Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

EN FOCO

Malasia: ¿hora de cambios y liquidación de cuentas?

Saber más

EN FOCO

Los hombres en India víctimas de matrimonios forzados

Saber más

ECONOMIA

Países de la OPEP debatirán un posible aumento en la producción de crudo

Saber más

ESCALA EN PARÍS

Christiane Endler: "en Europa mejoré técnicamente, ahora las porteras deben ser una defensa más"

Saber más

EN FOCO

El sur del Líbano, en permanente obsesión por una nueva guerra

Saber más

Europa

Francia: Kurz y Macron defienden sus ideas sobre la Unión Europea

© Reuters | El primer ministro austriaco Sebastian Kurz y el presidente francés Emmanuel Macron durante la rueda de prensa en París, el 12 de enero del 2018.

Texto por Louise Bucaille

Última modificación : 12/01/2018

El canciller austriaco Sebastián Kurz busca reafirmar su compromiso con la Unión Europea durante su visita a Francia. Sin embargo, su visión parece oponerse a la del presidente francés Emmanuel Macron.

Emmanuel Macron, el presidente francés, no parece ceder en su compromiso de reformar el bloque europeo. Su homólogo, el recién elegido en Austria, Sebastián Kurz, pretende mostrar un rostro pro-europeo mientras que gobierna en una coalición con el partido de extrema derecha, el FPÖ.

Al mismo tiempo, el anuncio de un preacuerdo de gobierno en Alemania fue recibido con satisfacción por el presidente francés que tiene en Angela Merkel una interlocutora seria para desarrollar sus promesas europeas.

Kurz: “Europa debe concentrarse sobre las cuestiones esenciales”

Una misma generación de dirigencia, dos visiones opuestas. Aunque Kurz se dice un “pro-europeo convencido” y que su gobierno se comprometió a conducir una política a favor de la Unión Europea, sus ideas demuestran una posición diferente a la del líder francés.

Sebastián Kurz parece estar en una campaña de seducción para reasegurar la Unión Europea. En una entrevista al periódico francés Le Figaro, el jefe del gobierno austriaco dio la bienvenida a “la ambición (del presidente Macron) de cambiar a Europa”. Admitió también que las “evoluciones son necesarias adentro de la Unión Europea”.

Pero, la naturaleza de los cambios propuestos por Macron contrarian las posiciones inflexibles de Sebastian Kurz, sobre todo sobre en el grado de integración en el bloque.

Kurz reafirmó que “Europa debe concentrarse sobre las cuestiones esenciales, como la política de defensa o de seguridad y sobre estos temas debe reforzar su acción”. Al lado de Polonia o de Hungría, Austria defiende una Europa menos intervencionista en los asuntos nacionales.

Además, insistió sobre la necesidad de “respetar las reglas existentes” en particular en temas fiscales. Francia de manera repetitiva ha violado las normas fiscales en la última década. Por su parte, Emmanuel Macron quiere crear un ministro de finanzas europeo y un presupuesto común para toda la eurozona.

El periódico austriaco Standard analizó la visita de Kurz en Francia, antes de Alemania, como el deseo del canciller de posicionarse como “un constructivo co-constructor de una Europa más fuerte” al lado de Emmanuel Macron.

Al contrario, los medios alemanes han descrito a Kurz como un ejemplo político de un “anti-Macron”. Austria asumirá la presidencia de la Unión Europea a partir del segundo semestre del 2018.

Kurz: “el sistema de repartición no soluciona los problemas”

Quizás el punto más complicado entre los dos dirigentes fue el de la inmigración y el del discurso intransigente de Sebastián Kurz y de sus aliados de extrema derecha.

La solución a la crisis migratoria que está atravesando la Unión Europea sigue dividiendo los países miembros y alimenta la retórica de los partidos de extrema derecha en casi todos los estados europeos.

Austria es uno de los ejemplos más claros de esta crisis. Kurz admitió que Europa debe luchar “contra la radicalización, el terrorismo y la inmigración ilegal y debe preservar la seguridad de las fronteras exteriores” del continente.

Sin embargo, Austria, como sus vecinos de Polonia y Hungría, se opone a la Europa del sur sobre la cuestión migratoria y rechaza acoger cuotas de inmigrantes en nombre de una solidaridad europea: “el sistema de repartición no solución los problemas”, afirmó el canciller en su entrevista.

Según el dirigente, una solución podría ser: “ayudar la gente (a quedarse) en su país de origen” y “si no es posible” instalar la gente “en los países vecinos a el suyo” o “en zonas seguras en su continente” que la Unión Europea podría “defender militarmente si es necesario”.

El 11 de enero del 2018, el nuevo ministro del Interior de Austria, Herbert Kickl, también un miembro del partido de extrema derecha FPÖ, provocó una polémica enorme cuando propuso que los solicitantes de asilo sean agrupados de manera “concentrada” en centros especiales, una palabra interpretada como haciendo eco a los campos de concentración nazi.

Con AFP y Reuters.

Primera modificación : 12/01/2018

  • Política en Austria

    En medio de protestas, el nuevo Gobierno de Austria juramentó su cargo

    Saber más

COMENTARIOS