Campaña electoral en Costa de Marfil inicia bajo un llamado al boicot

Un funcionario de la Comisión Electoral de Costa de Marfil sostiene tarjetas de votación el 14 de octubre de 2020 en Abidján, antes de las elecciones presidenciales que se celebrarán el 31 de octubre de 2020.
Un funcionario de la Comisión Electoral de Costa de Marfil sostiene tarjetas de votación el 14 de octubre de 2020 en Abidján, antes de las elecciones presidenciales que se celebrarán el 31 de octubre de 2020. © Issouf Sanogo / AFP

En Costa de Marfil, la campaña electoral para las presidenciales del 31 de octubre inició en un contexto tenso. La oposición fustiga la candidatura del presidente saliente, Alassane Ouattara, que se hizo posible por la aprobación del Consejo Constitucional. Una situación que los opositores denuncian.

Anuncios

La campaña electoral para las presidenciales del 31 de octubre en Costa de Marfil ya arrancó. El presidente saliente, Alassane Ouattara, se postula para un controvertido tercer mandato. El experimentado político se enfrenta a una oposición que llamó a la “desobediencia civil” y al boicot en un contexto tenso. 

Los dos candidatos principales de la oposición llamaron el jueves a sus militantes al “boicot activo” del “proceso electoral”, durante una conferencia de prensa del antiguo primer ministro Pascal Affi N’Guessan y del antiguo presidente Henri Konan Bédié, ambos candidatos. 

“Decidimos informar de manera solemne al pueblo de Costa de Marfil que el proceso electoral en curso no nos concierne de ninguna manera (…) que este proceso electoral es ilegal”, declaró Pascal Affi N’Guessan. “Invitamos a nuestros militantes (…) a aplicar la orden de boicot activo por todos los medios legales a su disposición, con el fin de que el poder actual acepte convocar el conjunto de las fuerzas políticas nacionales para encontrar soluciones aceptables a todas las reivindicaciones (de la oposición)".

El político les pidió a los militantes “abstenerse de participar, tanto en lo que concierne la distribución de cartillas electorales como en lo que concierne la campaña electoral”;  “bloquear el golpe de Estado electoral que el presidente Alassane Ouattara se prepara para cometer" e “impedir la realización de toda operación relacionada con el escrutinio”. 

Sin embargo, Pascal Affi N’Guessan no precisó si el boicot involucraba la campaña o el escrutinio, dejando lugar a dudas. Los dos hombres no contestaron a las preguntas pero prometieron realizar una conferencia de prensa el viernes. 

Cuarenta candidaturas rechazadas

Hay splo cuatro candidatos en liza. Alassane Ouattara, 78 años, el antiguo presidente Henri Konan Bédié, 86 años, y dos outsiders, Pascal Affi N’Guessan (antiguo Primer ministro de Laurent Gbagbo) y el antiguo diputado Kouadio Konan Bertin. 

En efecto, el consejo constitucional marfileño rechazó 40 de las 44 candidaturas, entre las cuales estaban las dos figuras de la política marfileña, el antiguo presidente Laurent Gbagbo, en libertad condicional en Bélgica tras su absolución en primera instancia por la Corte Penal Internacional, y Guillame Soro, antiguo jefe de la rebelión de los años 2000 y exprimer ministro, que vive en Francia para escapar a las persecuciones judiciales lanzadas en su contra en Costa de Marfil. 

La oposición repudia el “abuso de poder” de Alassane Ouattara

Elegido en 2010 y reelegido en 2015, Alassane Ouattara anunció en marzo que renunciaba a postularse para un tercer mandato, antes de cambiar de opinión en agosto, tras el fallecimiento de su sucesor designado, el primer ministro Amadou Gon Coulibaly.

La ley marfileña prevé un máximo de dos mandatos, pero el Consejo Constitucional estimó que con la nueva Constitución de 2016, el conteo de los mandatos de Alassane Ouattara volvía a quedar en cero, algo que la oposición rebate con vehemencia. 

El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, saluda a sus seguidores durante la ceremonia de inauguración del nuevo estadio olímpico el 3 de octubre de 2020.
El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, saluda a sus seguidores durante la ceremonia de inauguración del nuevo estadio olímpico el 3 de octubre de 2020. © Issouf Sanogo / AFP

Una quincena de personas murieron en agosto durante hechos violentos que ocurrieron en el marco del anuncio de su candidatura y unos altercados tuvieron lugar en varias localidades, tras el anuncio del Consejo Constitucional de la lista de candidatos escogidos para el escrutinio. 

La oposición, que acusa de parcialidad a la Comisión Electoral Independiente (CEI) y al Consejo Constitucional, deja lugar a dudas sobre un boicot desde hace semanas. 

La participación de unos 7,5 millones de electores en ese país de 25 millones de habitantes, primer productor mundial de cacao, será una de las claves de la elección. A muchos observadores les preocupa una fuerte abstención en un país donde la edad promedio es de 18,7 años, mientras que los dos candidatos principales dominan la escena política desde tres décadas. 

Múltiples observadores temen una crisis pre-electoral o post-electoral, diez años después de la de 2010-2011 que dejó 3.000 muertos y hundió al país en el caos.

Signo de la inquietud general, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao), la Unión Africana (UA) y las Naciones Unidas enviaron a toda prisa una misión que expresó su “viva preocupación”, resaltando que “los discursos de odio con aires comunitarios desafortunadamente se han añadido al campo de la competencia política”. 

La organización de prevención de conflictos International Crisis Group (ICG) recomienda “un corto aplazamiento de la elección” que “ofrecería una oportunidad (…) para saldar el conflicto que hace improbable la organización de una elección tranquila y transparente el 31 de octubre”. 

 

Este artículo fue adaptado de su original en francés 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24