Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

LOS OBSERVADORES

El 'lado feo' de Estambul

Saber más

AQUÍ AMÉRICA

Brasil conmemora los 130 años de la abolición de la esclavitud

Saber más

ÁFRICA 7 DÍAS

Festival de Cine Africano de Tarifa une a Europa y África por medio del cine

Saber más

ECONOMIA

FMI analiza otorgar fondos a Argentina por encima de los límites normales

Saber más

REPORTEROS

Yemen, una guerra a puertas cerradas

Saber más

Los negros británicos ven con esperanzas la boda de Enrique y Markle

© AFP/Archivos / Por James PHEBY | Meghan Markle, prometida del príncipe Enrique de Inglaterra, visita la emisora de radio comunitaria 107.3 FM en Brixton, en el suroeste de Londres, el 9 de enero de 2018

LONDRES (AFP) - 

Con la llegada de Meghan Markle a la familia real británica a la vuelta de la esquina, la tendera caribeña Esme Thaw explicó lo que significa para ella y sus clientes: "nos da sentido de pertenencia".

Markle se convertirá el sábado en la primera persona mulata en la familia real en los tiempos modernos, cuando se case con el príncipe Enrique. En el mercado del barrio de Brixton, en Londres, hay esperanzas de que la boda significará otro paso hacia una sociedad más abierta.

"Está muy bien que esta persona llegue a la familia real, nos da sentido de pertenencia. Podemos aceptarnos los unos a los otros, como seres humanos", explicó Esme detrás de su mostrador.

"No tenemos que sentirnos negros y blancos, hay que acabar con eso. Hay que mirar a los otros sólo como seres humanos". dijo.

Brixton ha sido históricamente el centro de la comunidad afrocaribeña británica, una capitalidad que empezó con la "generación Windrush" de posguerra, bautizada con el nombre del barco que trajo la primera oleada de inmigrantes jamaicanos a Londres, en 1948.

En una de sus primeras apariciones públicas, en enero, la pareja fue aclamada en Brixton al grito de "¡os queremos!" cuando visitaron una emisora musical de radio del barrio.

- Sanando heridas -

La generación "Windrush" llegó a los titulares en las últimas semanas cuando se supo que algunos de sus miembros llegados del Caribe cuando eran niños -y cuando sus países eran parte del Imperio británico- fueron deportados o amenazados con ello al no poder demostrar administrativamente que llegaron legalmente.

Mary Wilson, de 51 años, que hacía sus compras en el mercado, dijo que este asunto "hizo tambalear" su fe en el país, y espera que la boda ayude a sanar heridas.

"Conozco a alguien a quien afectó personalmente. Llegó a la escuela aquí cuando tenía 10 años pero no encontraban ningún registro suyo".

"Tiene hijos, su mujer se suicidó, ha tenido que lidiar con mucho. Descubrir que el gobierno no te va a dar ningún apoyo fue repugnante", añadió, sobre un escándalo que provocó la dimisión de la ministra de Interior, Amber Rudd.

"Esperemos que la boda mejore el ambiente, para que la gente piense que la llegada de Meghan a la familia real podría abrir una puerta a los negros caribeños".

- Markle, un modelo -

Wilson estimó que Markle ya se ha convertido en un modelo positivo para las chicas negras del país.

"Viene a decirles que hoy en día, (...) si te concentras y trabajas duro, puedes conseguir lo que quieras", explicó.

Merlene Anderson, que estaba abriendo su puesto de barbacoa jamaicana cerca de la plaza Windrush, estimó que la boda tiene algo de simbólico.

Históricamente, "los europeos eran los que se entrometían en las vidas de otros".

"Es hora de sentarse a ver cómo uno de nuestros hermanos de sangre se involucra en la vida de los blancos, en aquello que más aprecian, que es la realeza y el dinero", constató.

Anderson instalará una televisión en su puesto el sábado para ver la boda.

"Pero no es un asunto de blancos y negros, es un tema de ellos, les deseo que sean felices", añadió.

- El espíritu de Diana -

La tendera Esme, que va recibiendo de sus clientes las noticias de la boda del sábado, alabó a Enrique por ayudar a derribar barreras, acordándose de su madre, Diana de Gales.

"Sin importar la raza de la gente, los abraza como hacía su madre", explicó.

Wilson verá la boda en casa con "una buena copa de vino Chardonnay". También recuerda con cariño a la madre de Enrique, que murió cuando él era un niño.

"Nunca fui una entusiasta de la familia real, pero cuando la princesa Diana apareció, me interesé", recordó.

"Su muerte me rompió el corazón. Se ve que su espíritu sobrevivió".

Por James PHEBY

© 2018 AFP