La petrolera Total suspende proyecto en Mozambique tras ataque yihadista

Esta fotografía del 29 de marzo de 2021 muestra el Sea Star 1, propiedad de Tanzania Zan Ferries, atracado en el puerto de Pemba. El Sea Star se ha utilizado para evacuar a unas 1.400 personas, en su mayoría trabajadores, incluidos los empleados del gigante energético francés Total después de que insurgentes armados atacaran la ciudad de Palma, norte de Mozambique.
Esta fotografía del 29 de marzo de 2021 muestra el Sea Star 1, propiedad de Tanzania Zan Ferries, atracado en el puerto de Pemba. El Sea Star se ha utilizado para evacuar a unas 1.400 personas, en su mayoría trabajadores, incluidos los empleados del gigante energético francés Total después de que insurgentes armados atacaran la ciudad de Palma, norte de Mozambique. © AFP

Se trata de uno de los proyectos de extracción de gas natural licuado más grande de África y un mortal ataque yihadista ocurrido a finales de marzo fue la razón esgrimida por la empresa francesa para suspender los trabajos. La región de Cabo Delgado es blanco continuo de la secta radical Al Shabab, un grupo categorizado por EE. UU. como "organización terrorista internacional". 

Anuncios

Total suspendió el proyecto luego del ataque contra la ciudad puerto de Palma el 24 de marzo, reivindicado por el autodenominado Estado Islámico. Ese día, miembros del grupo local Al Shabab, también llamado 'Estado Islámico de África Central' (ISCA, en sus siglas en inglés), sembraron el terror en la ciudad portuaria de 75.000 habitantes, ubicada en la pobre región de Cabo Delgado, a pocos kilómetros del megaproyecto.

Total confirmó la suspensión del proyecto en esta zona rica en gas natural, a través de un comunicado publicado este 26 de abril: “Dada la situación de seguridad en el norte de la provincia de Cabo Delgado en Mozambique, Total confirma el retiro de la totalidad de su personal del proyecto de gas licuado natural (LNG) del sitio de Afungi”, dice el texto.

Oficialmente, decenas de civiles, policías y soldados, murieron en esta redada en Palma. Sin embargo, se estima que las pérdidas humanas vinculadas a estos ataques son mayores.

En las últimas semanas, los atentados se han repetido no sólo en Palma, sino también en Mueda y Pundanhar, dos localidades situadas a una distancia de 200 kilómetros.

Por esta razón, Total ya había evacuado a una parte de sus empleados y desde diciembre había suspendido las obras.

La ONG Acled registra 2.600 asesinatos antes de este último ataque de marzo, la mitad de ellos civiles. Según la ONU, unas 700.000 personas han tenido que abandonar sus hogares como consecuencia de la violencia en la región.

En marzo, la ONG Save The Children advertía de que niños de tan solo 11 años estaban siendo decapitados en la provincia de Cabo Delgado por los extremistas.

Un conflicto de más de tres años doblega a Cabo Delgado

La inestabilidad en la región comenzó en 2017, cuando la secta radical denominada Al Shabab, el mismo nombre que el grupo terrorista somalí, empezó a atacar pueblos en esta provincia de mayoría musulmana situada cerca de la frontera con Tanzania y donde la empresa francesa Total estaba poniendo en marcha el proyectos de extracción de gas natural más importantes de toda África.

Los ataques se redujeron debido a la respuesta militar, pero la amenaza persiste. Además, la ONG Amnistía Internacional acusó al Ejército mozambiqueño de “crímenes de guerra” por haber asesinado a población civil en su lucha contra los yihadistas.

La crisis de la provincia de Cabo Delgado se incrementó con especial intensidad en 2020, con una escalada de ataques yihadistas a diferentes pueblos, lo que disparó la cifra de desplazados. Además, eventos naturales como el paso del ciclón Kenneth en 2019 y las grandes inundaciones del año pasado engrosaron los motivos de la crisis humanitaria. 

Según el periódico 'El País', “el Ejército estadounidense va a comenzar en breve la formación de miembros de las Fuerzas Especiales mozambiqueñas”, citando como fuente a la Embajada de EE. UU. en Maputo. “Además de la formación, el Gobierno estadounidense ha enviado equipamiento médico y de comunicación”, aseguró la representación diplomática.

Empresas italianas y portuguesas, afectadas por la decisión de Total

La francesa Total argumenta también en el comunicado que esta situación la obliga a declarar un motivo de “fuerza mayor” para suspender las actividades. Esta figura jurídica se usa cuando condiciones excepcionales impiden continuar con una obra y por tanto cumplir con los contratos que están vinculados a ella.

La Confederación de Asociaciones Económicas de Mozambique (CTA) advirtió la semana pasada que Total suspendía los contratos que tenía con varias sociedades indirectamente vinculadas al proyecto de extracción de gas.

Entre estas firmas figura una empresa de construcción italiana encargada de construir las residencias de los trabajadores expatriados por el proyecto, así como una empresa pública portuguesa que debe construir el nuevo aeropuerto.

 

Con Reuters, AFP y prensa internacional.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24