Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

MEDIO AMBIENTE

El 22 de mayo se celebra el Día Mundial de la Biodiversidad

Saber más

ECONOMIA

Donald Trump:“TLCAN con México y Canadá es difícil, pero pronto todos ganaremos”

Saber más

ESCALA EN PARÍS

Juan Arbeláez: "Logré cumplir el sueño de mi familia siendo chef en Francia"

Saber más

EN FOCO

El ‘deshielo’ de Corea del Norte y Corea del Sur

Saber más

CULTURA

Las películas recomendadas por France 24 de Cannes 2018

Saber más

Europa

Catherine Deneuve y un centenar de mujeres francesas arremeten contra #MeToo

© Stephane Mahe/Reuters | La actriz Catherine Deneuve posa durante un festival el 23 de mayo de 2017.

Texto por France 24

Última modificación : 13/01/2018

Una carta firmada por la estrella de cine Catherine Deneuve y decenas de mujeres que acusan el movimiento #MeToo de incitar al "odio hacia los hombres y la sexualidad" desencade nó un intenso debate en medios de comunicación y redes sociales.

La carta abierta, publicada por el diario francés Le Monde el 9 de enero, marcó un retroceso en contra del movimiento #MeToo. Esta campaña nació de las acusaciones contra el magnate de Hollywood Harvey Weintstein, comparándolo con una caza de brujas que "pretende promover la liberación y protección de las mujeres, solo para sentenciarlas a un estado eterno de víctima". La carta habla de la necesidad de defender "la libertad de molestar" como "indispensable para la sexualidad", al tiempo que critica un feminismo que "más allá de la denuncia de los abusos de poder, toma rostro de un odio hacia los hombres y hacia la sexualidad ".

El texto desencadenó una avalancha de críticas, aunque contó algunas voces en apoyo de sus autores. FRANCE 24 echa un vistazo a algunas de las reacciones en Francia, así como en Estados Unidos y el Reino Unido, dos países donde #MeToo ha tenido una gran acogida.

'Falta de solidaridad'

La carta, firmada por al menos 100 mujeres, entre las que se incluyen actrices, escritoras, académicas y artistas, desató una reacción violenta en Francia, un país acostumbrado a los debates sobre cómo abordar estos casos, desde los piropos persistentes hasta el abuso doméstico descontrolado.

Marlene Schiappa, ministra de Equidad de Género de Francia, calificó la carta como "impactante" y agregó que, "ya tenemos problemas para hacer que las chicas comprendan que un hombre que se frota el pene contra ella en el metro es un abuso, por lo que creo que esos puntos de vista (expresados ​​en la carta) son ​​peligrosos". Schiappa afirmó que "un hombre que presiona a una mujer en el metro de esta manera es un acoso sexual. Se castiga con 3 años de prisión y una multa de 75,000 euros ".

La predecesora de Schiappa en el ministerio, Laurence Rossignol, hizo una nota similar en Twitter. Lamentó "esta extraña angustia de no vivir más bajo la mirada y el deseo de los hombres, que lleva a las mujeres inteligentes a escribir esas tonterías".

Pero no todas las mujeres francesas han condenado la carta.

La exministra de vivienda Christine Boutin, una acérrima conservadora, expresó su apoyo a las autoras de la carta, en nombre de un "espíritu francés, derivado de un espíritu cortés", una noción de la que no dio más detalles.

En el programa de radio francés Les Grandes Gueules, Nadine Morano,  legisladora de la Unión Europa, estuvo de acuerdo con el enfoque adoptado por las autoras: "Una mujer puede ser molestada por alguien de forma repetitiva, pero al final... todas las situaciones son diferentes, todas las personas son diferentes. En última instancia, la palabra clave es consentimiento" y agregó que las denuncias contra los hombres en las redes sociales fue "escandalosa ".

Los académicos franceses también entraron en el debate, varios críticaron la carta al señalar lo que consideran sus contradicciones inherentes.

Geneviève Fraisse, una prominente filósofa e historiadora del pensamiento feminista, dijo que el texto ignora los matices. En declaraciones al diario francés 20 minutos, Fraisse dijo: "Hablan de un 'odio hacia los hombres y la sexualidad'. Pero cuando un hombre abusa de una mujer de una forma u otra, ¿Eso no cuenta como odio sexual?

Michelle Perrot, profesora de historia contemporánea en la Universidad Paris-Diderot, dijo que estaba sorprendida por "la falta de solidaridad" mostrada por las autoras de la carta, y su "falta de conciencia de la violencia real sufrida (por las mujeres) ". Perrot, custionó el punto central del argumento de la carta: que las mujeres se convierten en "víctimas eternas". Señaló que, por el contrario, el movimiento #MeToo ha visto a las mujeres actuar individual y colectivamente, resistir las presiones externas y desafiar una situación opresiva que "ya no quieren".

Falta el significado político de # MeToo

La novelista Van Badham escribió en el diario británico The Guardian que el enojo que alimenta a #MeToo surge del deseo de buscar la alegría de las interacciones sexuales "en nuestros propios términos" y no a través del abuso o la explotación.

Critica a Catherine Deneuve y sus compañeras y asegura que no están en contacto con la realidad que tienen que vivir “camareras, empleadas, científicas, estudiantes ... a quienes 'les coquetearon', dijeron que no y fueron ignoradas".

La dibujante del New York Times, Colleen Doran, expresó una crítica similar en Twitter, al sugerir que la opinión de la actriz sobre el acoso podría ser diferente "si no fuera una mujer blanca extraordinariamente bella y muy rica que vive en una burbuja de mayor privilegio".

La actriz italiana Asia Argento, que fue una de las primeras mujeres en acusar a Harvey Weinstein, también se sumó a la reacción, tuiteando: "Deneuve y otras mujeres francesas le dicen al mundo cómo su misoginia interiorizada las ha aturdido hasta el punto de no retornar".

Al igual que en Francia, algunos han expresado comprensión o apoyo a la postura adoptada por Deneuve y los demás signatarios.

 

Este artículo ha sido traducido del original en francés.

Primera modificación : 13/01/2018

COMENTARIOS