Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ECONOMIA

Comienza nueva ronda del TLCAN en México

Saber más

REPORTEROS

De Teherán a Nayaf: la peregrinación de todos los peligros

Saber más

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

La ambiciosa apuesta de Uber para 2023

Saber más

ECONOMIA

Reforma fiscal en Estados Unidos pasa la primera prueba

Saber más

REVISTA DIGITAL

INTO y THEM: nuevas opciones editoriales para la comunidad LGBTQ

Saber más

América Latina

Justicia argentina cataloga de “homicidio” la muerte de Alberto Nisman

© Archivo, Juan Mabromata, AFP | El fiscal federal Alberto Nisman fue encontrado muerto en su apartamento de Buenos Aires el 18 de enero de 2015.

Texto por Federico Cué

Última modificación : 09/11/2017

El fiscal Eduardo Taiano emitió un dictamen en el que señala que el fallecimiento del fiscal federal fue “provocado” y solicitó el cambio de la acusación de muerte dudosa a homicidio. El juez a cargo aceptó el pedido y citó a declarar a un exasesor.

La Justicia argentina determinó este miércoles que el deceso en 2015 del fiscal Alberto Nisman fue un homicidio y no una “muerte dudosa”, como era investigada hasta el momento. A su vez, señaló como sospechoso al técnico informático que dijo haberle prestado el arma que lo mató, Diego Lagomarsino, quien deberá declarar el próximo martes.

En un extenso dictamen, el fiscal Eduardo Taiano señaló que la muerte de Nisman fue “provocada, cuanto menos, por una persona”. Nisman fue hallado muerto el 18 de enero de 2015 en el baño de su apartamento de Buenos Aires cuatro días después de denunciar a la entonces presidenta Cristina Fernández de encubrir a los iraníes acusados del atentado contra un centro judío de Buenos Aires. Al día siguiente tenía que presentarse en el Congreso para defender su denuncia.

Al tomar su decisión, Taiano respaldó un reciente peritaje de la Gendarmería -policía militar argentina- que sostiene que Nisman fue asesinado por dos personas que lo golpearon y drogaron para situarlo posteriormente frente a la bañera y luego propinarle un tiro en la sien derecha.

El fiscal comparó ese informe con uno previo del Cuerpo Médico Forense que concluyó que no había elementos para sostener que Nisman había sido asesinado y otro de la policía federal que afirmó que el fiscal se había suicidado.

En este contexto, Taiano le solicitó al juez de la causa, Julián Ercolini, que denomine el caso como “homicidio” y cite a Lagomarsino, asesor informático de Nisman, para que declare como “partícipe primario del homicidio”, al haber aportado el arma con la que se consumó el delito.

El juez aceptó la petición y también llamó a declarar, entre el 20 y 21 de este mes, a cuatro custodios de la Policía Federal que debían garantizar la seguridad de Nisman el día de su muerte, por incumplimiento en sus deberes.

De momento, Ercolini no ordenó detener a ninguno, aunque pidió colocar a Lagomarsino -que tiene prohibida la salida del país desde 2015- una tobillera electrónica para controlar sus movimientos.

Un vuelco a una causa llena de vaivenes

Estas decisiones dan un giro radical en el periplo del caso, que, en todo este tiempo, entre multitud de idas y venidas, pasó de la justicia ordinaria a la federal, con más competencias.

No obstante, en un principio se vertieron duras acusaciones de contaminación de la escena del crimen y Viviana Fein, la primera fiscal a cargo, fue apartada del caso.

Hace unos meses, y para intentar avanzar en las causas de la muerte (si se trató de un suicidio o un homicidio, como defiende la familia del difunto), Taiano pidió a la Gendarmería realizar un informe recreando la escena del crimen y profundizando en los detalles de la muerte.

Finalmente, en septiembre, una junta de policías y peritos estableció que dos personas golpearon, drogaron con ketamina y asesinaron a Nisman en su casa a las 2:46 a. m. (hora local) del 18 de enero, lo que alejó la teoría del suicidio.

Taiano reseñó, con base en ese documento, que una de las personas involucradas en el crimen manipuló el arma y la otra lo asistió y movió el cuerpo de la víctima.

Sobre Lagomarsino, el fiscal destacó en su resolución “la relación de confianza” que tenía con Nisman, lo que le habría permitido acceder “tanto a la vivienda del fiscal como a sobrepasar su custodia”.

Además, acusa al informático de tenencia ilegítima del arma, una “Bersa” calibre 22, ya que tenía la autorización vencida desde 2007.

Por otro lado, Taiano acusó a los custodios Rubén Fabián Benítez, Néstor Oscar Durán, Luis Ismael Miño y Armando Nizno de no proteger “en forma debida” al fiscal, lo que habría ayudado “a la perpetración del ilícito”.

Con EFE y AP

Primera modificación : 09/11/2017

  • ARGENTINA

    Alberto Nisman fue asesinado: informe de la Gendarmería argentina

    Saber más

COMENTARIOS