Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

REVISTA DIGITAL

Fragmentación digital, el nuevo ambiente periodístico

Saber más

CULTURA

Zona Maco, la feria de arte contemporáneo que representa a América

Saber más

LOS OBSERVADORES

Personas en condición de discapacidad ayudan al medio ambiente en Costa de Marfil

Saber más

ESCALA EN PARÍS

Ricardo Mosner: "[En el arte] ahora noto autocensura"

Saber más

EN FOCO

Haití: el duro regreso al país para los migrantes expulsados de EE.UU.

Saber más

'Los Juegos de la Paz' provocan discrepancias en Corea del Sur

© AFP / Por Jung Ha-Won | La mascota de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang-2018, fotografiada en el aeropuerto internacional de Incheon, al oeste de Seúl, el 18 de enero de 2018

SEÚL (AFP) - 

Los esfuerzos de Seúl por tener una presencia norcoreana en sus 'Juegos de la Paz' están lejos de crear consenso en Corea del Sur, donde algunas voces lamentan que los Juegos de Pyeongchang se conviertan en los Juegos de Pyongyang.

Para ellas, el presidente surcoreano, Moon Jae-In, de centro-izquierda, siempre partidario de un diálogo con el Norte, ha ido demasiado lejos en las concesiones al imprevisible vecino.

Este lunes, unos manifestantes en Seúl quemaron una imagen del dirigente norcoreano, Kim Jong-Un, y la bandera de Corea del Norte, en el momento en el que se celebraba la visita de una delegación del país -la primera en cuatro años- para preparar la llegada de los deportistas a los Juegos de Invierno (9-25 febrero).

Seúl se ha esforzado desde hace mucho tiempo en presentar el evento como los 'Juegos de la Paz', en un escenario en el que la tensión en la península se ha incrementado en los dos últimos años, tras la aceleración de los programas nuclear y balístico del Norte.

Ahora le toca al gobierno de Corea del Sur apaciguar los ánimos dentro de sus fronteras.

Después del anuncio sorpresa de Kim Jong-Un el 1 de enero en el que explicó que una delegación de Corea del Norte estará en los Juegos, todo se ha desarrollado muy rápido.

Los dos países desfilarán juntos bajo una bandera unificada en la ceremonia de inauguración y contarán con un equipo femenino común en hockey sobre hielo.

- Espectáculo 'político' -

El acuerdo al que llegaron las dos Coreas el sábado con el Comité Olímpico Internacional (COI) establece que 12 jugadoras del Norte compartan formación con 23 jugadoras del Sur.

En cada partido la dirección de la selección convocará a 22 jugadoras, al menos tres norcoreanas.

Después de la publicación del acuerdo, algunos en Corea del Sur denuncian un espectáculo 'político', organizado a último minuto, y lamentan que algunos deportistas del Sur pierdan la posibilidad de participar en los Juegos.

Según un sondeo inmediato, el 73% de los surcoreanos no cree necesario que los dos países deban compartir el equipo de hockey.

"El deporte debe estar exento de la política", afirmó este lunes en un editorial el diario conservador Dong-A.

"El gobierno surcoreano está concentrado en la organización de los Juegos de la Paz y dice sí a todo lo que Corea del Norte solicita", añadió.

Las dos Coreas ya desfilaron juntas en las inauguraciones de los Juegos de Sídney-2000, Atenas-2004 y Turín-2006, siendo entonces las iniciativas muy bien recibidas en el Sur.

Pero, debido a la amenaza nuclear de su vecina, el sentimiento actualmente es diferente en Corea del Sur.

- 'Inversión de futuro' -

Con mucha presencia en los medios, la visita de la delegación norcoreana el domingo y este lunes ha provocado también la reacción en internet, donde algunos se preguntan si los Juegos serán "los de Pyeongchang o los de Pyongyang".

"No solamente el Norte obtiene un billete gratuito para este acontecimiento en el que hemos trabajado muy duro, encima nos muestran a esta mujer como una reina que viene a hacernos un favor", denuncia un internauta en referencia a la persona más conocida de la delegación, Hyon Song-Wol, del grupo de pop norcoreano femenino Moranbong.

"No cuestionamos los esfuerzos del presidente Moon Jae-In para crear un vínculo entre los Juegos y su iniciativa de paz en la península coreana. Pero el gobierno debe preguntarse por el descontento popular, que está al alza", añade el diario JoongAng.

"Ningún surcoreano puede creer que el problema nuclear se arreglará simplemente porque el gobierno ha puesto en marcha una 'coorganización' de los Juegos", continúa su editorial de este lunes.

El domingo, el presidente defendió su política, no solo por la paz, sino para promocionar los Juegos, que corrían el riesgo de pasar desapercibidos.

"Entendemos que los ciudadanos se inquieten, hace solo un mes de la amenaza de los misiles del Norte, y ahora este cambio repentino de atmósfera", señaló el gabinete de Moon.

"Los Juegos Olímpicos de Pyeongchang no permitirán únicamente una reconciliación, ofrecerán un camino hacia el descenso de las tensiones en la península y hacia la paz", continuó, añadiendo que la participación del Norte es "una inversión de futuro".

Por Jung Ha-Won

© 2018 AFP