Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

REVISTA DIGITAL

Medios independientes en América Latina, la otra alternativa para informarse

Saber más

ECONOMIA

Xi Jinping inició gira por Medio Oriente y África

Saber más

REPORTEROS

Yibuti, bajo la influencia del khat

Saber más

LA ENTREVISTA

Director de la FAO: "el hambre y la paz están estrechamente vinculados"

Saber más

ECONOMIA

Trump analiza la posibilidad de establecer un acuerdo bilateral de comercio con México

Saber más

Economía y Tecnología

El FMI concede a Argentina un préstamo de 50.000 millones de dólares

Texto por Janira Gómez Muñoz

Última modificación : 09/06/2018

El Fondo Monetario Internacional otorgó este crédito, tras semanas de negociaciones por el debilitamiento de la moneda y la salida de inversionistas del país. A cambio, el Gobierno de Macri tendrá la tarea de reducir el déficit y la inflación.

Después de semanas de negociaciones, el Gobierno de Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) llegaron este jueves 7 de junio a un acuerdo mediante el cual la organización se compromete a otorgar un préstamo de 50.000 millones de dólares, a desembolsar en tres años, a cambio de que el país reduzca el déficit y la inflación. Se trata de una línea de crédito en la modalidad "Stand-By", lo que significa que debe ser aprobado por el Directorio Ejecutivo del FMI.

Así lo transmitieron desde Buenos Aires el ministro argentino de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, tras la reunión de la junta del FMI en Washington.

“Estamos muy contentos porque nos va a permitir seguir recorriendo el camino hacia el equilibrio fiscal y finalmente desterrar este problema que tuvo Argentina durante 70 años, con algunas interrupciones breves, en los cuales gastó más de lo que ingresó y eso terminó en deuda y ‘defaults’”, dijo Dujovne.

Un préstamo rechazado por parte de la sociedad

Fue a principios de mayo cuando la nación solicitó ayuda al FMI, en pleno contexto de crisis por el debilitamiento de su moneda y el éxodo de inversionistas. Según alega el Gobierno, se ha recurrido a buscar financiación para proporcionar seguridad y evitar la crisis de 1998 y 2002. El plan “es consistente y sostenible económica, social y políticamente”.

Las metas de inflación son del 17% para 2019, 13% para 2020 y 9% para 2021. No obstante, cientos de argentinos salieron a las calles en rechazo de este plan económico, cuya tasa de interés será variable y dependerá de la evolución del derecho de giro, mientras que los desembolsos se harán en ocho cuotas trimestrales.

La razón de esta negativa es que desde 1956 hasta 2006, Argentina ha estado atada al organismo multilateral. 38 años bajo acuerdos que se suponía debían ser una excepcionalidad y que para muchos fueron “ajustes salvajes” por las condiciones que imponían.

BID, BM y CAF se suman al préstamo argentino

La economía argentina recibirá además de este préstamo una inyección de un total de 5.650 millones de dólares provenientes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM) y CAF-Banco de Desarrollo de América Latina (de los cuales dieron respectivamente 2.500 millones, 1.750 millones y 1.400 millones).

“Estos recursos duplican el desembolso anual de estos organismos en Argentina, acompañan el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y amplían la disponibilidad de financiamiento”, sentenció el Gobierno de Mauricio Macri.

En el caso de estos entes, las líneas de crédito serán de “rápido desembolso” y “adicionales a los programas existentes” se desembolsarán durante los próximos dos años. A Argentina le toca ahora reducir su déficit fiscal al 1,3% del producto interior bruto en 2019 y aún más reconciliar a su sociedad con una economía acostumbrada al desvarío del peso.

Con Reuters y EFE

Primera modificación : 08/06/2018