Saltar al contenido principal

Etiopía: las fuerzas de Tigray dicen que retomaron la ciudad de Axum y derribaron un avión militar

Archivo-Miembros de las milicias de la región de Amhara viajan en un camión mientras se dirigen a enfrentar al Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF), en Sanja, región de Amhara, cerca de la frontera con Tigray, Etiopía, el 9 de noviembre de 2020.
Archivo-Miembros de las milicias de la región de Amhara viajan en un camión mientras se dirigen a enfrentar al Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF), en Sanja, región de Amhara, cerca de la frontera con Tigray, Etiopía, el 9 de noviembre de 2020. © Reuters/Tiksa Negeri

Un día después de que el primer ministro Abiy Ahmed asegurara que recuperó el control total de Mekele, capital de Tigray, y declarara la victoria en esa región del norte de Etiopía, los rebeldes afirman haber derribado un avión militar y haber recuperado el control de la ciudad de Axum. La tensión crece en un conflicto iniciado el pasado 4 de noviembre y que parece estar lejos de terminar, pese a los llamados de la ONU y la comunidad internacional.

Anuncios

El conflicto en Tigray no sería cuestión resuelta como había señalado el Gobierno de Etiopía. Este domingo, las fuerzas rebeldes del Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF) informaron a Reuters que sus fuerzas derribaron un avión militar del Ejército etíope y capturaron al piloto.

Asimismo, aseguraron que les arrebataron el control a las fuerzas federales sobre la ciudad de Axum. Estas alegaciones ocurrieron un día después de que el Gobierno anunciara que su ofensiva militar había terminado, luego de informar la toma de "control total" de la capital regional Mekele.

La Administración del primer ministro Abiy Ahmed aún no se ha pronunciado sobre las declaraciones de Debretsion Gebremichael, líder del TPLF. "Se trata de defender nuestro derecho a la autodeterminación", remarcó Debretsion.

Sin embargo, es difícil constatar de manera independiente las versiones de las facciones involucradas en el conflicto que explotó el pasado 4 de noviembre, debido a los cortes en los servicios telefónicos y de internet, además de las restricciones para acceder a la región, ubicada en el norte de Etiopía.

Expertos en la zona aseguran que la rápida victoria militar declarada por Abiy Ahmed en Mekele podría no marcar el fin del enfrentamiento armado.

"Aunque no está claro cuán agotadas están las fuerzas de seguridad de Tigray por el conflicto, la resistencia armada al Gobierno federal bien puede estar respaldada por gran parte del Gobierno regional y el aparato del partido, incluida la milicia local, así como por otros elementos nacionalistas de Tigray", explicó Will Davison, analista senior sobre Etiopía del grupo de expertos International Crisis Group.

También este domingo, el canal de televisión estatal etíope (ETV) reportó que fueron halladas 70 fosas comunes en la ciudad de Humera en Tigray. Aunque no indicó qué grupo estaría detrás de esos asesinatos.

Los investigadores de derechos humanos y los civiles que huyen del conflicto dicen que los combatientes de ambos lados, incluidas milicias civiles que apoyan a las fuerzas de seguridad federales, han llevado a cabo asesinatos en masa. Pero tanto el Gobierno como el TPLF niegan estar involucrados.

Seis explosiones en la vecina Eritrea extienden el conflicto

El conflicto también lleva sus consecuencias a países vecinos: Sudán, que ha acogido a más de 43.000 refugiados, según estimaciones de la ONU, en menos de un mes al huir del fuego cruzado; y Eritrea, estado que limita al sur con Etiopía. Allí se produjeron al menos seis explosiones en la noche del sábado, según indicó la embajada de Estados Unidos en ese país.

"Aproximadamente a las 22:13 (hora local) del 28 de noviembre hubo seis explosiones en Asmara", aseguró la misión diplomática estadounidense en su página web. Pese a que no mencionó la posible causa, tres diplomáticos aseguraron que se trató de cohetes o misiles.

El pasado 14 de noviembre, el Frente Popular de Liberación de Tigray acusó a Eritrea de enviar tropas a Tigray para respaldar a las fuerzas del Gobierno etíope y, en esa ocasión, aseguró que disparó cohetes contra Asmara, capital de Eritrea.

La crisis humanitaria se agrava por el conflicto en Tigray

La situación de Tigray ya es considerada como una crisis humanitaria, dado que más de un millón de personas han sido desplazadas dentro de la región.

"Hay escasez de alimentos y medicinas, gasolina y otras necesidades básicas", reportó Maria Gerth-Niculescu, corresponsal de France 24 en Eritrea, quien afirmó que se ha comenzado a distribuir alimentos en las zonas controladas por el Ejército nacional y que se establecerá una vía de acceso humanitario bajo la supervisión del Ministerio de Paz y en cooperación con las agencias de la ONU. Sin embargo, aún no se ha establecido una fecha para su inicio y hasta el momento las ONG no pueden llegar a la región.

Este conflicto se desató luego de que el primer ministro etíope ordenara una ofensiva militar en Tigray, tras acusar a las tropas de la región de perpetrar un ataque contra las fuerzas federales estacionadas allí. Esas acusaciones son rechazadas por el TPLF.

El ejército rebelde acusa a Abiy de querer centralizar el control de la región, pese a que por cerca de tres décadas Tigray estuvo bajo el dominio del TPLF, hasta que en 2018 el político -condecorado con el Nobel de Paz en 2019- fue nombrado primer ministro.

Las tensiones aumentaron aún más luego de que Tigray celebró elecciones regionales el pasado septiembre en desafío al Gobierno nacional, que había pospuesto la votación en todo el país en agosto debido a la pandemia del Covid-19. La Administración de Abiy catalogó los comicios de Tigray como ilegales y luego desvió fondos del ejecutivo del TPLF a otros gobiernos locales.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.