Veinte migrantes africanos mueren tras ser arrojados de una embarcación en Yibuti

En esta fotografía de archivo del 15 de julio de 2019, los migrantes etíopes hacen fila para abordar un pequeño bote en la costa deshabitada en las afueras de la ciudad de Obock, Yibuti, decididos a llegar a Arabia Saudita, rica en petróleo.
En esta fotografía de archivo del 15 de julio de 2019, los migrantes etíopes hacen fila para abordar un pequeño bote en la costa deshabitada en las afueras de la ciudad de Obock, Yibuti, decididos a llegar a Arabia Saudita, rica en petróleo. © Nariman El-Mofty / AP

Al menos 20 migrantes africanos fallecieron en la costa de Obock, ciudad costera de Yibuti, en el Cuerno de África, en la madrugada de este miércoles. Los hechos se produjeron luego de que los contrabandistas que estaban a cargo del bote arrojaran por la borda a 80 pasajeros de la embarcación que estaba sobrecargada.

Anuncios

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de la ONU confirmó este miércoles que al menos 20 migrantes africanos murieron ahogados en las costas de Obock, luego de ser arrojados por la borda de una embarcación que con destino a Yemen.

La portavoz regional de la OIM, Yvonne Ndege, describió que los hechos se desarrollaron cuando 80 pasajeros fueron expulsados del bote que llevaba una sobrecarga de 200 personas; luego de partir a las 2:00 a. m. (hora local).

“El barco salió de Oulebi (Yibuti) rumbo a Yemen con unos 200 migrantes a bordo, y cuando llevaban unos 30 minutos de travesía, los contrabandistas empezaron a gritar diciendo que eran muchos y a empujar a algunos por la borda”, dijo Ndege.

“Los supervivientes están siendo tratados en el Centro de Respuesta a Migrantes de la OIM en Yibuti”, agregó. Ndege puntualizó además que había menores en el barco y que un total de cinco cuerpos ya habían sido recuperados.

Por su parte, el director regional para el este y el Cuerno de África de la OIM, Mohammed Abdiker, lamentó lo ocurrido y recordó que este es el tercer incidente en menos de seis meses. 

Y es que el 17 de octubre de 2020, al menos otros 12 migrantes etíopes murieron frente a Obock tras ser arrojados por los traficantes cuando intentaban regresar de Yemen. Ellos viajaban junto a un grupo de 50 personas. Apenas dos semanas antes, en un suceso similar, fallecieron otros ocho migrantes y varios resultaron heridos, según datos de la OIM.

Según los funcionarios de la organización, estos hechos se dan en un contexto de precariedad laboral y guerra en el que jóvenes y adultos africanos deben salir de su país en busca de empleo y mejores oportunidades de vida.

“Miles de migrantes, principalmente etíopes y somalíes, intentan llegar a Arabia Saudita o los Emiratos Árabes Unidos en busca de trabajo después de pasar por Yemen. Miles terminan varados allí y muchos languidecen en centros de detención”, explicó Ndege.

El número de migrantes que usó la ruta marítima entre el Cuerno de África y Yemen en 2019 superó por segundo año consecutivo el flujo de la ruta del Mediterráneo, según la OIM, con 138.000 personas -en su mayoría etíopes- cruzando el Golfo de Adén.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24