Violencia poselectoral en Costa de Marfil dejó 85 muertos, según el Gobierno

Las protestas contra los resultados de las elecciones dejaron escombros y daños en esta calle de Yamoussoukro, el 4 de noviembre de 2020. Costa de Marfil sufre la violencia poselectoral después de que el presidente Alassane Ouattara ganara un tercer mandato. La elección fue boicoteada por la oposición que alegaba un "golpe electoral", en una nación con un límite constitucional presidencial de dos mandatos.
Las protestas contra los resultados de las elecciones dejaron escombros y daños en esta calle de Yamoussoukro, el 4 de noviembre de 2020. Costa de Marfil sufre la violencia poselectoral después de que el presidente Alassane Ouattara ganara un tercer mandato. La elección fue boicoteada por la oposición que alegaba un "golpe electoral", en una nación con un límite constitucional presidencial de dos mandatos. © AFP

Al menos 85 personas murieron en Costa de Marfil en enfrentamientos surgidos por las elecciones del pasado 31 de octubre, en las que el presidente Alassane Ouattara ganó tras presentarse a un controversial tercer mandato.

Anuncios

Este 11 de noviembre, el Gobierno de Costa de Marfil informó que el número de fallecidos en las protestas electorales en el país ha aumentado a 85. "34 antes de las elecciones, 20 durante y 31 después", precisó el portavoz gubernamental, Sidi Tiemoko Touré.

El representante del Gobierno también indicó que 484 personas resultaron heridas en los enfrentamientos de los últimos meses y dijo que varias de estas han sido integrantes de las fuerzas de defensa y seguridad.

"Las manifestaciones organizadas fuera de todo marco reglamentario por algunos partidos de la oposición comenzaron el lunes 10 de agosto en algunas localidades del país y causaron importantes daños humanos y materiales", dijo el portavoz.

Otro dato inquietante de la tensa situación en el país es la huída en las últimas semanas de más de 8.000 personas a Liberia. La cifra aumentó significativamente en los últimos días, ya que hace apenas una semana no llegaba a 3.200 personas, de acuerdo con la Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR.

La candidatura de Alassane Ouattara, mecha de las protestas

La violencia en el país africano inició a principios del mes de agosto, cuando el presidente saliente, Alassane Ouattara, anunció que se presentaría como candidato a un tercer mandato. El país celebró las elecciones presidenciales el 31 de octubre en medio de un boicot de la oposición a las aspiraciones de reelección de Ouattara, quien se consagró como ganador con un 94,27 % de los votos.

La oposición tilda la candidatura de Ouattara de "inconstitucional" y asegura que se trata de un "golpe de Estado". En medio de estas acusaciones, el 2 de noviembre los opositores anunciaron la creación de un Consejo Nacional de Transición (CNT) encargado de formar un gobierno que lidere el país hasta la celebración de unos nuevos comicios "justos, transparentes e inclusivos".

Partidarios del expresidente de Costa de Marfil Henri Konan Bedie y actual presidente del Partido Democrático de Costa de Marfil (PDCI) gritan y gesticulan mientras asisten a su investidura como candidato del PDCI en las elecciones presidenciales del 31 de octubre de 2020, en el lugar Jean-Paul II de Yamoussoukro el 12 de septiembre de 2020.
Partidarios del expresidente de Costa de Marfil Henri Konan Bedie y actual presidente del Partido Democrático de Costa de Marfil (PDCI) gritan y gesticulan mientras asisten a su investidura como candidato del PDCI en las elecciones presidenciales del 31 de octubre de 2020, en el lugar Jean-Paul II de Yamoussoukro el 12 de septiembre de 2020. © Sia Kambou / AFP

En septiembre, los enfrentamientos se intensificaron y desde entonces los opositores hicieron un llamado a la desobediencia civil, que continuó con la campaña electoral, iniciada el 15 de octubre, cuando la oposición anunció el boicot de los comicios. El Gobierno acusa a los opositores de intentar "paralizar el país" y señala múltiples enfrentamientos intercomunitarios, "a menudo con pistolas, cuchillos y armas de fuego".

En los últimos días, el oficialismo ha respondido con múltiples detenciones a líderes opositores. Según informó el propio Gobierno, este miércoles unas 225 personas han sido detenidas, entre las que figura el exprimer ministro y líder del Frente Popular Marfileño (FPI), Pascal Affi N'Guessan.

Ouattara y su principal contendiente, el expresidente Henri Konan Bedié, se reunieron para romper el hielo

El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, y su principal oponente, el expresidente Henri Konan Bédié, se reunieron este miércoles 11 de noviembre en la ciudad de Abidján y aseguraron haber "roto el hielo". El encuentro se realizó en un intento de apaciguar la violencia en el país. 

"Pudimos romper el muro de hielo y el muro del silencio", dijo Bédié. Los dos hombres prometieron futuros encuentros, durante una breve rueda de prensa conjunta. "En los próximos días y semanas continuaremos telefoneando y reuniéndonos para que el país sea finalmente lo que era", continuó Bédié, antiguo aliado de Ouattara.

El oponente Henri Konan Bédié (izquierda) y el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, hablan con la prensa después de su reunión en Abidján, el 11 de noviembre de 2020.
El oponente Henri Konan Bédié (izquierda) y el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, hablan con la prensa después de su reunión en Abidján, el 11 de noviembre de 2020. © Issouf Sanogo, AFP

"La paz es lo más querido para ambos y para todos los marfileños y hemos decidido trabajar para que así sea", aseguró por su parte el presidente Ouattara. 

El temor a una escalada de violencia en Costa de Marfil está latente con la reciente crisis en el país entre los años 2010 y 2011, en la que murieron 3.000 personas, otras 300.000 fueron forzadas a refugiarse, mientras otro millón de ciudadanos fue desplazado de manera interna, de acuerdo con Naciones Unidas. 

Con EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24