Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

REVISTA DIGITAL

Un año de gobierno de Trump, su mandato en Twitter

Saber más

REPORTEROS

En los Estados Unidos, miles de muertes por prescripción de opioides

Saber más

ESTO ES FRANCIA

La línea azul de los Vosgos

Saber más

EN FOCO

Polonia, nuevo ‘El Dorado’ de los ucranianos

Saber más

EN FOCO

Filipinas : El combate a muerte de los defensores del medio ambiante

Saber más

Europa

Brexit: fracasan las negociaciones para un acuerdo Reino Unido - Irlanda

© Yves Herman/Reuters | La primera ministra Theresa May y el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker durante una rueda de prensa en Bruselas, el lunes 4 de diciembre del 2017.

Texto por Louise Bucaille

Última modificación : 04/12/2017

Tras las discusiones sobre un posible acuerdo para el caso de Irlanda del Norte en el Brexit, Reino Unido y la Unión Europea anunciaron su fracaso. Theresa May enfrenta divisiones a nivel nacional que ponen en riesgo la unidad de Reino Unido.

La fecha límite del 4 de diciembre del 2017 para llegar a un acuerdo antes de la cumbre del Brexit, el 15 de diciembre, no será respetada. Diferencias fundamentales sobre los temas más importantes del divorcio, es decir la factura de salida, los derechos de los ciudadanos europeos en el Reino Unido y la frontera entre Irlanda y Irlanda del Norte, impiden que las discusiones continúen.

La primera ministra británica, Theresa May, y el presidente de la Comisión europea, Jean-Claude Juncker, anunciaron que “no fue posible alcanzar a un acuerdo hoy”. El punto principal de las negacioaciones fue el caso de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte, una región que pertenece a Reino Unido.

La división de la isla de Irlanda en dos partes resulta de un acuerdo en 1998 que puso fin a décadas de violencia entre el gobierno de Londres y los irlandeses. El Acuerdo de Viernes Santo incluye una frontera sin vigilancia y la posibilidad, la cual fue discutida este 4 de diciembre en Bruselas, de una frontera económica entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda podría poner en riesgo la paz en la región.

El rechazo de Irlanda del Norte de una frontera económica

La posibilidad de un acuerdo entre la Unión Europea y Londres sobre la cuestión de la frontera irlandesa habría sido el último punto de divergencia entre Theresa May y los negociadores europeos. Tras anunciar una solución común, el proyecto fue abandonado después las respuestas en el seno de la coalición de la líder británica.

La cuestión de establecer una frontera “rígida” entre ambas Irlandas, en lugar de la frontera “blanda” que existe ahora fue rechazada por el Partido Unionista Democrática. El DUP, por sus siglas inglesas, tiene una posición radicalmente pro-Reino Unido y así su líder Arlene Foster declaró que: “no aceptaremos cualquier forma de divergencia regulatoria que sea económica o política que podría separar Irlanda del Norte del Reino Unido”.

Theresa May no puede ignorar la posición de sus aliados del DUP ya que los resultados de su partido en las últimas elecciones parlamentarias habían forzado a la líder británica para que formara una coalición que le permitiera seguir gobernando. El frágil equilibrio de las fuerzas políticas que apoyan a May están agitándose con la cuestión de Irlanda del Norte en el Brexit.

La propuesta de Theresa May y de Jean-Claude Juncker era de conservar las reglas de la unión aduanera y del mercado único para Irlanda del Norte lo que habría satisfecho los requisitos del gobierno de Dublín que exigía que el Brexit no restableciera una “frontera rígida”.

Por su parte, el primer ministro irlandés Leo Varadkar se dijo “decepcionado” de que “el gobierno británico ahora parece no estar en una posición de concluir lo que ya fue decidido hoy”. Varadkar insistió sobre las consecuencias que una “frontera rígida” podrían tener sobre el mantenimiento de la paz en la región.

Theresa May excluye la posibilidad de acuerdos bilaterales

Dirigentes políticos de Escocia y Gales estiman que deberían también beneficiar un acuerdo bilateral entre su región y la Unión Europea cuyo caso está bajo negociación para Irlanda del Norte. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, anunció en Twitter que apoya una solución parecida para la capital de Reino Unido. Con una participación ciudadana de un 70%, los habitantes de Londres votaron en mayoría para quedarse en la Unión Europea.

La primera ministra escocesa Nicola Sturgeon, que pide la independencia de su región y que hizo campaña en contra del Brexit, declaró que “si una parte del Reino Unido puede obtener una alineación normativa con la Unión Europea y de hecho mantenerse en el mercado único…no hay razones suficientes de porqué otros no pueden”. En el referendo del Brexit de junio de 2016, Escocia votó a favor de la Unión Europea.

Theresa May anunció el lunes 4 de diciembre que por el momento no había un acuerdo sobre Irlanda del Norte y sigue defendiendo la idea de un Brexit que ‘vale lo mismo para todas las regiones’ del Reino Unido. Cualquiera que sea la solución encontrada entre Irlanda y el Reino Unido, Theresa May tendrá más dificultades apoyando un Brexit igual para el resto de su país que parece estar cada vez más dividido sobre el tema.

Con AFP y Reuters

Primera modificación : 04/12/2017

  • Brexit

    En Bruselas, Reino Unido y la Unión Europea afrontan etapa decisiva en las negociaciones por el Brexit

    Saber más

  • Brexit

    Londres y Bruselas podrían estar cerca de acordar la “factura del divorcio”

    Saber más

  • Reino Unido

    La Unión Europea envía ultimátum al Reino Unido por el Brexit

    Saber más

COMENTARIOS