Tras ofensiva rebelde en República Centroafricana, la situación está "bajo control": ONU

Uniformados prestan guardia cerca de un cartel del presidente Faustin-Archange Touadera durante un acto de apertura de campaña para las elecciones presidenciales en Bangui, el 12 de diciembre de 2020.
Uniformados prestan guardia cerca de un cartel del presidente Faustin-Archange Touadera durante un acto de apertura de campaña para las elecciones presidenciales en Bangui, el 12 de diciembre de 2020. © Camille Laffont, AFP

Una semana antes de las elecciones presidenciales y legislativas programadas para este 27 de diciembre, el país atraviesa una nueva crisis causada por la ofensiva de varios de los grupos rebeldes que controlan la mayor parte del territorio nacional. Los hechos fueron calificados por el gobierno como un "intento de golpe de Estado" liderado por el expresidente François Bozizé, una acusación que este niega. Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas aseguró que la situación está "bajo control".

Anuncios

Tanto Ruanda como Rusia enviaron soldados y material militar a República Centroafricana para ayudar a restablecer la situación de seguridad a menos de una semana de las elecciones presidenciales y legislativas que se celebran el próximo domingo 27 de diciembre.

"El Gobierno de Ruanda ha desplegado una fuerza de protección en la República Centroafricana como parte de un acuerdo de defensa bilateral. El despliegue es una respuesta al ataque que sufrió un contingente de las Fuerzas de Defensa de Ruanda (RDF) junto con la fuerza de mantenimiento de la paz de la ONU por parte de los rebeldes apoyados por François Bozizé", indicó el Ministerio de Defensa ruandés en un comunicado de prensa.

El Ejecutivo del actual presidente centroafricano, Faustin-Archange Touadera, confirmó este lunes que Rusia, que busca afianzar su influencia en el continente, también ha enviado "varios cientos" de soldados a la República Centroafricana, además de "equipo pesado" en los últimos días.

El llamado del G5+ a deponer las armas

Francia, Rusia, Estados Unidos, la Unión Europea y el Banco Mundial han pedido a los grupos armados y al exmandatario François Bozizé, que gobernó entre 2003 y 2013, hasta que fue depuesto por una coalición rebelde, que abandonen las armas y no perturben la celebración de las elecciones.

Estos países, junto con instituciones de la República Centroafricana, "exigen que Bozizé y los grupos armados aliados depongan inmediatamente las armas y se abstengan de cualquier acción desestabilizadora". Así lo afirmaron los signatarios en un comunicado conjunto publicado el domingo.

Según el portavoz de la Misión de las Naciones Unidas en la República Centroafricana (Minusca), Vladimir Monteiro, los rebeldes fueron bloqueados en varias localidades y añadió que "en Yaloke, los grupos armados han abandonado la ciudad" y "la situación está bajo control".

Los insurgentes también habrían perdido terreno en otras dos localidades. Sin embargo, elementos de los grupos armados siguen presentes a las afueras de Bossembélé y Bossemptélé, según fuentes de seguridad.

Coalición de oposición "exige aplazamiento de elecciones"

Argumentando el difícil contexto actual, la Coalición de Oposición Democrática (COD-2020), de la que el expresidente Bozizé fue líder hasta hace poco, "exige el aplazamiento de las elecciones hasta la recuperación de la paz y la seguridad".

Dicha coalición, que aglutina a los partidos y movimientos más importantes de la oposición al actual presidente Faustin-Archange Touadera, también pide "la convocatoria sin dilación de las fuerzas de la nación".

Sin embargo, Touadera afirmó, durante un evento político el sábado, que las elecciones se realizarán sin mayor inconveniente y sostuvo que "estos hechos no impedirán que se lleve a cabo la votación".

Francia, por su parte, afirmó el lunes que las elecciones del domingo próximo son necesarias para evitar que haya "un periodo de incertidumbre que pueda reactivar las agendas de un grupo o del otro para tomar el poder por la fuerza".

Mientras tanto, los principales grupos armados de República Centroafricana, que ocupan más de dos tercios del territorio nacional, anunciaron una alianza electoral por medio de la cual aspiran a participar en los comicios. Contra esta alianza de colectivos armados cercanos al expresidente François Bozizé es sobre la que pesan las acusaciones de intentar un golpe de Estado.

Minusca calificó esta alianza entre grupos armados y actores políticos de "inaceptable" y pidió que el expresidente Bozizé se inscriba "en el camino de la paz".

Durante la campaña para estos comicios, Bozizé había intentado volver a la política declarándose candidato presidencial y principal competidor del actual jefe de Estado. Pero el Tribunal Constitucional anuló su candidatura al dictaminar que se encontraba bajo sanciones de Naciones Unidas por su presunto apoyo a grupos armados responsables de "crímenes de guerra" y "crímenes de lesa humanidad".

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24