Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

EN FOCO

Ambazonia, la república soñada por los separatistas anglófonos

Saber más

ECONOMIA

Latinoamérica obtiene bajas calificaciones en el Índice Mundial de Talento

Saber más

LA ENTREVISTA

Salil Shetty: “los derechos humanos han estado bajo ataque en los últimos años ”

Saber más

ELLAS HOY

Reporteras de guerra: el desafío de ser mujer en una zona de conflicto

Saber más

ECONOMIA

Luz verde para la construcción del oleoducto Keystone XL en Nebraska

Saber más

Mundo

Rumores y sospechas tras renuncia de primer ministro del Líbano Saad Hariri

© Tiziana Fabi / AFP | Saad Hariri, primer ministro del Líbano que dimitió este sábado de su cargo por sorpresa desde Arabia Saudita.

Texto por France 24

Última modificación : 07/11/2017

¿Saad Hariri permanece retenido en Arabia Saudita? Hariri renunció a sus funciones como primer ministro libanés y se encuentra en Riad. En el Líbano abundan los rumores sobre por qué no ha vuelto a Beirut.

Tras menos de 48 horas de haber anunciado desde Riad su dimisión como primer ministro libanés, Saad Hariri fue recibido por el rey Salmán de Arabia Saudita este lunes 6 de noviembre.

Numerosas fotografías del encuentro fueron publicadas por la agencia oficial SPA, por medios locales y por el mismo líder suní en su cuenta de Twitter.

Saad Hariri, aliado de los saudíes en el Líbano, responde así a los rumores que corren desde su sorpresiva dimisión. Algunos hablan de un arresto o un arresto domiciliario bajo vigilancia, poco después de una operación anticorrupción que dejó como resultado -el mismo día que anunció su renuncia- la detención de decenas de príncipes y ministros del reino Wahhabi.

Rivales y aliados consideran sospechosa la decisión de Hariri

En la noche del domingo, Saad Hariri tuiteó en respuesta con una foto que lo muestra junto al embajador saudí en el Líbano, que acababa de hacer un juramento ante el rey Salmán. Pero la realidad es que todavía se encuentra en territorio saudita, algunos alegan que retenido, donde posee varias residencias.

En el video que realizó para anunciar su renuncia, transmitido por la televisión saudita, relacionó su dimisión con el dominio absoluto de Irán y su protegido, Hezbollah en el Líbano y dijo temer por su vida, para justificar su ausencia de manera implícita.

Todos los servicios de seguridad libaneses respondieron que no tenían información sobre ninguna amenaza contra el primer ministro.

A pesar de estas imágenes que lo muestran con el rey Salmán y sus argumentos de seguridad, confirmados por algunos de sus familiares, muchos en el Líbano continúan cuestionando las verdaderas razones de esta sorpresiva renuncia, anunciada desde un país extranjero.

“Imagínense por un momento que el primer ministro francés anuncia su dimisión desde Londres y decide quedarse en suelo británico, a pesar de la crisis política que acaba de desencadenar, esto no es normal”, dijo en entrevista con France 24 Wafiq Ibrahim, un politólogo y experto en estrategia radicado en el Líbano.

Algunos sospechan que Riad impuso esta decisión a un hombre que con frecuencia es acusado por sus detractores de ser un títere saudita. Tanto sus más cercanos, como sus rivales políticos, todos han quedado sorprendidos con la decisión.

Empezando por Hasan Nasrallah, el líder de Hezbollah. Este último acusó directamente al reino de haber ejercido presión sobre Saad Hariri para obligarlo a renunciar. "No fue ni su intención, ni su voluntad, ni su decisión", dijo en un discurso dedicado por completo a este tema.

El sábado, el ministro de Justicia, Salim Jreissati, expresó en Twitter sus dudas sobre la dimisión de su primer ministro. "Esta renuncia es confusa y sospechosa por su 'momento', el lugar donde se pronunció, los medios utilizados y el contenido del discurso", afirmó.

Primer ministro debe volver al Líbano para formalizar su renuncia y dar explicaciones

Incluso los altos mandos del estado libanés siguen tratando de descifrar la decisión de Saad Hariri. Citados por medios libaneses, los familiares del hijo de Rafic Hariri, el primer ministro asesinado en febrero de 2005, dijeron que su regreso al Líbano ocurriría dentro de tres días.

"El presidente Michel Aoun aún no ha aprobado la renuncia del primer ministro", -confió a France 24 Jean Aziz, un consejero próximo al jefe del estado libanés- “porque cree que este tema merece un poco de tiempo para esclarecer las circunstancias de esta renuncia”. Además, la presencia del primer ministro en suelo libanés es necesaria, recuerda Jean Aziz, ya que se le confió la gestión de asuntos de actualidad, a la espera del nombramiento de su reemplazo y un nuevo gobierno.

La difusión de las imágenes de Saad Hariri con el rey saudí no cambia nada. "La pregunta no puede reducir y no se soluciona con la publicación de una foto, porque es necesario que el presidente Michel Aoun se reúna personalmente con su primer ministro, para tener una discusión directa y formalizar su renuncia ", explicó Jean Aziz.

Líbano puede ser un nuevo escenario de las tensiones regionales

Aunque varios políticos importantes como el presidente Michel Aoun, el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, y el líder druso, Walid Jumblatt, han pedido calma y moderación, el país se apresta a vivir tiempos difíciles, previo a las elecciones legislativas que se celebrarán en mayo de 2018. La formación de un nuevo gobierno es siempre el resultado de intensas y largas negociaciones entre los diferentes bandos.

En un país tan impredecible como el Líbano, los temores de una explosión entre suníes y chiíes son reales, debido al contexto de tensiones extremas entre Arabia Saudita e Irán, las dos potencias regionales.

“Ahora existe el temor de una desestabilización del Líbano porque, hasta el momento, ha disfrutado de un relativo alejamiento de las guerras regionales, y vemos que, con esta crisis, el país se encuentra en el centro del conflicto entre los dos países. Arabia Saudita e Irán, el mismo conflicto que prendió la llama en Yemen", le dijo Tarek Mitri, ex ministro libanés, a France 24.

Una preocupación que comparte Wafiq Ibrahim. "El período que se está abriendo en el Líbano es más peligroso porque este país es la última carta de los saudíes para atacar la influencia iraní, y ahora parece que Riad busca debilitar a Hezbollah en su propia base”, afirmó.

Primera modificación : 07/11/2017

COMENTARIOS