Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ECONOMIA

Xi Jinping inició gira por Medio Oriente y África

Saber más

REPORTEROS

Yibuti, bajo la influencia del khat

Saber más

LA ENTREVISTA

Director de la FAO: "el hambre y la paz están estrechamente vinculados"

Saber más

ECONOMIA

Trump analiza la posibilidad de establecer un acuerdo bilateral de comercio con México

Saber más

EN FOCO

El síndrome de Asperger, ¿un activo en el mundo del trabajo?

Saber más

Medio Ambiente

Murió el último rinoceronte blanco del norte macho del mundo

© Thomas Mukoya / Reuters | El último rinoceronte blanco del norte macho sobreviviente llamado "Sudán" pasó sus últimos días en la reserva de Laikipia, en Kenia.

Texto por Federico Cué Barberena

Última modificación : 21/03/2018

El animal de 45 años, llamado Sudán, debió ser sometido a una eutanasia en Kenia debido al rápido deterioro de su estado de salud. Sólo quedan dos hembras de esa subespecie vivas en el planeta. Los científicos aún esperan evitar su extinción.

Según informó la organización Ol Pejeta Conservancy, la decisión de sacrificar al último rinoceronte blanco del norte macho del mundo fue tomada por funcionarios de vida silvestre y antiguos cuidadores del animal dada la precaria situación del espécimen.

Sudán estaba siendo tratado por complicaciones relacionadas con su avanzada edad que habían afectado sus músculos y huesos y también le habían causado extensas heridas en la piel.

El rinoceronte había pasado dos semanas, a fines de febrero y principios de marzo, tumbado en su corral debido a que no podía caminar por una herida profunda en su pata trasera derecha.

De acuerdo al comunicado emitido por Ol Pejeta el 19 de marzo, la condición de Sudán “empeoró significativamente en las últimas 24 horas, no podía ponerse de pie y sufría mucho”. Por ese motivo, la entidad explicó que “el equipo veterinario del zoológico de Dvur Králové, Ol Pejeta y el Servicio de Vida Silvestre de Kenia tomaron la decisión de practicar la eutanasia”.

En su declaración, la organización conservacionista destacó que “Sudán será recordado por su memorable e inusual vida”. Este ejemplar logró sobrevivir a la extinción de su especie en los años ’70 y fue trasladado al zoológico de Dvur Králové, en República Checa.

Sobre el final de su vida, regresó a la reserva natural de Laikipia, en el centro-oeste de Kenia, unos 250 kilómetros al norte de Nairobi, bajo la custodia de Ol Pejeta Conservancy. Allí vivía junto a las últimas dos hembras de la misma especie: Najin, de 27 años, y Fatu, de 17 años.

Tras fracasar en los intentos de lograr que se apareara naturalmente, los conservacionistas apostaron el año pasado por colocar a Sudán en la aplicación móvil de citas Tinder, con el objetivo de recaudar suficiente dinero para pagar un tratamiento de fertilidad asistida de 9 millones de dólares.

“Soy único. Soy el último rinoceronte blanco macho en el planeta Tierra. No quiero parecer un aprovechado, pero el destino de mi especie depende, literalmente, de mí. Actúo bien bajo presión. Mido 1,82 metros y peso 2.267 kilos, por si esto importa”, describía Sudán en su perfil.

Los últimos intentos de salvar a una especie diezmada por la caza furtiva

A pesar de la muerte de Sudán, los conservacionistas mantienen las esperanzas de salvar a la subespecie. Ol Pejeta informó que recogió el material genético del rinoceronte blanco del norte macho y podría usarse en el futuro para intentar la reproducción del espécimen. Los científicos también están explorando formas de realizar la fertilización in vitro.

“La única esperanza para la preservación de esta subespecie ahora radica en desarrollar técnicas de fertilización in vitro utilizando huevos de las dos hembras restantes, semen de rinoceronte blanco del norte almacenado de los machos y las hembras subrogadas del rinoceronte blanco del sur”, explicó la organización.

La caza furtiva es la principal causa de la drástica reducción del número de rinocerontes blancos del norte. Los cuernos de estos animales valen alrededor de 50 mil dólares por kilo, lo que los convierte en más valiosos que el oro.

De momento, miles de rinocerontes blancos del sur permanecen por las llanuras del África subsahariana y pueden ser de utilidad para lograr la conservación del espécimen del norte.

Kenia tenía 20 mil rinocerontes en la década del ‘70, pero para los años ’90, la población cayó a sólo 400. En la actualidad cuenta con 650, de los cuales la gran mayoría son rinocerontes negros.

Con Reuters y EFE

Primera modificación : 20/03/2018