Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ECONOMIA

Luz verde para la construcción del oleoducto Keystone XL en Nebraska

Saber más

LOS OBSERVADORES

Campesinos de India tienen una forma inusual para manifestarse contra el gobierno

Saber más

CULTURA

Mauricio Bernal: “El escritor tiene que ponerse retos a sí mismo”

Saber más

EN FOCO

Francia: las mujeres negras enfrentan el tabú de la esterilidad

Saber más

REVISTA DIGITAL

El golpe militar en Zimbabue bajo la lupa de la sátira

Saber más

Europa

23 países de la Unión Europea se comprometen a fortalecer la cooperación militar

© Reuters | Veinte tres ministros de defensa y de relaciones exteriores de la Unión Europea firmaron un acuerdo de cooperación militar, el lunes 14 de noviembre en Bruselas.

Texto por Louise Bucaille

Última modificación : 15/11/2017

La Unión Europea decidió reactivar su política de defensa con un acuerdo de 23 países miembros. El objetivo es el desarrollo del armamento europeo y el lanzamiento de operaciones exteriores.

La Unión Europea relanza una política militar, sesenta años después del fracaso de la Comunidad Europea de Defensa (CED). 23 países de la Unión Europea se comprometieron este lunes 13 de noviembre para una nueva “cooperación” militar con el objetivo de promover la autonomía estratégica de la Unión.

“Vivimos un momento histórico para la defensa europea”, comentó la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini. Opinó que esta nueva herramienta va a “permitir desarrollar las capacidades militares para fortalecer nuestra independencia estratégica”. El tratado firmado develó los veinte compromisos de “cooperación estructurada permanente” (CSP).

No es la primera vez que la Unión Europea intenta crear una política militar común, pero desde el fracaso de la implementación de la Comunidad Europea de Defensa, todas las tentativas fueron rechazadas. La mayoría de los países miembros consideran que el sector de la defensa pertenece por esencia a la soberanía nacional.

El proyecto, liderado por Francia y Alemania, se inscribe en el contexto de una sucesión de crisis geopolíticas en la región desde 2014: la anexión de Crimea por Rusia, las tensiones continuas en el este de Ucrania y la crisis migratoria en el sur del continente. Además, el resultado del Brexit y la elección de Donald Trump en Estados Unidos han cambiado la situación.

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN: “lo que es bueno para Europa es bueno para la OTAN”

Esta cooperación debe conducir a la instalación de un cuartel general operacional para las unidades de combate de la Unión Europea y a la creación de una plataforma para la logística de operaciones. Al principio, la “cooperación estructurada permanente” tomará la forma de proyectos entre algunos países miembros para una mayor repartición de la producción de material militar (tanques, drones, satélites o aviones de transporte militar). La apertura de un hospital europeo de campo está también prevista.

Los ministros de defensa europeos saludaron el progreso hecho en cuanto a la cooperación militar. La ministra de defensa alemana, Ursula von der Leyen, explicó que el proyecto completa la misión de la Alianza Atlántica (OTAN), pero declaró que “es importante para nosotros, en particular desde la elección del presidente estadounidense Trump, que podamos organizarnos independientemente, como europeos”.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jen Stoltenberg, consideró que “puede reforzar la defensa europea y lo que es bueno para Europa, es bueno para la OTAN”. Además, piensa que esta iniciativa podría ayudar a “aumentar los gastos de la defensa” y al mismo tiempo podría “mejorar la repartición de estos costos en el seno de la Alianza”.

Por el momento, los Estados Unidos representa alrededor de 70% del presupuesto militar acumulados para todos los países de la OTAN.

Según expertos y diplomáticos, la visión francesa de la “cooperación estructurada permanente” que se orientaba más hacia una participación en misiones potencialmente arriesgadas fue sustituida por la de Alemania que quería involucrar el máximo de países en el acuerdo.

Un acuerdo de cooperación militar firmado sin el Reino Unido

El Reino Unido, tradicionalmente atlantista y primer presupuesto militar de la Unión Europea, siempre rechazó cualquier impulso para un “Ejercito europeo” ya que considera que la OTAN se encarga de la defensa territorial de Europa. Pero, en el contexto de las negociaciones del Brexit, el gobierno de Theresa May decidió no impedir a la firma del acuerdo de cooperación militar.

Bruselas insistió sobre el compromiso presupuestario de la “cooperación estructurada permanente”, precisando que los países firmantes deben “aumentar regularmente sus presupuestarios de defensa” y que estas obligaciones serán “jurídicamente vinculantes”.

Irlanda, Portugal y Malta no se unieron a la CSP, que será oficialmente implementada a partir de diciembre.

Con AFP

Primera modificación : 15/11/2017

COMENTARIOS