África vive su 'superdomingo' de presidenciales, sin oposición ni suspense en Benín y Chad

Los mandatarios Patrice Talon (izquierda) e Idriss Déby (derecha) buscan permanecer en el poder en Benín y Chad respectivamente, este domingo 11 de abril de 2021.
Los mandatarios Patrice Talon (izquierda) e Idriss Déby (derecha) buscan permanecer en el poder en Benín y Chad respectivamente, este domingo 11 de abril de 2021. © AFP

Ambos países, entre los más pobres del mundo, celebran elecciones con un componente en común: tanto en Benín como en Chad no hay indicios de una posible alternancia política. En la primera, el líder Patrice Talon anhela su primera reelección frente a un número reducido de adversarios; mientras que en la segunda, el veterano Idriss Déby está intentando extender sus casi 31 años de gobierno.

Anuncios

En este 'superdomingo' de elecciones, con urnas en hasta ocho países del mundo –entre ellas las de Perú, Ecuador y Bolivia–, la mirada también está puesta en África, debido a dos presidenciales. En Benín, Patrice Talon, actual mandatario, buscará obtener un segundo mandato; mientras que en el Chad, el mariscal Idriss Déby lleva tres décadas ostentando el poder.

El presidente Patrice Talon, votando este domingo en la ciudad de Cotonou
El presidente Patrice Talon, votando este domingo en la ciudad de Cotonou © PIUS UTOMI EKPEI / AFP

Empezando por Benín, allí este domingo 15.531 colegios electorales del país abrieron temprano. Y se ha podido acudir a ellos desde de las 7.00 de la mañana hora local para que los votantes, formados por más de 5,5 millones de personas, elijan a su presidente.

Patrice Talon, magnate del algodón que llegó al Gobierno en 2016, es el actual y se presenta a un segundo mandato. Para lograrlo, se enfrentará a dos candidatos prácticamente desconocidos por los sufragistas: el exministro Alassane Soumanou y el exdiputado Corentin Kohoué.

Una de las principales figuras de la oposición, Frédéric Joël Aïvo, pidió, a través de sus redes sociales, hacer un boicot al escrutinio: "No voy a votar. Invito a todos los benineses que se preocupan por la unidad de nuestro país, la cohesión de nuestra nación y la democracia, a hacer lo mismo".

Desde que Talon asumió el poder, la oposición lo ha criticado por una deriva autoritaria en una nación que es considerada un ejemplo de democracia en África occidental. Su reforma institucional y el nuevo código electoral limitaron ampliamente las maniobras políticas.

En los últimos comicios de 2016, 48 candidatos se presentaron al escrutinio. Este domingo, la Comisión Nacional Electoral Autónoma (CENA) solo aceptó tres candidaturas.

La mayor parte de los detractores políticos viven en el exilio fuera de Benín o han sido condenados por la justicia. Además, entre enero y marzo de este año, varios aspirantes a la presidencia fueron detenidos, como es el caso de la exministra Reckya Madougou, acusada de "financiación del terrorismo".

Grandes protestas estallaron esta semana en varias ciudades, sobre todo en bastiones de la oposición, en las que los manifestantes bloquearon carreteras y saquearon propiedades progubernamentales.

Se prevé que los resultados presidenciales sean anunciados por la Comisión Electoral, entre este lunes 12 o martes 13 de abril.

En Benín, el 38% de la población sigue viviendo por debajo del umbral de la pobreza, mientras que el paro en los jóvenes se encuentra en su punto más alto.

¿Los chadianos elegirán a Idriss Déby, el eterno mariscal?

En el caso de Chad, más de siete millones de votantes –unos cuantos más que Benín– están llamados a las urnas, con la pregunta de si consagrarán en un sexto mandato al mariscal y presidente Idriss Déby.

Claro que el mandatario se enfrentara a seis contrincantes políticos que, en realidad, no tienen opciones de quitarle un puesto que ocupa desde 1990.

"El fervor popular observado es un indicio suficiente del resultado de las elecciones presidenciales del 11 de abril de 2021. Estoy muy orgulloso y abrumado de ser el candidato del consenso. Juntos por el nuevo Chad", afirmó Déby el pasado jueves 8 de abril, tras un mitin en Yamena, la capital.

La oposición apenas pudo existir en la campaña. Solo el exprimer ministro Albert Pahimi Padacké ha viajado a ciudades importantes para entablar reuniones políticas. Y desde hace meses, el Gobierno tiene prohibidas las "marchas pacíficas por el cambio" que los partidos más combatientes de la oposición intentan organizar cada sábado.

Por ello, el escrutinio está boicoteado por varias figuras opositoras, como la de Saleh Kebzabo, el principal adversario de Déby, que quedó segundo en las elecciones de 2016.

El mariscal-presidente después de haber votado este domingo 11 de abril en la capital de Chad, Yamena
El mariscal-presidente después de haber votado este domingo 11 de abril en la capital de Chad, Yamena © MARCO LONGARI / AFP

Alzado en el poder tras un golpe de estado en el año 1990, Idriss Déby ha convocado y ganado elecciones en 1996, 2001, 2006, 2011 y 2016. El mariscal ha modificado hasta dos veces la Constitución, eliminando en 2005 el límite de dos mandatos de cinco años e instaurando en 2018 el mandato presidencial de seis años renovable una vez, lo que le permitiría mantenerse en el poder hasta 2033.

A pesar de ser un productor de petróleo, Chad ocupa el puesto 187 de 189 países en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de Naciones Unidas.

Con AFP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24