Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ECONOMIA

Kevin Hassett: “Estados Unidos soportará los golpes en una guerra comercial”

Saber más

MODA

El festival francés de Hyères despierta las conciencias

Saber más

EN FOCO

Camerún: la caída del grupo Rougier, ¿buenas noticias para los pigmeos Baka?

Saber más

EN FOCO

El CBD o "cannabis legal": entre las esperanzas médicas y el impulso empresarial

Saber más

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Gracias a la realidad virtual, las salas de urgencia ya no serán una pesadilla

Saber más

España quiere cerrar el "tanatorio" del sismo Lopetegui

© AFP / Por Rosa SULLEIRO | El DT de España, Fernando Hierro (I) y su capitán, Sergio Ramos, arriban al estadio Olímpico Fisht, en Sochi, el 14 de junio de 2018 para la conferencia de prensa previa al partido contra Portugal por la primera fecha del Grupo B del Mundial de Rusia-2018

SOCHI (RUSIA) (AFP) - 

En su primera comparecencia tras el terremoto Lopetegui, el capitán de España, Sergio Ramos, pidió superar la polémica que ha dinamitado el inicio del Mundial de Rusia-2018 de una de las grandes favoritas, y confió en que el grupo saldrá reforzado del caos de las últimas 48 horas.

"Me gustaría despedir esta rueda de prensa con una sonrisa porque parece que estamos en un tanatorio, y mañana empezamos una Copa del Mundo y eso es maravilloso", lanzó al final de su esperada comparecencia en el estadio de Sochi, previa al España-Portugal del viernes en la apertura del Grupo B.

A su lado, el nuevo seleccionador de urgencia, Fernando Hierro, soltaba una carcajada pese al semblante cansado de quien apenas suma horas de sueño.

La apacible preparación de una España que llegaba a Rusia invicta de la mano de Julen Lopetegui saltó por los aires el martes, cuando el Real Madrid anunció su fichaje para la próxima temporada.

Menos de 24 horas después, el seleccionador era despedido detonando en la 'Roja' una crisis histórica.

Pero, según Ramos, los tensos momentos vividos en Rusia no han dividido a un grupo que venía lanzado.

"No hay ninguna grieta, cada uno somos de nuestra madre y pensamos distinto, pero la idea colectiva es la misma: ir a por el Mundial y eso no lo va cambiar nadie ni nada", aseguró.

"A nivel personal sí te puedo decir que fue un momento muy delicado, a unos les dará más o menos pena. Pero los problemas siempre son una oportunidad para crecer y esto nos va a hacer más fuertes, estar más unidos y valorar más estar en un Mundial", continuó.

Líder y pilar fundamental del Real Madrid, Ramos afirmó que por su posición tuvo más información que otros compañeros sobre esta operación que envolvía también a su club, representado en la concentración por otros cinco jugadores.

"Obviamente cuando eres capitán te toca saber algo más de la cuenta en situaciones de mayor repercusión, nosotros podemos opinar, pero las decisiones son de otros", subrayó.

A punto de arrancar su primer Mundial como capitán, Ramos no escondió su aprecio personal por quien a partir de julio será nuevo técnico en el Real Madrid, y por su marcha prematura del grupo que él mismo diseñó.

"Julen también va ser parte de lo que pase en esta Copa y ahora cuanto antes estemos centrados en lo que tenemos que hacer, mucho mejor. Pero la ilusión, la ambición no la va a cambiar nada, ni nadie. Por encima de un país no puede estar ningún nombre propio", añadió.

- Del despacho al banquillo -

Pero, mientras un todavía conmocionado Lopetegui era presentado en el Santiago Bernabeu, la selección que él mismo construyó durante dos años ultimaba los detalles de su partido más importante.

Una final, en palabras de su nuevo entrenador.

"Entiendo que tenemos tres grandes finales. La primera es la de mañana, y nos quedan dos más (por los partidos contra Irán el día 20, y ante Marruecos el 25). A partir de ahí, vendrá lo que nos ganemos en el campo con nuestro rendimiento", dijo Hierro.

Y, sin apenas tiempo para sacarse el traje de director deportivo con el que aterrizó hace una semana a Rusia, su Roja de preparación relámpago no tendrá apenas diferencias con la que dejó Lopetegui.

"Es imposible cambiar en estos dos días. Sí se verá la España reconocible, la España que quiere jugar bien, que quiere ser protagonista. Nuestras características las tenemos muy claras", afirmó.

"No vamos a cambiar un ápice de nuestras virtudes. La selección lleva jugando muy bien al fútbol mucho tiempo", añadió.

Es ese carácter reconocible que le dio dos Eurocopas (2008 y 2012) y un Mundial (2010) en cuatro años el que hace que en Portugal no se fíen de esta Roja en crisis.

"España tiene su estilo desde hace una década, no creo que haya ninguna sorpresa", afirmó el seleccionador luso Fernando Santos.

Eso sí, su Portugal -que viene de ganar la Eurocopa de Francia 2016- piensa dar batalla en lo que definió como "un gran clásico del fútbol".

"Estamos preparados y con esperanzas de ganar. No queremos ser arrogantes, pero somos competentes", aseguró.

La cita, el viernes a las 21H00 locales (18H00 GMT) en la veraniega noche de la costera Sochi. Todo el mundo estará mirando.

Por Rosa SULLEIRO

© 2018 AFP