Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

REVISTA DIGITAL

Fragmentación digital, el nuevo ambiente periodístico

Saber más

CULTURA

Zona Maco, la feria de arte contemporáneo que representa a América

Saber más

LOS OBSERVADORES

Personas en condición de discapacidad ayudan al medio ambiente en Costa de Marfil

Saber más

ESCALA EN PARÍS

Ricardo Mosner: "[En el arte] ahora noto autocensura"

Saber más

EN FOCO

Haití: el duro regreso al país para los migrantes expulsados de EE.UU.

Saber más

Cultura

'El Pepino' da comienzo al carnaval paceño en Bolivia

© Gina Baldivieso / EFE | El Pepino, una Cholita y un Ch'uta, los personajes emblemáticos del carnaval de La Paz (Bolivia), participaron este domingo 14 de enero de 2018, en el "Desentierro de El Pepino".

Texto por Janira Gómez Muñoz

Última modificación : 15/01/2018

En La Paz, decenas de personas desenterraron al personaje central de sus carnavales para dar inicio a la fiesta, en el marco de uno de los rituales más antiguos de la región. ‘El Pepino’ le puso vida, color y música a la capital boliviana.

Un ataúd blanco y un público congregado alrededor de un atrio, con trajes y galas típicas de la región. Así fue como el domingo 14 de diciembre, decenas de bolivianos celebraron el “Desentierro de El Pepino”, el personaje principal que da comienzo a las celebraciones precarnavaleras de la ciudad de La Paz, en Bolivia.

Su regreso a la vida en el Cementerio General de la ciudad, trae consigo color, alegría y música. Los ingredientes fundamentales para toda fiesta de carnaval que en La Paz se celebrará propiamente a partir del 10 de febrero, pero que empieza ya con el compás de la banda musical y una larga comparsa.

Desde 1908, ‘El Pepino’ simboliza las acciones paganas y se une a todo ese imaginario de carnaval que representan los payasos y reyes de la fiesta, equivalente al Rey Momo del carnaval de Barranquilla en Colombia, o los Diablos Danzantes de Yare en Venezuela durante el Corpus Christi.

Aunque el de Bolivia, ‘El Pepino’, está reconocido por la Secretaría Municipal de Culturas y cuenta con el sello de Patrimonio Inmaterial del Municipio de La Paz desde 2015. “A partir de este desentierro, El Pepino vuelve a tomar las calles, vuelve a festejar de la mano del Ch'uta y la Chola dando inicio a toda la etapa precarnavalera", señaló el secretario municipal de Culturas, Andrés Zaratti, a EFE. Y así fue desde el inicio.

Un cortejo liderado por las autoridades locales llevó a cuestas el féretro en el que ‘El Pepino’ fue enterrado en el carnaval anterior. En ese momento, la música era propia de una marcha fúnebre, y delante del ataúd, el Ch’uta y la Cholita paceña bailaban completando el trío de personajes. A ratos, ‘El Pepino’ deslizaba su mano fuera del ataúd, inquieto por empezar la rumba. Hasta que, una vez resucitado por la voz del Ch’uta y el beso de la Cholita, estalló la fiesta.

Mientras que ‘El Pepino’ llena las calles de alegría y picardía, el Ch’uta y la Cholita representan las costumbres aimaras, agradeciendo a la “Pachamama” (Madre Tierra) por sus frutos.

"El carnaval paceño se caracteriza por ser diverso, tiene una variedad de expresiones culturales organizadas por varias instituciones barriales, folclóricas, las cuales suman un programa extenso", afirmó Zaratti.

Por su parte, el Gobernador manifestó que “es una fiesta de integración de mayores, jóvenes y niños. El Carnaval es la fiesta más larga que tenemos como costumbre boliviana y quiero desearles a los paceños y paceñas, que este carnaval 2018 integre a nuestras familias y a nuestra Bolivia de forma responsable”.

‘El Pepino’ andará libre por la Paz hasta el 18 de febrero. Durante todo este tiempo sembrará el sentimiento de la fiesta en los corazones de los paceños, hasta ser de nuevo enterrado, llevándose con él la fiesta.

Con EFE y prensa local

Primera modificación : 15/01/2018

COMENTARIOS