Nigeria: la violencia policial aumenta en medio de las protestas y se declara el toque de queda

La policía nigeriana dispara gases lacrimógenos a los manifestantes en la carretera Abuja-Keffi, Abuja, 19 de octubre de 2020.
La policía nigeriana dispara gases lacrimógenos a los manifestantes en la carretera Abuja-Keffi, Abuja, 19 de octubre de 2020. © AFP

Los enfrentamientos entre las autoridades policiales y los manifestantes se han recrudecido en las últimas horas hasta el punto de que se han notificado ataques con arma de fuego por parte de las fuerzas de seguridad hacia la población. En los enfrentamientos, dos cárceles fueron atacadas y cerca de 2.000 presos fueron liberados, algo que ha obligado al Gobierno a declarar el toque de queda. 

Anuncios

Las tensiones en Nigeria ebullen. La fuerza pública reprimió violentamente a un grupo de manifestantes que se movilizaban en el distrito de Lekki, en la ciudad de Lagos, contra la violencia estatal.

Varios testigos denunciaron que soldados abrieron fuego contra ellos, disparando a al menos dos personas. "Comenzaron a disparar contra la multitud. Vi que la bala alcanzó a una o dos personas", aseguró Alfred Ononugbo, de 55 años. 

El Gobierno de Lagos aseguró que abriría una investigación sobre el tiroteo, que según testigos tuvo lugar alrededor de las 19:00 hora local, y afirmó que las protestas, que iniciaron pacíficamente, se volvieron violentas.

Inyene Akpan, una fotógrafa de 20 años relató que más de 20 soldados llegaron al peaje de Lekki, donde estaban los manifestantes y les dispararon, mientras Akinbosola Ogunsanya, un tercer testigo, dijo que vio a soldados sacar cuerpos.

Esta versión coincide con la de un médico del hospital privado Reddington en el área de la isla Victoria, que dijo que estaba tratando a personas por heridas de bala. 

¿El ataque a dos cárceles recrudecerá la respuesta estatal en Nigeria?

Este 20 de octubre también se registró otro incidente. El portavoz del Ministerio del Interior, Mohammed Manga, señaló que multitudes armadas atacaron dos instalaciones penitenciarias, sometiendo a los guardias de turno en la ciudad de Benin. 

En el último recuento, 1.993 presos estaban desaparecidos y una comisaría fue incendiada. 

Un manifestante pinta 'End Sars', refiriéndose a la unidad policial del Escuadrón Especial Antirrobo, en una calle durante una protesta exigiendo una reforma policial en Lagos, Nigeria, el 20 de octubre de 2020.
Un manifestante pinta 'End Sars', refiriéndose a la unidad policial del Escuadrón Especial Antirrobo, en una calle durante una protesta exigiendo una reforma policial en Lagos, Nigeria, el 20 de octubre de 2020. © Seun Sanni, Reuters

"De ahora en adelante, la fuerza ejercerá todos los poderes de la ley para evitar cualquier nuevo atentado contra la vida y la propiedad de los ciudadanos", se lee en un comunicado de la policía.

En medio del deterioro del orden público en la zona, el Gobierno decretó un toque de queda en la megaciudad de Lagos, habitada por 14 millones de personas y sus áreas circundantes, lo que reavivó las protestas. 

Fuerzas del SARS están en el centro de las críticas

Las protestas estallaron hace dos semanas por un video que comenzó a circular a principios de octubre y supuestamente mostraba a oficiales del SARS disparando a un hombre en el estado sureño de Delta.

El SARS se disolvió el 11 de octubre, pero las protestas continuaron. Los manifestantes no están satisfechos con la disolución y exigen el fin de los abusos y el respeto de los derechos humanos en todos los sectores de la fuerza policial. 

Lagos es el epicentro de las protestas, que también han bloqueado el acceso al aeropuerto de esa ciudad, el más grande del país, y las carreteras que conducen a los principales puertos del país.

Con Reuters y AFP 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24