Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

LA ENTREVISTA

Obiang: "la tentativa de golpe de Estado en Guinea Ecuatorial empezó en Francia"

Saber más

LOS OBSERVADORES

Los Observadores: la celebración de nuestros 10 años

Saber más

ESTO ES FRANCIA

Los restauradores de la Biblioteca Nacional de Francia, guardianes del saber

Saber más

EN FOCO

Dinamarca: el control reforzado de los desempleados, ¿modelo a seguir?

Saber más

EN FOCO

El fenómeno galopante de las tormentas de arena en Medio Oriente

Saber más

Los palestinos rechazan la amenaza de Trump de cortar ayudas y dicen que no se dejarán "chantajear"

© AFP/Archivos / Por Nasser ABU BAKR | El presidente Donald Trump habla durante una reunión gubernamental en la Casa Blanca, el pasado 20 de diciembre en Washington

RAMALA (TERRITORIOS PALESTINOS) (AFP) - 

Los palestinos rechazaron con indignación este miércoles las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, de cortarles la ayuda financiera para sancionar su negativa a negociar con Israel, y aseguraron que no se dejarán "chantajear".

La decisión de Trump el 6 de diciembre de reconocer a Jerusalén como capital israelí ha provocado una crisis en las ya de por sí difíciles relaciones entre la Autoridad Palestina y la Casa Blanca.

En 2016, EEUU otorgó 319 millones de dólares de ayuda a los palestinos a través de su agencia de desarrollo (USAID), según cifras disponibles en la web de la agencia.

Estos subsidios son vitales para la Autoridad Palestina, cuyo presupuesto depende en gran medida de la ayuda internacional.

El martes, en uno de sus numerosos tuits, Donald Trump escribió: "Pagamos a los palestinos CENTENARES DE MILLONES DE DÓLARES cada año y no recibimos reconocimiento o respeto".

"Pero si los palestinos ya no están dispuestos a las conversaciones de paz, ¿por qué tenemos que hacer esos enormes pagos?", se preguntó.

La responsable palestina Hanan Ashrawi replicó este miércoles en un comunicado: "No nos dejaremos chantajear". "El presidente Trump ha saboteado nuestra búsqueda de paz, libertad y justicia", añadió.

El portavoz de la presidencia palestina, Abu Rudeina, aseguró por su parte que Jerusalén "no está en venta". "Jerusalén es la capital eterna del Estado de Palestina y no está en venta a cambio de oro o de millones", afirmó a la AFP. Los palestinos quieren convertir Jerusalén Este en la capital del Estado al que aspiran.

"No nos oponemos a retomar las negociaciones, pero tienen que basarse en el derecho internacional y en las resoluciones [de la ONU] que reconocieron un Estado palestino independiente con Jerusalén Este como capital", insistió Rudeina.

El movimiento islamista palestino Hamas, en el poder en la Franja de Gaza, denunció también "un chantaje político lamentable que refleja la conducta bárbara e inmoral estadounidense".

- Israel satisfecho -

A los 319 millones de dólares de ayuda a los palestinos a través de USAID se añaden otros 304 millones de dólares de asistencia, que Washington paga para financiar los programas de la ONU en los Territorios Palestinos. Trump no precisó a cuál de estas ayudas hacía referencia en su tuit.

La agencia de la ONU encargada de la ayuda a los palestinos indicó que no ha recibido ninguna comunicación de parte de Washington de que vaya a cortar la ayuda.

Por su parte, dos ministros israelíes celebraron las declaraciones del presidente estadounidense. "Estamos ante un presidente que dice lo que piensa de manera clara", afirmó a la radio militar Miri Regev, ministro de Cultura y Deportes.

"No se pueden obtener por un lado 300 millones de dólares de ayuda estadounidense y al mismo tiempo cerrar la puerta a las negociaciones", continuó Regev, cercano al primer ministro Benjamin Netanyahu.

El ministro de Educación, Naftali Bennett, del partido nacionalista Hogar Judío, felicitó a Trump, "que no teme decir la verdad incluso cuando esta no es popular". "La verdad es que EEUU no tiene por qué financiar a quienes actúan contra sus intereses", declaró Bennett en un comunicado.

- Esperanzas hundidas -

Estados Unidos había amenazado con tomar represalias después de una votación en la Asamblea General de la ONU, el mes pasado, que condenó la decisión estadounidense sobre Jerusalén.

Desde su llegada a la Casa Blanca, Donald Trump alardeó de poder obtener un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos, un asunto en el que fracasaron todos sus antecesores.

Las esperanzas sobre una solución a dos Estados se hundieron aún más el martes cuando el Parlamento israelí adoptó un proyecto de ley que prevé complicar el traspaso bajo soberanía palestina de algunas zonas de Jerusalén en el marco de un futuro acuerdo de paz. "Una declaración de guerra", estimó el presiente palestino Mahmud Abas.

Jerusalén, con sus lugares santos judíos, cristianos y musulmanes, es uno de los asuntos más sensibles. Desde la creación de Israel en 1948, la comunidad internacional considera que su "estatuto" debe ser negociado entre israelíes y palestinos.

Por Nasser ABU BAKR

© 2018 AFP