Saltar al contenido principal

En Egipto comienzan las elecciones legislativas bajo el dominio de los leales al presidente

El presidente egipcio Sisi ha supervisado una amplia campaña contra la disidencia política desde que lideró la destitución en 2013 de Mohamed Mursi, de la Hermandad Musulmana.
El presidente egipcio Sisi ha supervisado una amplia campaña contra la disidencia política desde que lideró la destitución en 2013 de Mohamed Mursi, de la Hermandad Musulmana. © Khaled Desouki / AFP
Texto por: Aurore Bayoud
3 min

Las elecciones parlamentarias que inician en Egipto este sábado 24 de octubre se extenderán durante varias semanas. Unos 63 millones de votantes están convocados a elegir un Parlamento que, según todos los pronósticos, se conformará en su gran mayoría con partidarios del actual presidente Abdelfatah al-Sisi. El creciente control de la vida política egipcia por parte del mandatario ha hecho que la oposición quede casi completamente al margen.

Anuncios

Los colegios electorales abrieron este sábado 24 de octubre en Egipto para unas elecciones parlamentarias que deberían reforzar la influencia de los partidarios del presidente Abdelfatah al-Sisi, un exgeneral en el poder desde hace seis años.

Los comicios se están llevando a cabo bajo una nueva ley electoral según la cual el 50% de los 568 escaños disputados se asignarán a listas preseleccionadas. Una disposición criticada por la oposición porque entienden que favorece a los partidarios de la formación gobernante.

El resto de los escaños en disputa se asignarán a candidatos individuales, y al-Sisi puede además nombrar directamente hasta 28 legisladores.

La coalición progubernamental Mostakbal Watan ("El futuro de la nación"), que en agosto ganó casi las tres cuartas partes de los escaños disputados en una elección para el Senado, es el favorito para ocupar el primer lugar.

Compuesto por influyentes hombres de negocios y figuras públicas, Mostakbal Watan recibió una nueva consagración esta semana con el nombramiento de su líder como jefe del Senado.

Una represión constante del disenso

El ex general y jefe del ejército Abdelfatah al-Sisi sustituyó en 2013 al presidente democráticamente elegido Mohammed Morsi, de la organización Hermandad Musulmana. Desde entonces, Egipto ha silenciado tanto a la oposición islamista como a la liberal: la Hermandad Musulmana, los activistas de izquierda, los periodistas y los blogueros.

Sin embargo, en 2005, la Hermandad Musulmana, oficialmente prohibida, logró un avance político en las elecciones legislativas al ganar un escaño de cada cinco, apoyando a los candidatos que se presentaron como "independientes". Aún así, la actual cámara baja ya está abrumadoramente dominada por los partidarios de al-Sisi.

Si la oposición ya era débil bajo el presidente Hosni Mubarak, expulsado del poder en 2011 al comienzo de la Primavera Árabe, tenía más representación en el Parlamento.
Si la oposición ya era débil bajo el presidente Hosni Mubarak, expulsado del poder en 2011 al comienzo de la Primavera Árabe, tenía más representación en el Parlamento. © AFP

Los partidarios del presidente dicen que estas medidas han sido necesarias para “estabilizar el país” y llevar a cabo reformas económicas que han sido elogiadas por diversos economistas e instituciones financieras internacionales.

Una participación electoral disminuida 

La primera ronda terminará el domingo y la segunda está prevista para el 7 y 8 de noviembre. Los resultados no se conocerán hasta principios de diciembre.

Estas elecciones legislativas son las segundas que se celebran durante el brote de coronavirus. En agosto, los egipcios habían votado para ocupar algunos de los 300 escaños de la cámara alta, con unos 100 senadores designados por al-Sisi. La última votación se caracterizó por una muy baja participación (14,23%).

Con Reuters y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.