Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ECONOMIA

Economía de Brasil se contrae durante segundo trimestre de 2018

Saber más

LA ENTREVISTA

Sara Curruchich: "canto para reivindicar la tradición musical de nuestros pueblos indígenas"

Saber más

BOLETO DE VUELTA

Perú: ¿qué queda de la guerrilla de Sendero Luminoso?

Saber más

MEDIO AMBIENTE

The New York Times Magazine: el cambio climático es "la crisis de la humanidad"

Saber más

ELLAS HOY

Día Internacional de la mujer afrolatina y de la mujer africana

Saber más

Supremo brasileño prohíbe los interrogatorios forzosos, claves en la "Lava Jato"

© AFP | Los interrogatorios forzosos se han usado 227 veces desde el inicio de la operación en 2014, ayudando a colocar entre rejas a más de un centenar de poderosos políticos e importantes empresarios, según la Agencia Brasil

BRASILIA (AFP) - 

La corte suprema de Brasil prohibió este jueves los interrogatorios forzosos de investigados e imputados, un recurso clave de la operación anticorrupción "Lava Jato" que llegó a ser aplicado en 2016 al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Por 6 votos a 5, los jueces del Supremo Tribunal Federal (STF) decidieron que esa práctica debe dejar de utilizarse por considerarla inconstitucional, pero remarcaron que la decisión no tiene efectos retroactivos.

La votación atendía dos acciones planteadas por el Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) de Lula y por la Orden de Abogados de Brasil (OAB).

El fallo supone un nuevo revés para los fiscales y jueces de la "Lava Jato", que han recurrido a controvertidos métodos -como los interrogatorios forzosos, las delaciones premiadas y las prisiones preventivas- para llevar adelante la mayor investigación de corrupción de la historia de Brasil.

Según la estatal Agencia Brasil, los interrogatorios forzosos se han usado 227 veces desde el inicio de la operación en 2014, ayudando a colocar entre rejas a más de un centenar de poderosos políticos e importantes empresarios.

El más sonado de todos se produjo el 4 de marzo de 2016, poco antes del impeachment de la presidenta Dilma Rousseff, cuando Lula fue conducido a la fuerza por la Policía Federal a un interrogatorio ordenado por el juez Sergio Moro después del registro de su domicilio en Sao Bernardo do Campo, Sao Paulo.

El exmandatario (2003-2010), que se declara inocente y víctima de un complot para que no pueda volver a dirigir el país, cumple una pena de 12 años y un mes de prisión por corrupción y lavado de dinero desde el pasado 7 de abril.

© 2018 AFP