Túnez celebra los 10 años de la caída de Ben Ali en medio del desencanto político

Un mural que simboliza la libertad en la ciudad tunecina de Sidi Bouzid, cuna de la revolución de 2011, donde el desempleo sigue siendo elevado
Un mural que simboliza la libertad en la ciudad tunecina de Sidi Bouzid, cuna de la revolución de 2011, donde el desempleo sigue siendo elevado Fethi Belaid AFP/File
8 min

Túnez conmemora este 14 de enero el décimo aniversario de la revolución que derrocó al presidente Zine El Abidine Ben Ali, después de más de 23 años poder indiscutible. Tras estos hechos, Ben Ali huyo a Arabia Saudita, luego de que el Gobierno francés de aquel entonces denegara su entrada en Francia. Este año, el Covid-19 ha impedido las tradicionales conmemoraciones en un país que desde 2011 ha sido incapaz de encadenar gobiernos estables que consoliden su proceso democrático.

Anuncios

Las protestas contra Ben Ali se iniciaron en Túnez en diciembre de 2010. La inmolación a lo bonzo del joven Mohamed Buazizi después de que la policía incautara su puesto de comida ambulante fue la gota que colmó el vaso de una sociedad cansada de la crisis económica, la corrupción y el inmovilismo político que reinó en Túnez durante décadas.

Este jueves, se cumplen 10 años del día en que la sociedad tunecina derrocó al presidente Ben Ali tras numerosas jornadas de protesta contra su modelo autoritario. Un aniversario que se ha visto empañado por la cuarentena decretada el jueves durante cuatro días para frenar los contagios de Covid-19. Las tradicionales manifestaciones en la avenida Mohamad V o el bulevar Habib Borguiba dieron paso a calles vacías en este décimo aniversario.

Estos hechos significaron el comienzo de una serie de protestas de carácter político, social y económico que sacudieron al mundo árabe durante 2011 que fueron conocidas como la "Primavera Árabe". La caída de Ben Ali propició que otros países vecinos buscasen, con mayor o menor éxito, terminar con los gobiernos enclavados en el tiempo de sus estados.

Después de que fue derrocado y huyó de Túnez en 2011, el difunto dictador Zine El Abidine Ben Ali fue condenado en ausencia a décadas de prisión
Después de que fue derrocado y huyó de Túnez en 2011, el difunto dictador Zine El Abidine Ben Ali fue condenado en ausencia a décadas de prisión FETHI BELAID AFP/File

A muchos ciudadanos les hubiera gustado salir en otra situación a reclamar lo que consideran que todavía no han conseguido. "Normalmente nos habríamos manifestado en la calle para exigir justicia social, porque los sucesivos gobiernos aún no han respondido a esa demanda", dijo a AFP Alaa Talbi, del Foro Tunecino no gubernamental para los Derechos Sociales y Económicos. "Pero este 14 de enero, me quedaré en casa por primera vez en 10 años, porque la crisis de salud es aguda y necesitamos medidas fuertes”, añadió.

Cambios democráticos sin resultados económicos

Desde que el dictador se exiliara en Arabia Saudita, los sucesivos gobiernos han dado pasos hacia un modelo más democrático, pero su incapacidad para reflotar y remodelar el modelo económico del país ha sumido a Túnez en la inestabilidad política. Ninguno de ellos ha sido capaz de acabar con el sistema clientelista anterior y las mismas familias siguen controlando el poder económico.

Además, la caída del sector turístico ha lacrado una economía que ya cuenta con una deuda externa del 90% de su PIB, en un país con un sector público sobredimensionado que consume muchos recursos económicos. Algunos ciudadanos dudan de las intenciones del Gobierno actual al decretar la cuarentena coincidiendo con las fechas del aniversario.

Wadii Jelassi formó una imagen perdurable del levantamiento de Túnez cuando, como un desempleado de 21 años que protestaba contra el régimen de Ben Ali, fue fotografiado sosteniendo en alto una pequeña jaula. "Diez años después de la revolución, no ha pasado nada", dijo.
Wadii Jelassi formó una imagen perdurable del levantamiento de Túnez cuando, como un desempleado de 21 años que protestaba contra el régimen de Ben Ali, fue fotografiado sosteniendo en alto una pequeña jaula. "Diez años después de la revolución, no ha pasado nada", dijo. © France 24 screengrab

"¿Sabes por qué hicieron esta cuarentena y el toque de queda? - porque la situación es muy tensa y no tiene nada que ver con la situación de la salud", dijo a AP un hombre que se identificó como Rami. Sugirió también, como algunos otros, que las autoridades temen que "quizás (la gente) se rebelará a la luz de la situación".

Aumento de la migración y el desencanto con el nuevo régimen

"El pueblo tunecino tiene derechos políticos, pero sigue esperando que se satisfagan sus demandas de dignidad y trabajo", declaró a AP Najib Chebbi , fundador del Partido Democrático Progresista -principal partido de oposición a Ben Ali-, aludiendo al lema revolucionario de los manifestantes que gritaban "libertad, trabajo y dignidad".

Esta insatisfacción política y económica ha provocado el aumento gradual de tunecinos que buscan salir del país en busca de oportunidades. El modo es indiferente. Es difícil conseguir un visado, pero prolifera la inmigración ilegal. Según estadísticas oficiales del Gobierno italiano, un total de 12.883 tunecinos -entre ellos 1.431 menores- lograron entrar en Italia en 2020 de forma irregular tras cruzar el Mediterráneo en embarcaciones precarias.

Además, los datos arrojan que un número de similar de personas fueron interceptados por los guardacostas tunecinos cuando se disponían a cruzar el Mediterráneo con destino Europa. Bajo estas circunstancias, ha habido un aumento significativo de voces que declaran echar de menos la estabilidad de los tiempos de Ben Ali.

"Túnez se sienta sobre un volcán y corre el riesgo de descarrilarse" afirma Najib Chebbi. Si las demandas de la revolución siguen sin ser solventadas por el nuevo régimen tunecino, las protestas pueden volver a aflorar en contra de un nuevo régimen que, además, como indica en un informe Amnistía Internacional, todavía no ha dotado de justicia a las víctimas de la dictadura.

Con EFE, AFP y AP.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24