Saltar al contenido principal

Guinea vota a su próximo presidente en unas elecciones con alto riesgo de violencia

Electores guineanos hacen fila en un centro de votación de la capital Conakri, en Guinea, el 18 de octubre de 2020.
Electores guineanos hacen fila en un centro de votación de la capital Conakri, en Guinea, el 18 de octubre de 2020. © John Wessels / AFP

Los guineanos iniciaron este domingo la primera vuelta presidencial, en un proceso electoral cuyo final se ignora y se teme a partes iguales. Por un lado, no todos ven con buenos ojos un tercer mandato del presidente saliente Alpha Condé, contra el que se ha manifestado a lo largo del último año. Mientras que la exasperación pesa, en uno de los países más pobres del mundo. Doce candidatos y un fuerte mensaje étnico definen la jornada, enmarcada en un ciclo de comicios en África del Oeste u Occidental. 

Anuncios

Dentro del ciclo electoral en África del Oeste, este domingo es el turno de Guinea. El país −antes reconocido como Guinea-Conakri− abrió hasta media hora antes de las ocho de la mañana las mesas de votación, para recibir en esta primera vuelta de comicios presidenciales a algo más de 5,3 millones de guineanos. En ellos, en más de 15.000 colegios electorales, está la elección del próximo presidente, aún cuando el saliente Alpha Condé desea fervientemente un tercer mandato.

Este es sin duda el rasgo de esta cita en las urnas, y lo que más inquieta al resto de países de la comunidad internacional. Tras un año entero de manifestaciones contra este hipotético mandato de Condé −en las que han fallecido decenas de personas−, y tras una campaña más que febril, se teme una escalada de la tensión que genere más violencia. Variados son al menos los ejemplos.

De la noche del jueves al viernes, un coronel fue asesinado en el campo militar de la localidad de Kindia (a cientos de kilómetros de la capital Conakri), mientras que el viernes las fuerzas de seguridad bloquearon con barricadas las rutas de acceso al centro capitalino sin dar explicaciones.

En el país es habitual que la confrontación o instrumentalización de las cuestiones étnicas caldeen el ambiente previo a las elecciones. No obstante, en estos días ha habido varios ataques personales, obstrucciones y robos con heridos, tanto del lado de los partidarios de Condé como de los pro Cellou Dalein Diallo.

Doce candidatos frente a una gran exasperación

En este ambiente, los electores están invitados a elegir entre doce candidatos. Si bien, no es ninguna sorpresa que dos son los favoritos: el propio Alpha Condé y el líder Dalein Diallo, de la opositora Unión de Fuerzas Democráticas de Guinea. Lo curioso es que este es el tercer pulso en el que se enfrentan, luego de haber sido contrincantes en 2010 y 2015. Las dos veces el ganador fue, por supuesto, Condé.

El presidente guineano Alpha Condé, fotografiado en Washington, EE. UU., el 13 de septiembre de 2019.
El presidente guineano Alpha Condé, fotografiado en Washington, EE. UU., el 13 de septiembre de 2019. © Pablo Martinez Monsivais / AP

Ese podría ser su talón de Aquiles, ya que el líder de 82 años está convencido de que nadie está a la altura del cargo como él. Cuando, en paralelo, Dalein Diallo de 68 años, además de economista y exprimer ministro (en 2004-2006), siente que su turno como mandatario ha llegado. Condé logró el viernes −último día de campaña− que miles de partidarios cubrieran de amarillo, el color de su partido, el gran estadio 28-Septiembre. Pero Dalein Diallo no se quedó atrás en su regreso a Conakri, con una marea de seguidores en un viernes en el que no preveía ningún mitin.  

El primero y actual presidente ha prometido favorecer la paridad, dar más apoyo a la juventud, desarrollar las localidades mineras y mejorar la vida de los guineanos con un buen suministro de agua y electricidad. Entre las promesas de Dalein Diallo están la construcción y modernización de las infraestructuras, la inversión agrícola y la creación de empleo para los jóvenes.

Si ninguno de estos candidatos obtiene la mayoría absoluta, deberá celebrarse una segunda vuelta en el decimocuarto día después de los resultados, es decir, sobre el 24 de noviembre, de acuerdo a la agencia AFP. Tal vez un proceso de recuento que angustia incluso más a los guineanos −faltos de consenso en el censo y por la división étnica de la campaña− porque puede durar días, puede que se den resultados cerrados o que haya sospechas de fraude, dando pie a un estallido.

Esto cuando, al final, sea Condé, Dalein Diallo u otro, el sentimiento común es la exasperación, en un país que es de los más pobres del mundo (está en el puesto 174 de 189 del Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas), a pesar de sus riquezas mineras, agrícolas e hidráulicas, además de sus reservas de bauxita, que han atraído en los últimos años a inversores de China, Rusia Francia o Emiratos Árabes. Por eso pesa, y se ha manifestado contra Condé, que legalmente no debería presentarse ni asumir un tercer mandato, ya que solo se puede gobernar durante seis años, pudiendo renovar el cargo una vez.

Condé y los retrocesos democráticos bajo la idea de "modernizar el país"

Así lo permite y lo limita la Constitución guineana, que bien ha sabido transformar antes de esta fecha. El pasado 22 de marzo, Alpha Condé celebró, junto a comicios legislativos, un referendo para generar una nueva Constitución. Esta se aprobó por el 91,5% de los votos, y en ella se apoya el presidente, que considera que los años de poder anteriores a dicho cambio no deben tenerse en cuenta, porque el contador vuelve técnicamente a cero.

Ante esta visión difiere parte de la ciudadania y la sociedad civil, que desde hace un año llena las calles contra su candidatura, pero también Amnistía Internacional, que cuenta en al menos 50 las personas muertas por la represión en las protestas en su contra, y sobre todo el Frente Nacional para la Defensa de la Constitución (FNDC), plataforma que se oficializó en abril de 219 para impedir el referendo y la extensión en el poder del presidente, más allá del 21 de diciembre de 2020.

Puede que Alpha Condé haya sido el primer presidente guineano en ser elegido de forma democrática, tras años de regímenes autoritarios. A sus ojos, ha mejorado y modernizado el país que halló en ruinas y en corrupción. Reivindica además haber favorecido las inversiones y haber hecho avanzar los derechos humanos, en una Guinea que espera que sea "la segunda potencia económica africana, después de Nigeria".

Sin embargo, los defensores de derechos humanos denuncian su deriva autoritaria y sus discursos incendiarios de base étnica, buscando movilizar a la población bajo una base identitaria. La propia ONU pidió a los candidatos abstenerse de jugar con esta división, ya que "tales maniobras son extremadamente peligrosas y deben ser detenidas".

El principal líder opositor de Guinea-Conakri, Cellou Dalein Diallo, ha advertido que "el riesgo" de violencia "es enorme" en las elecciones de este país de África occidental, el 18 de octubre de 2020.
El principal líder opositor de Guinea-Conakri, Cellou Dalein Diallo, ha advertido que "el riesgo" de violencia "es enorme" en las elecciones de este país de África occidental, el 18 de octubre de 2020. © María Rodríguez / EFE

Y, sea juego presidencial o no, en ello ha estado de acuerdo Diallo, que advierte un "riesgo" de violencia "enorme" en estas elecciones, debido a que Alpha Condé "está aferrado al poder". Una de las razones por las que cientos de personas de la urbe de Kankan han huido esta semana de sus hogares, desplazándose a otros puntos del país. Por si fuera poco, sobre todo este contexto, existen asimismo diferencias sobre la fiabilidad del registro electoral y del número real de los votantes.

Queda por ver si el capítulo electoral de Guinea se cierra este domingo a las seis de la tarde o prosigue. Sí es seguro que los guineanos van seguidos de millones de africanos del oeste, llamados a las urnas de Costa de Marfil, Burkina Faso, Ghana y Níger. En la primera, en Costa de Marfil, el riesgo de violencia es igual de alto, ya que el mandatario saliente Alassane Ouattara también busca un tercer mandato.

Con AFP y EFE

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.