Libia logra un gobierno de transición previo a las elecciones de diciembre

Los delegados libios eligieron a Abdul Hamid Mohammed Dbeibah (al fondo) como primer ministro de transición.
Los delegados libios eligieron a Abdul Hamid Mohammed Dbeibah (al fondo) como primer ministro de transición. © ONU / AFP

Los delegados de las facciones beligerantes de Libia, tras cinco días de reuniones, lograron elegir a cuatro personas que tendrán la responsabilidad de guiar al país hasta las elecciones previstas para el mes de diciembre. La decisión surge como un paso importante en la unificación de la nación con gobiernos rivales en el este y el oeste. 

Anuncios

En los encuentros, que contaron con el auspicio de la Organización de Naciones Unidas (ONU), participaron un total de 74 delegados y votaron por una lista de candidatos con el objetivo de equilibrar los poderes regionales y los diversos intereses políticos y económicos. 

La lista de cuatro candidatos, que logró la mayoría necesaria en una segunda vuelta, está liderada por Mohammad Younes Menfi como presidente del nuevo Consejo Presidencial, Mossa Al-Koni y Abdullah Hussein Al-Lafi ejercerán como vicepresidentes al tiempo que Abdul Hamid Mohammed Dbeibah cumplirá la función de primer ministro. 

Menfi, es un diplomático del este de Libia que ocupó el cargo de embajador en Grecia con lazos con el golfo Pérsico. Por su parte Dbeibah, es un empresario con negocios en la zona de Libia. 

Los ganadores conforman una lista que representa las tres regiones enfrentadas durante la última década en el país ya que Al-Lafi es diputado del Parlamento de Tobruk y Al-Koni es un líder tribal en el sur. 

"En nombre de las Naciones Unidas, me complace presenciar este momento histórico. (…) El proceso ha recorrido un largo camino, en el que se han superado diferencias y divisiones", dijo la enviada interina de la ONU en Libia, Stephanie Williams, antes de pedir a la comunidad internacional que respalde el proceso. 

Williams agregó que el Gobierno interino debe respaldar el alto al fuego y defender la fecha de las elecciones. Por otro lado, advirtió que la nueva autoridad debe lanzar "un proceso integral de reconciliación nacional". 

En el camino quedó la lista conformada por, entre otras personas, Aquilah Saleh, presidente del Parlamento en Tobruk, y Fathi Bashagha, el primer ministro del Gobierno occidental que en principio partía como favorito para recibir el respaldo de los delegados para dirigir la transición. 

Los principales retos para el nuevo gobierno de transición 

Las negociaciones para lograr una solución a la crisis política en Libia comenzaron en el mes de octubre cuando las partes en conflicto acordaron el establecimiento de un alto al fuego. 

Entre los retos que afrontará el nuevo Ejecutivo, está el retiro de mercenarios extranjeros. Por otro lado, se debe garantizar la apertura de las principales rutas terrestres y costeras, las cuales fueron obstaculizadas durante la guerra civil. 

De igual manera, las autoridades del gobierno de transición han acordado mantener la fecha de las elecciones en el país previstas para el 24 de diciembre. 

"El primer ministro designado debe, en un plazo no mayor a 21 días, formar su gabinete y presentar su programa de trabajo (...) a la Cámara de Representantes para su total aprobación", dijo Williams. 

La crisis en Libia tiene su origen en 2011, cuando tras una serie de protestas y una intervención, respaldada por la OTAN, le pusieron fin al mandato de 42 años de Muamar al Gadafi. 

No obstante, la situación empeoró en 2014 cuando el mariscal Jalifa Haftar, líder del gobierno paralelo establecido en la localidad de Tobruk (occidente de Libia) y sede del Parlamento, con el respaldo de Rusia y Emiratos Árabes Unidos decidió avanzar al occidente para tomar Trípoli, capital del país. 

En Trípoli se encuentra la autoridad reconocida por la comunidad internacional, el Gobierno del Acuerdo Nacional liderado por el primer ministro Fayez Sarraj. 

Los enfrentamientos entre ambos bandos han dejado a Libia sumida en una profunda crisis económica y política y han convertido al país en un territorio hostil de constantes enfrentamientos entre milicias rivales. 

Bajo el mando de Gadafi, Libia aprovechó las bondades del petróleo para llevar al país a convertirse en una de las naciones con los más altos estándares del continente, ofreciendo servicios de salud y educación gratuitos. 

Con EFE, Reuters, AP y AFP 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24