Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

EN FOCO

Caso Dulcie September: ¿quién mató a la representante del ANC?

Saber más

ELLAS HOY

Mai Elka Prado promueve la cultura afrolatina en el continente

Saber más

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Burbujas de aire para combatir la contaminación oceánica

Saber más

LA ENTREVISTA

Gabriella Michetti: "no se puede elegir entre la vida de la madre y del bebé"

Saber más

MODA

La Semana de la Moda de Túnez, liberación para el cuerpo y la mente

Saber más

El presidente surcoreano Moon quiere un tratado de paz intercoreano

© POOL/AFP/Archivos / Por Sunghee Hwang | El presidente surcoreano Moon Jae-in, el 23 de marzo de 2018 en Hanói

SEÚL (AFP) - 

El presidente surcoreano Moon Jae-in declaró el jueves que se tenía que buscar un tratado de paz para poner fin oficialmente a la Guerra de Corea, a pocos días de una cumbre con el dirigente norcoreano Kim Jong Un.

La contienda bélica (1950-53) terminó con un armisticio en vez de un tratado, de modo que las dos partes se encuentran técnicamente en guerra. La zona desmilitarizada, que divide la península y donde tendrá lugar la cumbre intercoreana el 27 de abril, está atestada de minas.

"El armisticio que se viene arrastrando desde hace 65 años debe tocar a su fin", dijo Moon a representantes de empresas de medios de comunicación. "Hay que buscar la firma de un tratado de paz una vez declarado el final de la guerra".

Moon supedita sin embargo un eventual tratado de paz a que el Norte abandone sus programas militares nuclear y balístico.

"Si la cumbre intercoreana y la cumbre entre Corea del Norte y Estados Unidos desembocan en la desnuclearización, creo que no será demasiado difícil hallar acuerdos prácticos en el sentido amplio sobre un régimen de paz, la normalización de las relaciones entre el Norte y Estados Unidos o una ayuda internacional para mejorar la economía norcoreana", declaró.

El encuentro entre Kim y Moon será el punto culminante de un acercamiento diplomático en la península desde los Juegos Olímpicos de Invierno organizados en Corea del Sur, y el preludio de una cumbre histórica entre Kim y el presidente estadounidense Donald Trump.

Trump advirtió no obstante que anulará la reunión si considera que no será fructífera.

- ¿Desnuclearización? -

"Si pensara que este encuentro no va a ser fructífero, no iríamos, y cuando esté ahí, si no es fructífero, me iré respetuosamente", aseguró Trump el miércoles.

Saber si Pyongyang está dispuesto a renunciar a sus programas atómicos es crucial para el mandatario.

El Norte siempre ha alegado que necesita el arma atómica para protegerse de una invasión estadounidense. Pero tanto responsables surcoreanos como chinos hicieron saber que Kim se declaró preparado para la desnuclearización de la península. Se trata en realidad de una fórmula que establece la retirada de las tropas estadounidenses y el fin de la protección mediante el escudo nuclear a su aliado surcoreano.

Washington insiste por su parte en la desnuclearización total de Corea del Norte, de forma verificable e irreversible.

"Por ahora, Corea del Norte muestra a la comunidad internacional una disposición a la desnuclearización total", prosiguió Moon. Pero, advirtió "es demasiado pronto para garantizar el éxito del diálogo" que solo podrá tener lugar "después de una cumbre Estados Unidos-Corea del Norte exitosa".

La agencia oficial norcoreana KCNA anunció además que el Partido de los Trabajadores, el partido único en el poder, se reuniría en sesión plenaria el viernes para tomar decisiones clave.

La agencia no precisó sin embargo de qué tipo de decisiones se trataba, y simplemente explicó que el partido abordaría una "nueva etapa" en un "período histórico importante de la revolución coreana en desarrollo".

Según los analistas, Pyongyang podría en esta ocasión anunciar giros en su política hacia Estados Unidos.

Corea del Norte "necesita una explicación lógica y una justificación para modificar las relaciones con su 'enemigo estadounidense' en las que están sumidos los norcoreanos en los últimos 70 años", considera Kim Dong-yub, investigador en el Instituto de Estudios de Extremo Oriente de la Universidad de Kyungnam.

"Parece que están dispuestos a hacerlo", asegura este especialista.

Por Sunghee Hwang

© 2018 AFP