Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ECONOMIA

Christine Lagarde advierte sobre “nubarrones” que podrían afectar la economía

Saber más

EN FOCO

Caso Dulcie September: ¿quién mató a la representante del ANC?

Saber más

ELLAS HOY

Mai Elka Prado promueve la cultura afrolatina en el continente

Saber más

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Burbujas de aire para combatir la contaminación oceánica

Saber más

LA ENTREVISTA

Gabriella Michetti: "no se puede elegir entre la vida de la madre y del bebé"

Saber más

Economía y Tecnología

Las negociaciones del TLCAN irán a tiempo extra

© Edgard Garrido / Reuters | Las banderas de Canadá, México y estados Unidos (de izquierda a derecha) durante las negociaciones sobre la renovación del Tratado de libre Comercio entre los tres países. Ciudad de México, 19 de noviembre 2017

Texto por RFI

Última modificación : 30/01/2018

Los representantes de Estados Unidos, México y Canadá concluyen la sexta ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio, en Montreal, sin que quedé claro si el acuerdo tiene un futuro. Se da por hecho el anuncio de una nueva ronda.

Calificada como crítica, la sexta ronda de negociaciones entre los socios del Tratado de América del Norte que este 29 de enero llegó a su fin en Montreal, permitirá saber qué tanto Estados Unidos, México y Canadá están cerca de un acuerdo o bien de la ruptura del tratado comercial que los une desde 1994.

La importancia de la cita puede medirse por la presencia del jefe negociador de Estados Unidos, Robert Lighthizer, de la ministra de Relaciones Exteriores canadiense, Chrystia Freeland, y del secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo. Son ellos quienes tendrán a su cargo anunciar en qué punto están las negociaciones.

Tras seis días de reunión (la sexta ronda inició el 23 de enero) los tres países anunciaron un acuerdo para establecer un capítulo anticorrupción afin de regular las actividades de empresas y gobiernos, una medida promovida fundamentalmente por Estados Unidos y Canadá. De acuerdo con los negociadores, el nuevo capítulo permitirá proteger a empresas y gobiernos de delitos como soborno, malversación de fondos o peculado, entre otros. Igual se registran avances en temas como la facilitación del comercio, el acceso a mercados, propiedad intelectual o compras de gobiernos.

Por el contrario hay tres  puntos donde las negociaciones están estancadas. Las reglas de origen para la industria automotriz, donde Washington exige se incremente sustancialmente la parte de productos fabricados sobre su territorio. La norma actual fija en 62,5% esa participación, pero la presidencia Trump exige aumentar hasta 85% ese monto y que de ese porcentaje la mitad provenga directamente de Estados Unidos. La industria automotriz instalada en México será la más afectada. El ministro de Economía, dijo días atrás que México no ve con malos ojos esa propuesta. En declaraciones a la prensa y con objetivo explícito de tranquilizar a su vecino del norte, Guajardo afirmó que "el coche que usamos como base para las reglas de origen fue el modelo 1991 (cuando se hizo la negociación del tratado). Ver el coche hoy, es 80% diferente, un cerebro de computadora, electrónicos, claro que estamos de acuerdo con todos que tenemos que modernizar el TLCAN para el mejor interés de Norteamérica".

El segundo obstáculo es el mecanismo de resolución de conflictos. En este caso la administración Trump quiere modificar sustancialmente los capítulos 11 y 19 del actual tratado y suprimir los paneles Estado-empresa  que funcionan ahora  en forma tripartita en favor de los tribunales estadounidenses. Estados Unidos estima que así recuperaría una soberanía que le fue conculcada cuando se firmó el acuerdo. El problema es que esto podría implicar que todos los diferendos sean resueltos con base a los marcos de la justicia estadounidense.

Finalmente, está la llamada cláusula "sunset", crepúsculo, por la que el tratado deberá ser revisado cada 5 años, a menos que los tres países estén de acuerdo en continuarlo. Como en los otros dos casos, fue Washington el que presentó la demanda.  México ya aceptó.

Se estima que las conclusiones de esta sexta ronda no serán suficientes para cerrar las negociaciones, por lo que se prevé se anuncie una nueva ronda, seguramente a finales de febrero, a realizarse en México, antes de otro nuevo  intento en marzo en caso que no haya acuerdo.

Primera modificación : 30/01/2018