Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ECONOMIA

Christine Lagarde advierte sobre “nubarrones” que podrían afectar la economía

Saber más

EN FOCO

Caso Dulcie September: ¿quién mató a la representante del ANC?

Saber más

ELLAS HOY

Mai Elka Prado promueve la cultura afrolatina en el continente

Saber más

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Burbujas de aire para combatir la contaminación oceánica

Saber más

LA ENTREVISTA

Gabriella Michetti: "no se puede elegir entre la vida de la madre y del bebé"

Saber más

América Latina

Tillerson en Latinoamérica, un viaje para ajustar relaciones en la era Trump

© Henry Romero / Reuters | El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, baja de su avión mientras llega al hangar presidencial en la Ciudad de México, México, el 1 de febrero de 2018.

Texto por David González

Última modificación : 04/02/2018

El Secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, va por su tercer día de viaje en Latinoamérica en medio de las polémicas de Trump por sus políticas migratorias y la búsqueda de respaldo frente a su postura sobre Venezuela.

El viaje del Secretario de Estado, Rex Tillerson, de los Estados Unidos no tendrá la mejor acogida. Se da en medio de las polémicas del presidente Trump por sus declaraciones sobre la migración, los tratados de libre comercio y su postura sobre Venezuela.

El comienzo del tour en México no fue fácil y hace prever cómo será el resto del viaje. Uno de los principales objetivos de Tillerson es lograr unidad en la región en contra del gobierno de Venezuela de Nicolás Maduro. El secretario habría sugerido que el ejército venezolano podría servir en una “transición pacífica” en ese país. México se distanció de esa postura.

El Ministro de Exteriores mexicano, Luis Videgaray, afirmó en la rueda de prensa junto a Tillerson: “México, en ningún caso, contemplaría el uso de la violencia, interna o externa, para resolver el caso de Venezuela.” Y agregó: “Serán los venezolanos mismos quienes encuentren una ruta pacífica, una solución pacífica a su crisis.”

Otro tema sensible de la visita fue el migratorio. Trump busca endurecer sus políticas migratorias y no se ha detenido en su iniciativa de construir el muro fronterizo. Videgaray le sacó el cuerpo a esa discusión y dijo que el muro no era un tema bilateral a hablar con el secretario.

México, inmerso en las renegociaciones del tratado de comercio TLCAN, se ha cuidado de no debilitar más sus relaciones con Estados Unidos, pero las diferencias entre ambos gobiernos son evidentes.

La visita de Tillerson continuó en Argentina, donde encuentra un ambiente ligeramente favorable. Sin embargo, la política de Trump “América, primero” ha hecho sufrir las exportaciones de biocombustibles, una de las puntas de lanza de la economía gaucha, luego que el presidente estadunidense impusiera una serie de restricciones a la importación del biodiesel argentino.

El canciller argentino, Jorge Faurie, anunció luego de su encuentro con Tillerson que estudia implementar sanciones petroleras a Venezuela para presionar al presidente Maduro. Y dijo: "Al no hacer nada, es también pedir que el pueblo Venezolano siga sufriendo".

El presidente Macri había dicho que iba a reiterarle a Tillerson, que en Venezuela solo es posible una transición democrática. En general, este es el ánimo en América Latina, cuyos gobiernos, más allá de sus posiciones políticas y su relación con Estados Unidos, no apoyarían una intervención contra el gobierno de Nicolás Maduro.

En Perú Tillerson se reunirá con el debilitado presidente Kuczynski. Su objetivo es preparar la cumbre de las Américas e insistir en el tema de Venezuela. Sin embargo, nada hace prever que la postura del gobierno peruano frente al tema de Venezuela vaya a ser distinto que el de sus vecinos.

En Colombia, donde estará el 6 de febrero, Tillerson señalará el asunto del aumento de los cultivos de coca cuando se encuentre con el presidente Juan Manuel Santos. Un tema sensible para los colombianos que adelantan una larga y violenta guerra contra el narcotráfico, la cual, para algunos expertos, como el expresidente Cesar Gaviria, ha resultado ser una lucha fallida.

El tour político de Tillerson concluye el 7 de febrero en Jamaica.

¿La Nueva Doctrina Monroe?

El jueves anterior a la visita, Tillerson había dicho que la controvertida Doctrina Monroe de 1823, una política exterior estadunidense que se resumía en la frase “América para los americanos”, era “tan relevante hoy como el día que fue escrita.”

La doctrina Monroe fue vista por muchos de los países latinoamericanos como un pretexto de los Estados Unidos para intervenir militarmente en la región en pro de su beneficio.  Y no es coincidencia que estas declaraciones y la visita de Tillerson se den en el marco de la creciente influencia de Rusia y China en Latinoamérica.

Mucho antes de que Tillerson llegara a México, el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, se había reunido el mes anterior con miembros de 33 estados latinoamericanos y del Caribe.  Yi los invitó a ser parte de ‘Belt and Road (‘Cinturón y Carretera’) una masiva iniciativa que busca conectar China con sus mercados más lejanos en Asia y Europa y que ahora Beijing aspira extender a Latinoamérica. El plan de infraestructura requiere no solo de enormes cantidades de extracción de materias primas sino de tecnología y telecomunicaciones.

El comercio e inversión de China en la región se ha venido profundizando desde la recesión de 2008. Entre 2015 y 2019, planea 250 mil millones de dólares en inversión directa y llevar el intercambio comercial con Latinoamérica a alrededor de 500 mil millones de dólares. China ya es el mayor socio comercial de Argentina, Brasil, Chile y Perú.

Tillerson desde México también alertó sobre la creciente influencia de Rusia. Incluso sugirió que Rusia había dado señales de interferencia en la carrera presidencial de ese país, así como en varias de las elecciones. Y advirtió “Mi consejo debe ser: pongan atención a lo que está pasando.”

El secretario de Estado desde su alma mater en la Universidad de Austin, había advertido sobre los “riesgos” de los modelos de Rusia y China, los cuales, según él, están basados en los bajos salarios y el desprecio de los derechos humanos. Y dijo: “América Latina no necesita de nuevos poderes imperiales que solo miran por su interés. Estados Unidos es distinto: no buscamos acuerdos a corto plazo con ganancias asimétricas, nosotros buscamos socios".

Primera modificación : 04/02/2018

  • Gira de Tillerson por América Latina

    Rex Tillerson reiteró su preocupación por la situación en Venezuela

    Saber más

  • Tillerson en América Latina

    Rex Tillerson critica la presencia de Rusia en América Latina

    Saber más

COMENTARIOS