Túnez: miles de personas se manifiestan en respaldo a la reorganización del Gobierno

Simpatizantes del partido político Ennahda, el más grande de Túnez,  marchan durante una manifestación en oposición al presidente Kais Saied, en Túnez, capitald el país, el 27 de febrero de 2021.
Simpatizantes del partido político Ennahda, el más grande de Túnez, marchan durante una manifestación en oposición al presidente Kais Saied, en Túnez, capitald el país, el 27 de febrero de 2021. © Zoubeir Souissi / Reuters

En la capital tunecina, miles de personas, simpatizantes en su mayoría del partido islamista Ennahda, salieron a las calles para expresar su respaldo al primer ministro, Hichem Mechichi, que mantiene una disputa con el presidente del país, Kais Saied, por su negativa al plan de reorganización en el Gobierno en el mes de enero. La situación, que se extiende por seis semanas, agravó la crisis económica y social que sufría el país y que se incrementó durante la pandemia de Covid-19

Anuncios

De acuerdo con la agencia de noticias EFE, llegados en diversos autobuses procedentes de todo el país y pagados por el partido Ennahda, diversas personas se congregaron en la ciudad de Túnez, capital del país, para manifestarse a favor de la "unidad nacional" y la "estabilidad política". 

"Estamos aquí para enviar un mensaje a los anarquistas: queremos dignidad y libertad, que Túnez viva en paz. No queremos volver donde estábamos. A aquellos que llaman a la injusticia, al golpe de Estado y a la destrucción, estamos aquí para decirles que no", dijo Mahmoud Ghazoani, un manifestante que llegó a la capital procedente de Tataouine, a 600 kilómetros al sur de Túnez.

Las manifestaciones registradas el 27 de febrero se presentaron a pesar de las medidas preventivas contra el Covid-19 que, entre otras cosas, prohíben las reuniones públicas y los desplazamientos entre regiones. 

De acuerdo con la agencia de noticias Reuters, la manifestación registrada ha sido una de las mayores reuniones en el país desde la revolución de 2011. Los partidarios de Ennahda marcharon bajo las consignas "¡La gente quiere proteger las instituciones!" y "¡El pueblo quiere la unidad nacional!".

"Tenemos un sistema parlamentario y no depende del presidente decidir quién gobierna (…) Hay que respetar la democracia y la constitución", dijo Mohamed Khlif, otro de los manifestantes y quien viajó desde la ciudad costera de Sfax. 

La reorganización en el Gobierno impulsó disputas en el Ejecutivo 

La crisis política en Túnez se remonta a enero de 2021, cuando los partidos Ennahda y Qalb Tounes impulsaron una reorganización en el Gobierno que dirige el primer ministro Hichem Mechichi. 

El Parlamento tunecino, con mayoría de integrantes de Ennahda, entre los que se encuentra su fundador y presidente del Congreso, Rached Ghannouchi, aprobó la designación de 11 nuevos ministros, de las 25 carteras existentes. 

No obstante, el presidente Saied criticó la designación bajo el argumento de que no fue consultado previamente y que algunos de los nuevos ministros eran sospechosos de corrupción y no eran aptos para cargos gubernamentales por conflictos de interés.

Reuters señala que Saied, un político independiente y experto en derecho constitucional, estima que la reorganización busca dejarlo sin aliados al sustituirlos por partidarios de Ennahda y Qalb Tounes. 

"No me retractaré de mis principios. Jure ante Dios poniendo mi mano en el Corán para respetar la Constitución", dijo Saied a principios de febrero. Entre los ministros no juramentados por Saied se encuentran los titulares de Interior, Justicia y Salud. 

La disputa ha dejado al Gobierno paralizado y se presenta en medio de las dificultades sociales y económicas derivadas de la pandemia de Covid-19. 

Un informe presentado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) el 26 de febrero, reveló que la pandemia “está exacerbando las fragilidades socioeconómicas de Túnez, llevando al país a una recesión económica sin precedentes”. De acuerdo con el texto, la economía tunecina se contrajo un 8,2% en 2020. 

El organismo multilateral también hizo una serie de recomendaciones, entre las que destacan límites a los subsidios energéticos y reducción de la masa salarial.

Para hacer frente a la situación, el presupuesto del país para 2021 prevé necesidades de endeudamiento por el orden de los 7.200 millones de dólares, entre ellos 5.000 millones de dólares en préstamos extranjeros. 

No obstante, debido a la crisis política, la agencia calificadora de riesgo ‘Moody's’ rebajó la calificación de Túnez, lo cual dificulta el acceso de la nación a créditos internacionales. 

En Túnez, el conflicto político se ha extendido por seis semanas y la única institución competente para poner fin a este tipo de diatribas es el Tribunal Constitucional, cuya creación está pendiente desde el año 2015. 

Con Reuters, EFE y AFP 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24