Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ECONOMIA

Latinoamérica obtiene bajas calificaciones en el Índice Mundial de Talento

Saber más

LA ENTREVISTA

Salil Shetty: “los derechos humanos han estado bajo ataque en los últimos años ”

Saber más

ELLAS HOY

Reporteras de guerra: el desafío de ser mujer en una zona de conflicto

Saber más

ECONOMIA

Luz verde para la construcción del oleoducto Keystone XL en Nebraska

Saber más

LOS OBSERVADORES

Campesinos de India tienen una forma inusual para manifestarse contra el gobierno

Saber más

Mundo

Al menos 530 muertos en Irán por terremoto de magnitud 7,3

© President.ir, Handout vía Reuters | El presidente iraní Hassan Rouhani habla en su visita al condado de Sarpol-e Zahab en Kermanshah que fue azotado el domingo por el poderoso terremoto, el 14 de noviembre de 2017.

Texto por Federico Cué

Última modificación : 15/11/2017

Según publicó la agencia estatal de noticias IRNA, el número de fallecidos incrementó, mientras que hay más de 8000 heridos. Funcionarios iraníes suspendieron las operaciones de rescate.

Tras detener las tareas de búsqueda, las autoridades iraníes señalaron que había pocas posibilidades de encontrar más sobrevivientes del terremoto de 7,3 grados de magnitud que afectó a 14 provincias en el oeste de Irán el domingo pasado.

Los sobrevivientes, muchos de los cuales quedaron sin hogar por el movimiento telúrico que asoló aldeas y pueblos en una zona montañosa que limita con Irak, lucharon contra las bajas temperaturas nocturnas y enfrentaron otro día difícil el martes ante la necesidad de comida y agua.

El número de víctimas fatales ascendió a 530, según la agencia estatal de noticias IRNA, convirtiéndose así en el terremoto más mortífero de Irán en más de una década. Miles de personas resultaron heridas y 30 mil casas fueron dañadas, mientras que dos pueblos enteros fueron destruidos.

El terremoto sacudió la frontera entre Irán e Irak, causando la mayor parte de su daño en Irán a pesar de que su epicentro fue en el lado iraquí de la frontera. Funcionarios iraquíes aseguraron que siete personas murieron y 325 resultaron heridas en Irak, todas en las provincias kurdas del norte.

El presidente de Irán, Hassan Rouhani, llegó por la mañana a la zona afectada de la provincia de Kermanshah y prometió que el gobierno “usará todo su poder para resolver los problemas en el menor tiempo posible”.

Por su parte, la máxima autoridad de Irán, el líder supremo Ayatollah Ali Khamenei, ofreció sus condolencias el lunes a las víctimas y pidió a las agencias gubernamentales que hagan todo lo posible para ayudar.

En tanto, el ejército iraní, la élite de la Guardia Revolucionaria y las fuerzas de su milicia afiliada Basij fueron enviados a las áreas afectadas el domingo por la noche.

Más allá de la asistencia, miles de personas se apiñaron en campamentos improvisados, mientras que otros optaron por pasar una segunda noche a la intemperie, a pesar de las bajas temperaturas, porque temían más temblores luego de que se registraran unas 193 réplicas, según relató la televisión estatal.

Una joven sin hogar en Sarpol-e Zahab, una de las ciudades más afectadas, dijo a la televisión estatal que su familia estuvo expuesta al frío de la noche debido a la falta de tiendas de campaña. “Necesitamos ayuda. Necesitamos todo. Las autoridades deberían acelerar su ayuda”, sostuvo.

El frío, otro elemento que complica la asistencia a las víctimas

Los hospitales de las provincias cercanas recibieron a muchos de los heridos, según la televisión estatal, que transmitió imágenes de sobrevivientes que esperaban ser atendidos. Cientos de personas gravemente heridas fueron enviadas a centros asistenciales en Teherán.

La organización humanitaria Media Luna Roja de Irán dijo que se proporcionaron refugios de emergencia para miles de personas sin hogar, pero la falta de agua y electricidad, así como el bloqueo de las carreteras en algunas áreas obstaculizaron los esfuerzos de suministro de ayuda.

“La gente en algunas aldeas todavía necesita desesperadamente comida, agua y refugio”, comentó el gobernador del condado de Qasr-e Shirin en la provincia de Kermanshah, Faramarz Akbari.

Nazar Barani, alcalde de Ezgeleh, una ciudad en Kermanshah, dijo que el 80 por ciento de sus edificios se derrumbaron. Los sobrevivientes necesitan tiendas de campaña para recibir a familias enteras, incluidas personas mayores y bebés que durmieron a la intemperie en el frío durante dos noches seguidas.

En una entrevista con la televisión estatal, Barani pidió a las personas que envíen combustible, leche, agua y alimentos ya que los servicios de emergencia son demasiado lentos y proporcionan provisiones limitadas.

Las casas en los pueblos iraníes a menudo están hechas de bloques de hormigón o ladrillos de barro que pueden derrumbarse y colapsar en un fuerte terremoto. Algunas personas están enojadas porque entre los edificios derrumbados hubo viviendas que el gobierno ha construido en los últimos años bajo un programa de viviendas asequibles.

Irán está atravesado por grandes fallas y ha sufrido varios terremotos devastadores en los últimos años, incluido uno de magnitud de 6,6 grados en 2003 que redujo a polvo a la ciudad histórica de Bam y mató a unas 31 mil personas.

Con Reuters

Primera modificación : 14/11/2017

  • Mundo

    Más de 450 muertos tras terremoto en la frontera entre Irak e Irán

    Saber más

COMENTARIOS