Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

EN FOCO

Francia: las mujeres negras enfrentan el tabú de la esterilidad

Saber más

REVISTA DIGITAL

El golpe militar en Zimbabue bajo la lupa de la sátira

Saber más

MODA

Así fue el lanzamiento del África Fashion Week Colombia

Saber más

ECONOMIA

Comienza nueva ronda del TLCAN en México

Saber más

REPORTEROS

De Teherán a Nayaf: la peregrinación de todos los peligros

Saber más

Mundo

Centenario de la Revolución de Octubre

© Mladen Antonov / AFP | Exposición por el centenario de la Revolución – Obra: La tormenta de Kremlin, Pavel Sokolov-Skalya – Museo de Historia de Moscú

Texto por Andrea Galindo

Última modificación : 06/11/2017

El 7 de noviembre se cumplen 100 años del fin del enfrentamiento que puso a los Bolcheviques, y a su líder Vladimir Lenin, en el poder en Rusia. Este hecho desencadenó el nacimiento del comunismo y de la URSS.

La revolución formó parte de una serie de revueltas que habían comenzado antes de la caída del Zar Nicolás II (último monarca de Rusia). La población estaba descontenta por sus políticas de liberalización de la economía y por la participación de Rusia en la Primera Guerra Mundial.

La Revolución de Febrero

La pobreza producto de la Gran Guerra, el hambre, las jornadas de hasta 14 horas de trabajo, la prohibición de cambiar de empleo y las difíciles condiciones de vida motivaron a la población a defender ideas de una sociedad más justa en la que se repartieran las riquezas de la monarquía.

El descontento estalló por primera vez el día de la madre de 1917. Los empleados de la mayor fábrica de Petrogrado (actual San Petersburgo) salieron a las calles. Miles de mujeres que hacían largas filas para obtener pan se unieron espontáneamente a la rebelión. Con sus arengas, lograron que el Zar dejara el poder. El monarca fue incapaz de contener a la masa que había estado protestando por varios días.

Tras esos hechos, el país quedó babeo un gobierno provisional cuya principal figura era Alexander Kerensky, un líder del Partido Socialista Revolucionario, mientras el “soviet” de Petrogrado, compuesto de representantes de los trabajadores y de los soldados se convertía en un poder paralelo, en el que los bolcheviques fueron ganando poco a poco gran influencia.

La Revolución de Octubre

Transcurrieron los meses y llegó “octubre” o, más bien, noviembre. El cambio de fecha se debe a que la naciente URSS cambió del calendario juliano al gregoriano (el vigente en Occidente). Para esa época el gobierno provisional había insistido en continuar con la Primera Guerra Mundial, la situación económica de los trabajadores era aún peor y el líder que encarnaba las ideas socialistas del pueblo, Lenin, había ganado gran popularidad y proclamó el triunfo de la revolución.

El congreso de los soviets, por su parte, envió un mensaje a todos los ciudadanos rusos anunciando la caída del gobierno provisional y la toma del poder por los soviets. Lenin fue elegido su presidente.

El gobierno provisional dejó el poder y este pasó a los “soviets” o representantes de los trabajadores, soldados y campesinos en cada estado de Rusia. Esta fue la semilla de la fundación en 1922 de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), que defendió el comunismo y el socialismo durante casi un siglo hasta su disolución en 1991.

"Ese movimiento socialista fue en gran medida un movimiento de experimento social. Era una esperanza para algo radicalmente nuevo. Era un desafío social, un desafío a la tradición. Había una idea de la posibilidad de crear un nuevo hombre, una nuevo sociedad, un arte nuevo, una nueva cultura en general", así caracteriza a aquel surgimiento socialista el profesor de Historia Kirill Solovyov.

Primera modificación : 06/11/2017

  • Cuba

    El retrato del ‘Che’ Guevara sigue siendo una de las imágenes más emblemáticas de la ideología revolucionaria

    Saber más

  • Rusia

    Durante sus vacaciones en Siberia, Vladimir Putin cuida su imagen de hombre de acción

    Saber más

COMENTARIOS