"Docenas de muertos" en Mozambique a manos de los yihadistas que asedian Palma

Los militantes atacaron el miércoles Palma, un centro logístico para proyectos internacionales de gas por valor de 60.000 millones de dólares.
Los militantes atacaron el miércoles Palma, un centro logístico para proyectos internacionales de gas por valor de 60.000 millones de dólares. © JOHN WESSELS / AFP

"Docenas de personas" murieron en un ataque en la ciudad de Palma, en el norte de Mozambique, esta semana, dijo un portavoz de las fuerzas de defensa y seguridad del país, cuando un convoy de coches fue emboscado en un intento de fuga. Cientos de otras personas, tanto locales como extranjeras, han sido rescatadas de la ciudad, situada al lado de proyectos de gas por valor de 60.000 millones de dólares.

Anuncios

El Gobierno de Mozambique confirmó este domingo el "asesinato de decenas de personas indefensas" en la ciudad de Palma, a manos de un grupo yihadista.

Según explicó este domingo 28 de marzo en una rueda de prensa el portavoz militar del Ministerio de Defensa, Omar Saranga, los ataques de los insurgentes durante los últimos cinco días a Palma desembocaron en el "asesinato cobarde de decenas de personas indefensas". Es hasta ahora la información más concreta sobre el número de víctimas del cruento asedio que mantiene desde el miércoles pasado el grupo yihadista sobre la ciudad.

El número exacto de personas heridas y muertas, o que aún no han sido localizadas, sigue sin estar claro, ya que la mayoría de las comunicaciones con Palma se cortaron el miércoles.

El Gobierno aún no ha restablecido el control sobre Palma

"Las Fuerzas de Defensa y Seguridad reforzaron su estrategia operacional para contener las embestidas de los terroristas y restablecer la normalidad en Palma", indicó Saranga, admitiendo implícitamente que el Ejército todavía no tiene el control de esta urbe. El militar no ha especificado el nombre del grupo yihadista y no ha habido hasta ahora ninguna reivindicación de la responsabilidad.

Sin embargo, Saranga confirmó que siete personas murieron en una emboscada que los terroristas tendieron a un grupo de cerca de dos centenares de personas -la mayoría trabajadores extranjeros subcontratados- que se habían quedado atrapados en el hotel Amarula durante el asedio y que emprendieron la huida de la ciudad el viernes pasado.

Cover Miuchira, de 33 años, huyó de su ciudad, Palma, tras repetidos ataques de insurgentes armados, y se trasladó a la ciudad de Pemba hace 4 meses.
Cover Miuchira, de 33 años, huyó de su ciudad, Palma, tras repetidos ataques de insurgentes armados, y se trasladó a la ciudad de Pemba hace 4 meses. © Alfredo Zuniga / AFP

Una mujer sudafricana, Meryl Knox, contó a la agencia de noticias Reuters que su hijo Adrian Nel había muerto en esa emboscada. Su marido y su otro hijo se escondieron con el cuerpo de Nel en el monte hasta la mañana siguiente, cuando pudieron ponerse a salvo.

Solo siete de unos 17 camiones de rescate pudieron salir de la zona

De las 180 personas que pasaron más de 48 horas infernales asediadas en ese hotel, unas 80 de ellas salieron el viernes en 17 camiones militares, de los cuales sólo siete pudieron abandonar la zona de conflicto. Ninguna fuente pudo decir inmediatamente qué pasó con las personas de los otros 10 camiones.

Palma cayó en manos de los grupos armados el viernes por la noche tras más de 48 horas de combates. "Hay más de 100 personas desaparecidas", declaró a la AFP el investigador Martin Ewi, del Instituto de Estudios de Seguridad de Pretoria, que describió la situación como "todavía muy confusa". Testigos han descrito cuerpos en las calles de Palma, algunos de ellos decapitados.

Los helicópteros contratados por el Gobierno buscaban el domingo más supervivientes. Lionel Dyck, que dirige una empresa de seguridad privada que colabora con el Gobierno, aseguró que sus helicópteros habían rescatado a unas 120 personas en total.

Centenares de personas, indicó por su parte Saranga, están siendo evacuadas por barco y trasladadas a la ciudad de Pemba, la capital de la provincia, a unos 200 Km de distancia. Un barco que transportaba a 1.400 personas "salió del sitio de Afungi" la noche anterior y llegó el domingo a Pemba, dijo a la AFP una fuente involucrada en la operación de evacuación.

Un megaproyecto de gas de 20.000 millones de dólares

En Palma, trabajan multitud de extranjeros debido a que la pequeña ciudad portuaria está situada a sólo diez kilómetros de un yacimiento de gas pilotado por el grupo francés Total, un megaproyecto de 20.000 millones de dólares, que se supone que estará operativo en 2024.

Y el ataque sobre Palma llegó pocas horas después de que el Gobierno del presidente mozambiqueño, Filipe Nyusi, y Total anunciaran que "pronto reanudarán las actividades de construcción en Afungi con la implementación de medidas de seguridad adicionales".

El día del atentado, Total anunció que reanudaba las obras de la explotación de gas, que debía estar operativa en 2024.
El día del atentado, Total anunció que reanudaba las obras de la explotación de gas, que debía estar operativa en 2024. AFP - MARTIN BUREAU

A raíz de este ataque, la petrolera francesa anunció el sábado la suspensión de la reactivación del proyecto y redujo al mínimo su fuerza de trabajo en la zona. Los proyectos en esta zona, rica en gas, se ven constantemente frenados por las sangrientas y crecientes operaciones del grupo yihadista Al-Shabab y la empresa ya retiró a la mayoría de sus trabajadores en enero por cuestiones de seguridad.

Este grupo yihadista, que ha prometido lealtad al autodenominado grupo Estado Islámico, aterroriza al norte de Mozambique desde 2017 y ha causado, hasta la fecha, miles de muertes y casi 700.000 ciudadanos desplazados. La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) advirtió el pasado día 22 que la crisis humanitaria en Mozambique va en aumento mientras los yihadistas queman pueblos enteros y decapitan a personas, incluidos menores.

Palma es desde unos años objetivo de la insurgencia islamista, y sin embargo la pequeña ciudad portuaria había sido anteriormente un refugio para las personas que huían de la violencia en otras partes de la provincia.

AFP, Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24