Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

REVISTA DIGITAL

El golpe militar en Zimbabue bajo la lupa de la sátira

Saber más

MODA

Así fue el lanzamiento del África Fashion Week Colombia

Saber más

ECONOMIA

Comienza nueva ronda del TLCAN en México

Saber más

REPORTEROS

De Teherán a Nayaf: la peregrinación de todos los peligros

Saber más

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

La ambiciosa apuesta de Uber para 2023

Saber más

América Latina

Texas ejecuta a un mexicano condenado por violación y homicidio

© Edgard Garrido/ Reuters | Familiares de Rubén Cárdenas esperan información antes de que Texas ordenara su ejecución.

Texto por Tatiana Suárez

Última modificación : 09/11/2017

Rubén Ramírez Cárdenas fue sentenciado a muerte en 1998 por el secuestro, violación y homicidio de su prima de 16 años. El estado de Texas ignoró las solicitudes de suspender la condena de México, la ONU y la CIDH.

Rubén Cárdenas murió a los 47 años por la inyección letal en la prisión de Huntsville. Sus últimas palabras antes fueron: "No puedo ni quiero disculparme por un crimen que cometió otro, pero volveré por justicia".
 
El ciudadano mexicano fue condenado a muerte en 1998, luego de que un jurado considerara que había pruebas suficientes de que él y su cómplice, Tony Castillo, eran responsables de raptar, abusar sexualmente y asesinar a Mayra Laguna hace 20 años.
 
El ciudadano mexicano fue condenado a muerte en 1998, luego de que un jurado considerara que había pruebas suficientes. © Reuters
 
El acusado confesó el crimen a las autoridades y condujo a los investigadores a hallar el cuerpo de la víctima, sin embargo, su defensa siempre sostuvo que la confesión se obtuvo bajo coacción y que Ramírez era inocente.
 
"Era familia": El drama de los seres queridos de la víctima y del victimario
 
El asesinato hace 20 años rompió a una familia mexicana. En Texas, la hermana de la víctima, Roxana, dijo que "las palabras no pueden describir el alivio que se siente de saber que hay paz verdadera después de tanta pena y dolor". Al tiempo, en Irapuato, en el estado de Guanajuato, familiares de Cárdenas se reunieron para seguir las noticias de la ejecución.
 
Joaquina Juárez Rosales es tía de la víctima y del victimario: "Era familia, fue mi sobrina a quien mataron y mi sobrino, Rubén... era familia". Recordó que cuidó tanto a Cárdenas como a Laguna cuando eran pequeños: “Yo viví con ellos cuando eran chiquitos, recién me case con mi esposo, mi hermana y sus hijos vivían conmigo, cuando mi hermana se fue a vivir a Estados Unidos los niños los dejo aquí, yo los cuide“.
 
La presión internacional
 
En 2004, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenó reconsiderar los casos de 51 ciudadanos mexicanos condenados a muerte en Estados Unidos porque, según el fallo, se les violó su derecho a solicitar asistencia legal a su país tras su arresto. Ramírez era uno de ellos.
 
Con este argumento, México intentó disuadir al Estado de Texas de conmutar la pena capital. Diplomáticos mexicanos dijeron que los fiscales de Texas no siguieron el debido proceso y no permitieron que el acusado hablara con funcionarios consulares mexicanos. El presidente Enrique Peña Nieto se solidarizó con los familiares de Ramírez y recordó los esfuerzos de su país.
 
 
Organizaciones defensoras de los Derechos Humanos de Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) habían pedido al Gobierno de Estados Unidos suspender la ejecución y revisar el caso.
 
Desde que el Tribunal Supremo restableció hace cuatro décadas la pena de muerte, 1.465 presos han sido ejecutados en Estados Unidos, 545 de ellos en Texas. Tan solo en 2017, ya son siete las personas ejecutadas en Texas y 23 en todo el país.

Primera modificación : 09/11/2017

COMENTARIOS