Llega ayuda humanitaria a Tigray por primera vez desde el inicio del conflicto en Etiopía

Etíopes que acaban de cruzar un río de Etiopía a Sudán para huir de la región de Tigray, caminan hacia el campo de tránsito de refugiados de Hamdeyat, que alberga a los que huyen de los enfrentamientos, en la frontera de Sudán, el 1 de diciembre de 2020.
Etíopes que acaban de cruzar un río de Etiopía a Sudán para huir de la región de Tigray, caminan hacia el campo de tránsito de refugiados de Hamdeyat, que alberga a los que huyen de los enfrentamientos, en la frontera de Sudán, el 1 de diciembre de 2020. © REUTERS / Baz Ratner / foto de archivo

Ayudas de organizaciones no gubernamentales llegaron a la capital de Tigray, en el norte de Etiopía. Son los primeros suministros de auxilio desde que iniciaron los combates en la zona, hace más de un mes.

Anuncios

Un convoy de siete camiones blancos llegó a la ciudad de Mekelle, auspiciado por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Cruz Roja Etíope. Patrick Youssef, director regional del CICR para África comentó la importancia de alcanzar la zona, dado que "los médicos y enfermeras han estado semanas sin nuevos suministros, agua corriente y electricidad".

Youssef explicó que las nuevas existencias reducirán “esas decisiones imposibles de selección de vida o muerte".

Es la primera vez, desde el inicio de los combates, que una ONG logró alcanzar la capital de Tigray, después de que el Gobierno retomara la zona a finales del mes pasado, fenómeno que llevó a una baja en la intensidad de los combates.

Tigray sigue aislada

Fue justamente una orden gubernamental la que levantó el bloqueo en el norte del país y ordenó que las empresas reabrieran y que los funcionarios volvieran a trabajar en la zona, ahora bajo el control de las tropas oficiales, que desde el pasado 4 de noviembre se enfrentan al Frente de Liberación Popular, el Partido político que gobernaba la provincia.

A la fecha se calcula que por el conflicto de origen étnico fallecieron miles de personas y el conteo de desplazados va en 950.000, la mayoría huidos hacia Sudán.

La verificación de datos es difícil, pese a que en los últimos días inició el restablecimiento de las conexiones telefónicas y de Internet. La mayor parte de Tigray sigue inaccesible para periodistas y agencias de ayuda externas.

Refugiados etíopes que huyeron de la región de Tigray, se sientan dentro de un refugio improvisado dentro del campamento de Um-Rakoba en el estado de Al-Qadarif, en la frontera, en Sudán el 11 de diciembre de 2020.
Refugiados etíopes que huyeron de la región de Tigray, se sientan dentro de un refugio improvisado dentro del campamento de Um-Rakoba en el estado de Al-Qadarif, en la frontera, en Sudán el 11 de diciembre de 2020. © Mohamed Nureldin Abdallah / Reuters

Agencias humanitarias piden acceso

El Gobierno etíope dice que ha derrotado a las fuerzas del TPLF y que llegó a un acuerdo con las Naciones Unidas para permitir la ayuda; sin embargo, la seguridad para los equipos de agencias es un problema y las posibilidades de ingreso aun son muy restringidas.

De otra parte, no está claro qué pasará con los casi 50.000 civiles desplazados por los combates. Unos 15.000 se encuentran en el campamento de Um Rakoba, donde largas filas de personas necesitan alimentos y techo. Muchos construyeron refugios improvisados con ramas de árboles.

Desde el 6 de diciembre, el desplazamiento ha bajado a unas 500 personas por día, pero quienes logran cruzar llegan agotados tras semanas de un viaje peligroso, sujetos a robos y ataques.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, describió la situación y también elevó la preocupación porque no se conoce el estado de los desplazados internos. El organismo pidió acceso "tan pronto como sea posible" y solicitó que las partes permitan el movimiento libre de los civiles hacia zonas más seguras, dentro o fuera de las fronteras del que es el Segundo país más poblado de África.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24