Francia apela a la "movilización internacional" en la lucha antiterrorista en el Sahel

El presidente francés Emmanuel Macron pronuncia un discurso tras la cumbre virtual de los países del G5 del Sahel.
El presidente francés Emmanuel Macron pronuncia un discurso tras la cumbre virtual de los países del G5 del Sahel. © Reuters

Durante el último día de la cumbre del G5 para el Sahel, el presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que no plantea reducir sus esfuerzos militares en la región de África occidental, pero apeló a una mayor participación de la comunidad internacional en la lucha contra el terrorismo yihadista en el Sahel. 

Anuncios

Francia planea ajustar su presencia militar en la región del Sahel, según anunció el presidente francés, Emmanuel Macron, durante la cumbre del G5 que comenzó el lunes y concluirá este martes. Macron instó a los líderes de los países del grupo – Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger – a intensificar sus esfuerzos en la lucha contra los grupos yihadistas que operan en esa región de África occidental.

Durante el último día de conferencia y a través de una videollamada, el líder del Ejecutivo de Francia pidió prestar más ayuda a las fuerzas del G5 Sahel: “el primer mensaje es subrayar que no debemos aflojar la presión sobre los grupos terroristas, reforzar nuestro control en las tres fronteras, especialmente con el batallón chadiano, pero a partir de los próximos días y semanas, dirigir operaciones concretas en esta zona para recuperar el control”.

El eje central del encuentro, celebrado en la capital de Chad, Yamena, fue la lucha contra los grupos terroristas islamistas: Al Qaeda y sus filiales locales, pero durante el acto los seis líderes del grupo subsahariano también debatieron sobre los efectos de la pandemia de Covid-19 en la región y los esfuerzos conjuntos para impulsar sus economías.

El presidente de Chad, Deby Itno, quien asume la presidencia rotatoria del grupo, pidió un minuto de silencio por las víctimas civiles y militares asesinadas por grupos yihadistas. Itno apeló al trabajo conjunto para mejorar las sociedades del Sahel: “las poblaciones del Sahel que viven cada día bajo la amenaza de la guerra y de los atentados terroristas esperan de todos nosotros acciones pragmáticas para mejorar la situación de seguridad sobre el terreno”, y recordó que la precariedad y la pobreza “alimentan el caldo de cultivo del radicalismo violento”.

Ayudas económicas para los países del Sahel

De esta forma, el líder africano subrayó la importancia de ayudar económicamente a los países del Sahel para contar con recursos adiciones en la lucha contra el terrorismo, destacando la “cancelación de la deuda” como una prioridad para los Gobiernos regionales.

Por su parte, Francia, que tiene más de 5.000 soldados desplegados en cinco países de África occidental –siendo su mayor operación en el extranjero– no tiene planes inmediatos de ajustar su presencia militar en la región y cualquier cambio dependerá de que otros países aporten tropas, dijo Macron.

El pasado año, París, incrementó el número de tropas para la operación Barkhane, en 600 a 5.100 militares. Un movimiento que tuvo un aparente éxito luego de la muerte del líder de la notoria Al Qaeda en el Magreb Islámico, así como un jefe militar del grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes, afiliado a Al Qaeda.

Macron dijo a los periodistas durante una conferencia de prensa que la presencia militar de Francia en la región africana del Sahel no cambiará para este verano, “aunque Francia considerará su presencia en la zona más allá del verano”

Francia, antigua potencia colonial en la región, busca una estrategia para retirar progresivamente su intervención militar de años contra los islamistas. Una operación de contrainsurgencia que en los últimos años ha causado la muerte de al menos 55 soldados franceses y miles de millones de dólares de las arcas francesas.

Llamado a la ayuda extranjera en la lucha contra el islamismo 

De esta forma, el presidente francés instaba a la comunidad internacional y a los países europeos a participar en la fuerza militar y financiera de las operaciones en contraterroristas en el Sahel: “hemos puesto en marcha un fondo fiduciario y hemos identificado la necesidad de 40 millones de euros al año para que esta fuerza sea operativa, para pagar las primas y el funcionamiento. Ahora debemos seguir solicitando a todos nuestros socios internacionales que den visibilidad a nuestras fuerzas conjuntas y consigan la financiación a largo plazo”.

Los líderes del G5 del Sahel aparecen en una pantalla durante una reunión por videoconferencia con el presidente francés Emmanuel Macron.
Los líderes del G5 del Sahel aparecen en una pantalla durante una reunión por videoconferencia con el presidente francés Emmanuel Macron. © Reuters

Un llamado que tuvo una rápida respuesta por parte de Alemania, diciendo que no enviará misiones militares adicionales a la región y rechazando así las peticiones francesas: “Alemania está participando con muchas tropas en las dos misiones internacionales en el Sahel, tanto en (la misión europea de entrenamiento) EUTM como en (la misión de la ONU) Minusma", dijo el ministro de Exteriores francés, Heiko Maas, añadiendo que, por el momento, no tienen intención de ir más allá.

La última reunión de los líderes del G5 se produce un año después de que Francia impulsara su despliegue en el Sahel en un intento por recuperar el control a los yihadistas. Sin embargo, pese a los esfuerzos militares y el gasto económico, los grupos extremistas mantienen el control de vastas extensiones del territorio y los ataques contra militares y población civil son constantes, dejando centenares de pérdidas humanas.

Alemania rechaza desplegar más tropas sobre el terreno

Una vez concluida la cumbre, Chad anunció que desplegará unos 1.000 soldados en la región transfronteriza de Níger, Burkina Faso y Malí para reforzar los Ejércitos nacionales. Durante el año pasado, las tropas chadianas se dedicaron sobre todo a luchar contra los insurgentes de Boko Haram y el grupo yihadista Estado Islámico en África Occidental en la región del lago Chad.

Este despliegue militar permitiría a las tropas francesas y a otras fuerzas militares reorientar su misión hacia el centro de Mali y atacar a los líderes islamistas vinculados a Al Qaeda. Además, los líderes africanos quieren reafirmar el control de los Estados en las zonas antes dominadas con los militares e incentivar el desarrollo económico como otra forma de lucha contra los yihadistas.

Con AP, AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24