Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ECONOMIA

Stacey Cunningham, la mujer que presidirá la Bolsa de Nueva York

Saber más

EN FOCO

La homofobia empeora en Francia

Saber más

ESTO ES FRANCIA

Toulouse: bienvenidos a la "Ciudad Airbus"

Saber más

LA ENTREVISTA

'Timochenko': "al final del Gobierno Santos, el proceso de paz peligra"

Saber más

ECONOMIA

Estados Unidos impone nuevas sanciones al Gobierno de Venezuela

Saber más

Europa

Merkel y los socialdemócratas encaran la reunión final para el acuerdo de gobierno en Alemania

© Hannibal Hanschke, Reuters | La canciller alemana, Angela Merkel, llega a las conversaciones de coalición en la sede de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) en Berlín, Alemania, el 6 de febrero de 2018.

Texto por Federico Cué

Última modificación : 06/02/2018

La canciller y el líder del SPD, Martin Schulz, liman las últimas asperezas para concretar la gran coalición, al cumplirse el plazo de dos días extra acordado entre las partes. Merkel aseguró que las partes deberán hacer “dolorosas concesiones”.

Tras las intensas negociaciones del lunes 5 de febrero, el bloque conservador de la canciller Angela Merkel y el Partido Socialdemócrata (SPD) reanudan las conversaciones en la sede partidaria de la mandataria alemana con el objetivo de conseguir el documento final del acuerdo.

A su llegada al lugar, Merkel reconoció que ambas partes deberán hacer “dolorosas concesiones” para ultimar los detalles y concretar la coalición de gobierno.

“Cuando vemos los movimientos en las bolsas en las últimas horas, vivimos momentos turbulentos y lo que se espera de nosotros como partidos populares es que formemos un gobierno para el bien de la gente, uno que brinde estabilidad”, sostuvo.

Más de cuatro meses después de las elecciones, Merkel aún no ha logrado formar una coalición de gobierno, situación que genera incertidumbre en los socios comerciales de Alemania, en medio de momentos en que Europa afronta múltiples desafíos, como la necesidad de reformar la eurozona y la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Desde ese lugar, Merkel apunta a la necesidad de concretar el acuerdo de los socialdemócratas para poner fin a una incertidumbre política que, incluso, podría desembocar en nuevas elecciones o un gobierno minoritario sin precedentes si los miembros del SPD rechazan el entendimiento.

Por eso, los negociadores de ambas partes coincidieron en que no hay posibilidades de extender las deliberaciones más allá de este 6 de febrero, luego de que se prorrogara por 48 horas la definición prevista para el 4 de febrero.

Los puntos que están frenando el acuerdo entre Merkel y los socialdemócratas

Las dos reivindicaciones que reclama el Partido Socialdemócrata y provocaron el atasco de las conversaciones son acabar con los contratos temporales injustificados y garantizar la igualdad de trato en la asistencia sanitaria pública y privada.

Estos dos puntos no pudieron ser saldados el lunes 5 de febrero y despiertan mayores resistencias en la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y su ala bávara de la Unión Socialcristiana (CSU).

El 5 de febrero, Schulz celebró el acuerdo en política europea, uno de los aspectos que más disputó desde que se vio forzado a entrar en las conversaciones para formar gobierno con Merkel, luego de haber rechazado esa posibilidad de plano durante la campaña electoral.

“Hemos logrado más inversiones, un presupuesto de inversiones para la eurozona y el final de la política de la austeridad”, anunció a través de las redes sociales, sin precisar las medidas concretas que se incluirán en el documento final.

Según señaló, ambas partes comparten la idea de que Alemania “sólo tendrá un buen futuro en una Europa fuerte y unida”, y existe ahora una “verdadera oportunidad” de trabajar junto a Francia por una “Europa más democrática, más social y más capaz de actuar”.

Hasta el momento, algunos de los principales acuerdos fueron inversiones millonarias para facilitar el acceso a la vivienda, estabilidad para las pensiones o mejoras en la atención a la dependencia.

Entre los puntos cuestionados por los socialdemócratas está el compromiso alcanzado en política migratoria, en el que los conservadores bávaros defendieron la necesidad de endurecer las leyes, y el pacto en el área medioambiental, que es criticado por los ecologistas.

La presentación del acuerdo formal que se haría este martes 6 de febrero no implicaría necesariamente la formación del gobierno de coalición. El SPD deberá someter ese documento final al escrutinio de sus cerca de 440 mil afiliados.

Esa consulta es vinculante y abre la puerta a que los sectores del partido reticentes al acuerdo puedan luchar contra él. Por caso, el ala joven del partido prometió hacer campaña contra la alianza.

El objetivo tanto de Merkel como de Schulz es demostrar que varias de las promesas electorales de los socialdemócratas se ven reflejadas en el acuerdo final para convencer a los militantes que aún ven con escepticismo la formación de la gran coalición de gobierno, que se concretaría por tercera vez.

Con EFE y Reuters

Primera modificación : 06/02/2018

  • Gobierno en Alemania

    Congreso del SPD en Alemania da luz verde a negociaciones con Angela Merkel

    Saber más

  • Política europea

    Alemania y la incertidumbre ante la votación por la cuarta “gran coalición”

    Saber más

  • Coalición en Alemania

    Merkel y Schulz encaminan una nueva coalición para gobernar Alemania

    Saber más

COMENTARIOS