Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

LOS OBSERVADORES

El preocupante estado de la libertad de expresión en Turquía

Saber más

REVISTA DIGITAL

Colombia: Iván Duque crea la campaña "Soluciones no agresiones" en contra de las fake news

Saber más

ECONOMIA

Temores a guerra comercial afectó cierres de las principales bolsas mundiales

Saber más

EN PRIMERA PLANA

Mundial Rusia 2018: ¿La revancha de los latinoamericanos?

Saber más

EN FOCO

Rusia: un Mundial muy costoso

Saber más

Asia-Pacífico

Un atentado suicida durante un funeral dejó más de una decena de muertos en Afganistán

© Parwiz, Reuters | Oficiales de policía afganos inspeccionan el sitio de un ataque suicida en las afueras de Jalalabad, el 31 de diciembre de 2017.

Texto por Federico Cué

Última modificación : 02/02/2018

Al menos 17 personas murieron y 13 resultaron heridas luego de que una motocicleta bomba estallara en medio de la ceremonia en homenaje a un político local en la provincia de Nangarhar, en el este del país.

Según explicó el portavoz del gobernador provincial, Attaullah Khogyanai, una carga explosiva colocada en una motocicleta detonó cerca de la multitud que participaba del réquiem en el distrito de Behsud, en las afueras de Jalalabad. El hecho ocurrió cerca de las 14:15 hora local (9:45 GMT).

“La detonación fue causada por explosivos colocados en una motocicleta, aparcada cerca de la reunión. La explosión mató a 17 personas e hirió a 13 más, algunos de los cuales están en estado crítico”, detalló una fuente oficial citada por la agencia EFE.

Minutos después del ataque, las autoridades provinciales indicaron que se había tratado de un atentado suicida, una versión revisada tras la llegada de un equipo de investigación a la zona. Algunos oficiales creen que el explosivo pudo ser detonado de manera remota.

El acto funerario tenía como objetivo despedir al exgobernador del distrito de Haska Mena, también de la provincia de Nangarhar, Gul Wali.

Hasta el momento, ninguna organización ha reclamado la autoría del ataque en Nangarhar, una zona que tiene presencia activa de grupos como los talibanes y el Estado Islámico (EI).

De hecho, el vocero de los talibanes, Zabihullah Mujahid, negó la participación de la organización en el ataque, tal como suele ocurrir cuando las víctimas son principalmente civiles.

Este evento se suma a lo ocurrido en la noche del 30 de diciembre, cuando una bomba estalló en un vecindario abarrotado en la ciudad norteña de Mazar-i-Sharif, hiriendo a 12 personas, según relató el general Abdul Raziq Qaderi, jefe adjunto de la policía provincial. Ese ataque, perpetrado en una de las zonas consideradas relativamente seguras, tampoco fue reivindicado por ningún grupo extremista.

Estos episodios volvieron a sacudir a una convulsionada Afganistán, que el 28 de diciembre sufrió por el ataque suicida contra un centro cultural chiita en Kabul, el cual dejó 41 muertos y 84 heridos.

Desde el final de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015, Kabul ha ido perdiendo terreno ante los talibanes hasta controlar sólo un 57 % del país, según el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) del Congreso de Estados Unidos.

Sin embargo, respaldados por los intensos ataques aéreos de Estados Unidos, las fuerzas afganas han logrado un creciente éxito contra los talibanes y otros grupos militantes, incluido el Estado Islámico, pero aún así, los ataques contra civiles han continuado, causando varias víctimas fatales.

Con EFE, AP y Reuters

Primera modificación : 31/12/2017

  • Ataques en Afganistán

    Afganistán: Al menos 40 muertos tras explosiones en Kabul

    Saber más

  • Atentado Kabul

    Un atentado suicida en Afganistán deja 6 muertos

    Saber más

  • Afganistán

    Ataque en la zona diplomática de Kabul deja al menos 5 muertos y 15 heridos

    Saber más

COMENTARIOS