorio de Medio Oriente (MERS) que ha matado a varios cientos de personas en los últimos años.

Este organismo que investiga las presuntas irregularidades está encabezado por el poderoso príncipe heredero del reino, Mohammed bin Salman, que fue nombrado para supervisar el nuevo comité.

Los informes también sugirieron que los detenidos se encuentran en el hotel Ritz Carlton en Riad, que solo días antes había sido sede de una gran conferencia sobre inversiones. El domingo por la mañana se desconectó el número de teléfono del hotel y una portavoz de la cadena hotelera con sede en Dubai no respondió a un pedido de información.

Mientras tanto, el máximo consejo de clérigos del reino emitió un comunicado diciendo que es un deber islámico luchar contra la corrupción, esencialmente dando respaldo religioso a los arrestos de alto nivel que se denuncian.

El príncipe heredero fortalece su posición

El gobierno de Arabia Saudita aseguró que el comité anticorrupción tiene el derecho de emitir órdenes de arresto, imponer restricciones de viaje y congelar cuentas bancarias. También puede rastrear fondos, evitar transferencias o la liquidación de activos, y tomar otras medidas cautelares hasta que los casos sean remitidos a la judicatura.

La orden real dice que el comité fue establecido “debido a la propensión de algunas personas a abusos, poniendo sus intereses personales por encima del interés público y robando fondos públicos”.

Los ciudadanos sauditas se han quejado durante mucho tiempo de la corrupción desenfrenada en el gobierno y de los fondos públicos que malgastan o utilizan mal los que están en el poder.

El príncipe heredero, de 32 años, ha estado buscando atraer mayores inversiones internacionales y mejorar la reputación del país como un lugar para hacer negocios. Es parte de un esfuerzo mayor para diversificar la economía y dejarla de depender de los ingresos petroleros.

"La escala de las detenciones va más allá de las denuncias de corrupción y está diseñada para suavizar aún más la sucesión final", dijo Kristian Coates Ulrichsen, investigador del Instituto de Política Pública James A. Baker III de la Universidad de Rice.

"Como líder que permanecerá en el poder durante décadas, Mohammed bin Salman está rehaciendo el reino a su propia imagen y señalando un movimiento potencialmente significativo para alejarse del equilibrio consensual de los intereses en competencia que caracterizaron al régimen saudí en el pasado", sostuvo.

El rey también expulsó del poder a uno de los miembros de la realeza de más alto nivel del país, y desplazó al príncipe Miteb bin Abdullah como jefe de la Guardia Nacional. Fue reemplazado por el príncipe Khalid bin Ayyaf al-Muqrin, que había ocupado un alto cargo en la guardia.

El padre del príncipe Miteb era el fallecido rey Abdullah, quien también había liderado la Guardia Nacional y la había transformado en una poderosa y prestigiosa fuerza encargada de proteger a la familia Al Saud, así como importantes sitios sagrados en La Meca y Medina, y los sitios de petróleo y gas.

El príncipe Miteb alguna vez fue considerado un candidato para el trono. Su derrocamiento como jefe de la Guardia Nacional esencialmente deja de lado a uno de los rivales más formidables del actual príncipe heredero, que ha acumulado un enorme poder en menos de tres años desde que su padre, el Rey Salman, ascendió al trono.

Hace tres meses, el príncipe Mohammed bin Nayef fue expulsado de la línea de sucesión y de su puesto como ministro del Interior, supervisando la seguridad interna.

Con los dos príncipes marginados, el control del aparato de seguridad del reino ahora está centralizado bajo el príncipe heredero, que también es ministro de Defensa.

Con Reuters y AP

Primera modificación : 05/11/2017

COMENTARIOS