Boko Haram se declara responsable del secuestro de cientos de estudiantes en Nigeria

Una madre sentada frente a la escuela de ciencias del gobierno después de que unos hombres armados secuestraran a los estudiantes de la misma, en Kankara, en el estado noroccidental de Katsina, Nigeria, el 15 de diciembre de 2020. Boko Haram reclamó el martes el secuestro de cientos de estudiantes, marcando así su primer ataque en el noroeste de Nigeria desde que comenzó el levantamiento yihadista hace más de diez años.
Una madre sentada frente a la escuela de ciencias del gobierno después de que unos hombres armados secuestraran a los estudiantes de la misma, en Kankara, en el estado noroccidental de Katsina, Nigeria, el 15 de diciembre de 2020. Boko Haram reclamó el martes el secuestro de cientos de estudiantes, marcando así su primer ataque en el noroeste de Nigeria desde que comenzó el levantamiento yihadista hace más de diez años. © Kola Sulaimon / AFP

El grupo yihadista Boko Haram se responsabilizó este martes del secuestro de cientos de alumnos de una escuela de secundaria el pasado 11 de diciembre en el estado de Katsina, al noroeste de Nigeria. Tras días de angustia y búsqueda por parte de los familiares, el líder de la organización Abubakar Shekau afirmó que ellos estaban “detrás” del ataque. En total, 333 alumnos se encuentran en paradero desconocido, aunque las autoridades aún intentan determinar cuántos de ellos fueron capturados.

Anuncios

Ya van más de cuatro días desde que 333 estudiantes desaparecieron en la Escuela de Secundaria de Ciencias del Gobierno, un colegio masculino situado en la ciudad de Kankara, en el estado de Katsina. Al principio, las autoridades gubernamentales describieron a los autores del crimen como “bandidos”, pero este martes el grupo yihadista Boko Haram reivindicó la responsabilidad en el secuestro de cientos de alumnos.

“Nosotros estamos detrás de lo que ocurrió en Katsina”, afirmó el líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, en un mensaje de audio publicado por el portal informativo nigeriano HumAngle.

“Lo que sucedió en Katsina se hizo para promover el islam y desalentar las prácticas no islámicas, ya que la educación occidental no es el tipo de educación permitido por Alá y su Santo Profeta”, agregó Shekau.

Sam Olukoya, corresponsal de FRANCE 24 en Lagos, explicó que, si Boko Haram estuvo realmente detrás del secuestro, estaría en línea con su creencia. “Eso es lo que Boko Haram significa: “Boko”, educación, “Haram”, pecado. Por eso, uno de sus objetivos es evitar que los niños vayan a la escuela”, indicó

No obstante, aún se desconocen los detalles de la participación del grupo. "No está claro en qué etapa se involucró Boko Haram en esto. Si intervinieron después de que estos niños fueron secuestrados o si estuvieron involucrados en la planificación inicial del secuestro. Eso no está claro por ahora", remarcó Olukoya.

El pasado viernes por la noche, hombres armados irrumpieron en la escuela y se llevaron a cientos de niños en motocicletas, según informó el portavoz de las Fuerzas Armadas de Nigeria, John Enenche. El teniente no precisó el número de vehículos que se usaron para llevar a cabo el secuestro masivo.

De los 839 estudiantes, 333 fueron capturados o siguen en paradero desconocido tras intentar escapar al bosque de las inmediaciones, donde el gobierno asegura estar haciendo una exhaustiva búsqueda para encontrar a los niños y llevarlos de vuelta “sanos” a sus casas.

“Según el registro disponible que tenemos, todavía estamos buscando 333 estudiantes en el bosque o a través de sus padres para determinar el número real de secuestrados”, afirmó el gobernador de Katsina, Aminu Bello Masari, a los periodistas locales.

El primer gran ataque de Boko Haram en la región

No es la primera vez que el grupo armado lleva a cabo un secuestro en masa de este tipo –ya lo hizo con las niñas de Chibok–, pero sí es la primera vez que Boko Haram despliega un operativo de tal envergadura en la región del noroeste.

El grupo yihadista, cuyo nombre significa “la educación occidental está prohibida” en el idioma local hausa, declaró una insurgencia en Nigeria desde 2009, pero hasta el momento nunca había reclamado ningún ataque en el noroeste previamente. En el pasado, los actos violentos en la región a menudo se limitaban a emboscadas a agentes de seguridad y secuestros a menor escala para pedir un rescate.

El suceso dejó desconsolados a los padres y familiares de las víctimas, que pidieron al gobierno que actúe de manera rápida y efectiva para devolver a los estudiantes ilesos a sus residencias.

En respuesta a los acontecimientos, el gobernador Aminu Bello Masari se reunió este martes con el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, en la ciudad de Daura para abordar un plan de acción en relación con el suceso. Así lo difundió el portavoz del jefe del Estado, Garba Shehu, mediante un comunicado en las redes sociales.

Durante la reunión, Bello Masari dijo que los secuestradores habían “establecido contacto y que ya se estaba discutiendo sobre la seguridad y el regreso (de los alumnos) a sus hogares”, según la nota oficial, sin especificar quiénes eran los autores de la acción, al remarcar un “progreso constante” para rescatarlos “ilesos”. De hecho, el mandatario local llegó a asegurar que las fuerzas locales tenían localizado el paradero de los niños.

No obstante, fuentes de Boko Haram indicaron a la plataforma HumAngle que no habían hecho demandas específicas ni se habían fijado condiciones para la liberación de los alumnos. También señalaron que no habían estado en contacto con los padres de las víctimas y que solo hablaron con ellos para avisar que “dijeran a los militares que desistan de intentar rescatar a los niños por la fuerza”.

La herencia de #BringBackOurGirls

En redes sociales la indignación del pueblo nigeriano con este tipo de sucesos es cada vez más patente. Con la abducción, se ha ido intensificando el hashtag de  #BringBackOurBoys (“Traed de vuelta a nuestros chicos”), en una clara alusión a la campaña internacional #BringBackOurGirls empleada tras el secuestro en 2014 de 276 menores de un internado en Chibok a manos de Boko Haram. Miles de personalidades se hicieron eco de la campaña a nivel internacional, aunque eso no impidió que 112 de las niñas sigan en paradero desconocido.

A pesar de los esfuerzos de la sociedad civil y su organización, desde entonces, aproximadamente la mitad de las secuestradas han sido encontradas o liberadas, docenas han desfilado en vídeos de propaganda y se cree que un número desconocido ha muerto.

Desde que Boko Haram empezó su insurgencia armada en 2009, más de 30.000 personas han sido asesinadas bajo el objetivo de crear un estado islámico.

Con EFE, AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24